El Valor Desconocido — Hermann Broch / The Unknown Quantity by Hermann Broch

En ‘El valor desconocido’ ya vemos los temas que perfilarán toda la narrativa posterior de Hermann Broch: los metafísicos, como la obsesión por la muerte y el no-ser, el conocimiento del absoluto desde la vida y el ser; los simbólicos, como la madre, la vida manifestada en el amor o el ascetismo vacuo; así como los morales, como la crítica a la sociedad aburguesada y a su «placer digno de lástima», como diría Nietzsche. Esta novela supone, en fin, un campo donde Broch despliega sus cartas, aunque aún es conservador en la forma y recurre a una estructura más o menos convencional. En cualquier caso, consigue su propósito y retrata al ser humano, vivo y mortal, atravesado por los conceptos que le sobreviven y le señalan un conocimiento al que aspiramos, pero al que estamos condenados a ignorar. El conocimiento busca más allá de la muerte, pero la vida está aquí y se manifiesta en el amor.
Sentí una fuerte conexión con el personaje de Richard Hieck. Se siente atraído por las matemáticas como una forma de conectarse con su misterioso y excéntrico padre fallecido y como un camino para abordar los problemas filosóficos más profundos del conocimiento humano. Pero necesita más y parece encontrar la manera de llenar el vacío con amor. La espiritualidad de su hermana Susanne contrasta con su búsqueda de conocimiento y amor, pero también la complementa y la completa. Y todos los temas del conocimiento, el amor, la espiritualidad y la búsqueda se unen al final con la muerte.

En la ciencia, las cosas más absurdas de repente se vuelven serias. Al menos en toda ciencia que no sea la matemática pura… En matemáticas, dentro de lo que cabe, es donde se procede de la manera más limpia.
Las únicas que se lo toman realmente en serio son las mujeres –dijo, señalando hacia el otro lado de una puerta del pasillo que se había quedado abierta y donde se veía a un pequeño grupo de alumnas–. Si es que habría que dejar que sólo se ocuparan de la ciencia las mujeres. En tiempos, también eran ellas las que hacían el trabajo del campo. Los hombres, en cambio…

¿Cómo definir las matemáticas? Una luminosa red de realidad resplandeciente, infinita, así es como las veía, y lo suyo era ir encontrando el camino, tanteando de nudo en nudo, sí, más o menos eso eran, un complejo entramado celeste, como el mundo mismo, un entramado que había que desenmarañar para hacerse dueño de la realidad.
–Las matemáticas están en todo: el mero hecho de que yo pueda contar las cosas es un hecho matemático comprendido en la realidad.
La imagen de la ciencia como una red inmensa de la que había que ir deshaciendo nudo tras nudo volvió a surgir ante los ojos de Richard. Sin embargo, había perdido el aspecto gozoso. Ahora le parecía una maraña estéril de la que se ocupaba en un modo absurdo una tropa de ciegos. Venía a coincidir con lo que decía Kapperbrunn de que la ciencia era un juego de sociedad infantil para quienes se habían quedado atrás: a veces no eran huecas del todo las máximas de Kapperbrunn, aunque uno pudiera no captarlas a la primera. Hieck arrinconó tales pensamientos.

–Hay valores estadísticos de aproximación –, si bien además pensó: en la soledad del corazón todo es absoluto, ahí no hay ningún valor de aproximación, ahí vale la ley sin más.
La vida seguirá. Y estaremos ocupados con la teoría de grupos y con la teoría de conjuntos y con toda suerte de cálculos astronómicos. Y si la fortuna lo quiere, llegaremos un buen trecho más lejos en los fundamentos de la teoría del cono­cimiento y la lógica matemática. ¿No habría de valer con eso?
Desde la oscuridad de la que hemos nacido, avanzaremos hacia una oscuridad nueva; negro es el fondo sobre el que brillan las estrellas, y las estrellas se deslizarán hacia la superficie de un agua oscura para emerger con la grandeza y la sublimidad de la muerte. ¿No habría de valer con eso?
Y sobre la difusa inseguridad del origen y de la meta se habrá arrojado un poco más de luz con el sonido de la soledad y del corazón. Meta fuera de la vida, pero vida a pesar de todo.

—————–

In ‘The unknown quantity’ we already see the themes that will shape the entire subsequent narrative of Hermann Broch: metaphysics, such as the obsession with death and non-being, the knowledge of the absolute from life and being; the symbolic ones, like the mother, life manifested in love or empty asceticism; as well as morals, such as criticism of bourgeois society and its «pleasure worthy of pity», as Nietzsche would say. This novel supposes, in short, a field where Broch unfolds his letters, although he is still conservative in form and resorts to a more or less conventional structure. In any case, he achieves his purpose and portrays the human being, alive and mortal, traversed by the concepts that survive him and point to a knowledge to which we aspire, but to which we are condemned to ignore. Knowledge seeks beyond death, but life is here and manifests itself in love.
I felt a strong connection to the character of Richard Hieck. He is drawn to mathematics as a way of connecting with his mysterious and eccentric deceased father and as a pathway to addressing the deeper philosophical issues of humans knowledge. But he needs more, and seems to find a way to fill the gap with love. The spirituality of his sister Susanne contrasts with his quest for knowledge and love, but also complements it and completes it. And all of the themes of knowledge, love, spirituality and seeking come together at the end with death.

In science, the most absurd things suddenly become serious. At least in all science that is not pure mathematics … In mathematics, as far as possible, is where it proceeds in the cleanest way.
The only ones who take it really seriously are the women, ”he said, pointing to the other side of a corridor door that had been left open and where he could see a small group of students. If only women should be left to deal with science. In times, they were also the ones who did the work in the fields. Men, on the other hand …

How to define mathematics? A luminous network of resplendent, infinite reality, that is how I saw them, and his thing was to find his way, feeling from knot to knot, yes, more or less that was what they were, a complex celestial framework, like the world itself, a framework that you had to unravel to become master of reality.
– Mathematics is in everything: the mere fact that I can count things is a mathematical fact understood in reality.
The image of science as an immense web that had to be undone knot after knot re-emerged before Richard’s eyes. However, he had lost the joyous aspect. Now it seemed to him a sterile tangle being occupied in absurd fashion by a troop of blind men. It coincided with what Kapperbrunn said that science was a children’s party game for those who had been left behind: sometimes Kapperbrunn’s maxims were not entirely hollow, even if one might not grasp them the first time. Hieck cornered such thoughts.

–There are statistical values of approximation -, although he also thought: in the loneliness of the heart everything is absolute, there there is no value of approximation, there the law applies without more.
Life will go on. And we’ll be busy with group theory and set theory and all sorts of astronomical calculations. And if fortune wants it, we will go a long way further into the foundations of the theory of knowledge and mathematical logic. Wouldn’t that apply?
From the darkness from which we were born, we will advance towards a new darkness; black is the background on which the stars shine, and the stars will slide towards the surface of a dark water to emerge with the grandeur and sublimity of death. Wouldn’t that apply?
And on the diffuse insecurity of the origin and of the goal a little more light will have been thrown with the sound of loneliness and of the heart. Goal out of life, but life in spite of everything.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.