El Libro De Mi Destino — Parinoush Saniee / The Book Of Fate by Parinoush Saniee

Libro que nos adentra en la realidad social y política de Irán en los últimos 70 años. La historia de Massoumeh es la de una mujer cuyo destino ha sido decidido por otros pero que , aún así, lucha por lo que ella considera justo. Me ha gustado la forma como evoluciona el personaje. Es interesante conocer de primera mano cómo el progreso de la mujer está unido al devenir político y religioso de un país.
El Libro de mi Destino trataba con musulmanes e iraníes, me encontré esperando que mejore. Alerta de spoiler, no lo hace.
Intenté tanto que me gustara esto, pero fue difícil. ¿Por qué fue difícil? Bueno, tengo tres razones para eso.

1. La escritura
2. Los personajes son estereotipos.
3. Comprender por qué este libro se convirtió en un éxito de ventas en Occidente

Comencemos con la escritura. El Libro de mi Destino cuenta la historia del muy joven e increíblemente ingenuo Massoumeh. La conocemos cuando es una niña y el libro termina con ella como abuela y viviendo sus días en Irán. Los lectores pueden ver cómo Massoumeh lucha a través de su vida, mientras también ven cómo cambió la vida en Irán durante la revolución.
En realidad, esta fue la razón por la que tomé este libro en primer lugar. La revolución iraní proporciona un rico telón de fondo para una historia que tenía mucho potencial. Teniendo en cuenta el estado actual del mundo, con los Estados Unidos bombardeando a un alto oficial militar de Irán y un posible WW3 en la guerra, siento que el libro podría haber permitido a aquellos de nosotros, que no estamos familiarizados con la región, una pequeña ventana sobre cómo cambió Irán durante la revolución y la caída del Sha.
Desafortunadamente, realmente no entendí eso aquí. No estoy seguro de si esto es culpa de Parinoush Saniee o de la traducción, pero la escritura es increíblemente débil aquí. Ciertos pasajes salieron como forzados y el diálogo entre los personajes se sintió como una exposición forjada. De hecho, el principal problema con la escritura es que es principalmente una exposición y muchas cosas que nos dicen sin mostrarlo. Esto sucedió y luego sucedió y luego sucedió y sucedió. Hubo momentos en que los personajes tenían discursos de media página que eran solo bloques de texto tras texto.
Esperaba ver más de la historia de Irán, pero esta es más o menos la historia de Massoumeh y cada vez que hacía preguntas o intentaba averiguar qué estaba pasando, le decían que, como mujer, no debería saberlo. O ella no debería saber por su seguridad. O simplemente se cansa de todo y no quiere conocerse a sí misma. Así que este aspecto de la novela me faltaba.
Sin embargo, creo que el problema principal con la escritura es que se sintió muy superficial. A pesar de que esto se escribió en el punto de vista de Massoumeh, parecía que era una persona real, lo que me lleva al punto número dos, los personajes.
Hay muchos personajes en el Libro del Destino, pero teniendo en cuenta cuántos años dura el libro, no tuve ningún problema. Mi problema era que todos los personajes eran un estereotipo de musulmanes.
¿Un personaje femenino que solo quiere ir a la escuela, pero su familia no la deja por honor?…
¿El musulmán hipócrita que actúa de manera justa pero sigue sus propios caprichos y tiene un aire santificante que los rodea? Sí, él también está allí.

El otro musulmán hipócrita que usa la religión para golpear a las mujeres, pero en realidad es un borracho flojo que se entrega al pecado sin que la gente se preocupe tanto como la pobre niña musulmana que solo quiere ir a la escuela … Por supuesto, él está aquí.
¿El personaje masculino romántico que tiene ojos sensibles y trata a nuestra protagonista femenina como la Reina que es? Bueno, al menos no es como el blanco típico que se muestra habitualmente y es iraní aquí, pero sí, él también está aquí.
¿Una madre astuta que trata a su hija como basura, mientras el padre comprende y quiere lo mejor para ella? ¿Un esposo abusivo? ¿Un hermano menor comprensivo? ¿Un amigo que es ruidoso y bullicioso para contrarrestar al tímido MC? ¿Una persona de mala reputación que termina siendo tu mejor confidente?
Bueno, creo que tienes la idea. Cada uno de los personajes nunca se sintió como personas reales, sino obstáculos destinados a impulsar la historia y luego desaparecer. Algunos personajes tuvieron momentos para abrirse, pero incluso ellos sufrieron el mismo problema de aparecer y luego desaparecer hasta que el escritor y MC recordaron que existían.
Si la historia se hubiera escrito mejor, estos clichés y estereotipos habrían sido una molestia pero aún algo que uno podría pasar por alto. Pero la escritura era mala. Y si los personajes estuvieran completamente desarrollados, podrían haber guardado una novela mal escrita debido a su poder estelar solo. Pero los personajes eran recortes de cartón.
Esto se sintió como lo que una persona occidental podría pensar que son los musulmanes, por eso creo que fue un éxito de ventas y eso me frustra. No niego que haya personas por ahí que traten a sus familiares femeninas de esta manera, pero fue tan exagerado que no se sintió creíble. No ayudó que el final creara aún más drama que continuara la victimización de Massoumeh. Lo frustrante de esto es que nos dicen que se hizo más fuerte a medida que crecía, pero que todo el Libro de mi Destino es que estamos reaccionando a las muchas etapas en que Massoumeh es una víctima.
Y solo voy a salir y decirlo. No me gustan los libros sobre mujeres musulmanas como víctimas, porque cuando esos libros se vuelven populares, los no musulmanes nos miran y piensan que esta es la norma. Nos mirarán y pensarán: «Esa pobre niña, probablemente está oprimida por sus familiares varones».
Entiendo que estos son mis propios sentimientos que se arrastran en la historia y tal vez esto es lo que nubló mis puntos de vista sobre las cosas, pero quería más del Libro del Destino y que mostrara a Massoumeh viviendo a pesar de todas sus dificultades. No me importa un final agridulce, no podría ser un final triste y tampoco me importa uno feliz. Pero uno que destacó el crecimiento de Massoumeh de la niña refugiada ingenua en algo más y que realmente nunca sucedió aquí. Su voz, a pesar de envejecer, seguía siendo la misma. Y la naturaleza entrecortada del texto hizo que su viaje fuera rápido, pero también que se arrastrara en momentos en que no era necesario arrastrarlo.

Este libro está bien en mi opinión, lo cual fue una decepción después de haber leído las críticas favorables anteriores. El estilo de escritura es bastante básico y repetitivo, tal vez algunos de los matices se perdieron en la traducción, y a veces histéricos. Una premisa interesante pero decepcionada por la falta de profundidad con respecto a la descripción de cómo los cambios en la situación social y política afectaron directamente la vida de los personajes. También sentí que la personalidad del personaje principal era inconsistente; un minuto es radical, un minuto fanático religioso. Con todo, un concepto interesante decepcionado por la prosa claramente irregular.
Hay algunas cosas buenas en el libro y me encantó la Sra. Parvin, pero había demasiados problemas en El Libro de mi Destino para que yo pudiera pasarlos por alto.

Mi abuela, que decía: «Criar a los hijos es como freír berenjenas: absorben mucho aceite, pero luego tienen que soltarlo.» No espero eso de mis hijos. Lo que hice, lo hice por mí, porque era mi deber. No me deben nada. Además, quiero mantener mi independencia.

————-

A book that takes us into the social and political reality of Iran in the last 70 years. Mamumeth’s story is that of a woman whose destiny has been decided by others but who still struggles for what she considers fair. I liked the way the character evolves. It is interesting to know firsthand how the progress of women is linked to the political and religious evolution of a country.
The Book of Fate dealt with Muslims and Iranians, I found myself hoping that it would get better. Spoiler alert, it doesn’t.
I tried so hard to like this, but it was hard. Why was it hard? Well, I have three reasons for that.

1. The writing
2. The characters being stereotypes
3. Understanding why this book became a bestseller in the West

Let’s start with the writing. The Book of Fate tells the story of the very young and incredibly naive Massoumeh. We meet her when she’s a young girl and the book ends with her as a grandmother and living her days in Iran. The readers get to watch Massoumeh struggle through her life, while also seeing how life in Iran changed during the revolution.
This was actually why I picked up this book in the first place. The Iranian revolution provides a rich backdrop for a story that had tons of potential. Considering the current state of the world, with the US bombing a top military official from Iran and a potential WW3 on the war, I feel like the book could have allowed those of us, who are unfamiliar with the region, a bit of a window on how Iran changed during the revolution and the fall of the Shah.
Unfortunately, I didn’t really get that here. I’m not sure if this is the fault of Parinoush Saniee or the translation, but the writing is incredibly weak here. Certain passages came off as stilted and the dialogue between the characters felt like over-wrought exposition. In fact, the main problem with the writing is that it’s mostly exposition and a lot of telling things to us without showing it. This happened and then this happened and then that happened and this happened. There were times when characters would have half a page long speeches that were just blocks of text after text.
I was hoping we’d see more of the history of Iran, but this is pretty much Massoumeh’s story and whenever she asked questions or tried to find out what was going on she’d get told that as a woman she shouldn’t know. Or she shouldn’t know for her safety. Or she just gets sick of everything and doesn’t want to know herself. So this aspect of the novel was lacking for me.
However, I think the major issue with the writing is that it felt very shallow. Despite this being written in Massoumeh’s POV, it felt like she was a real person – which brings me to point number two, the Characters.
There are many characters in the Book of Fate, but considering how many years the book spans I didn’t have a problem with it. My problem lied that every characters was a stereotype of Muslim people.
A female character who just wants to go to school, but her family won’t let her because of honour? Check.
The hypocritical Muslim who acts righteous but follows their own whims and has a sanctimonious air surrounding them? Yep, he’s there too.

The other hypocritical Muslim who uses religion to bash women, but is actually a floozy drunkard who indulges in sin without people caring as much as the poor Muslim girl who just wants to go to school….Of course he’s here.
The romantic male character who has sensitive eyes and treats our female MC like the Queen that she is? Well, at least he’s not like the typical white guy that’s usually shown and is Iranian here, but yes, he’s here too.
A shrewd mother who treats her daughter like garbage, while the father is understanding and wants the best for her? An abusive husband? An understanding younger sibling? A friend who is loud and boisterous to counter the shy demurred MC? A person of bad reputation who ends up being your best confidant?
Well, I think you get the idea. Each of the characters never felt like real people but obstacles that were meant to push the story forward and then disappear. Some characters did get moments to open up, but even they suffered the same problem of showing up and then going away until the writer and MC remembered that they existed.
If the story was written better, these clichés and stereotypes would have been an annoyance but still something, one could overlook. But the writing was bad. And if the characters were fully fleshed out, they could have saved a badly written novel due to their star power alone. But the characters were cardboard cutouts.
This felt like what a Western person might think Muslims are like, which is why I think it was a bestseller and that just frustrates me. I don’t deny that there are people out there who treat their female family members like this, but it was so over the top that it didn’t feel believable. It didn’t help that the ending created even more drama that further continued Massoumeh’s victimhood. What’s frustrating about this is that we’re told that she got stronger as she got older, but the entire Book of Fate is us reacting to the many stages of Massoumeh being a victim.
And I’m just going to come out and say it. I don’t like books about Muslim women being victims, because when those books become popular non-Muslims look at us and think that this is the norm. They’ll look at us and think, “That poor girl, she’s probably oppressed by her male family members.”
I do understand that this is my own feelings creeping into the story and maybe this is what clouded my views on things, but I wanted more from the Book of Fate and for it to show Massoumeh living despite all of her hardships. I don’t mind a bittersweet ending, I don’t might a sad ending and I don’t mind a happy one either. But one that highlighted Massoumeh’s growth from the naïve-sheltered girl into something more and that never really happened here. Her voice, despite getting older, remained the same. And the choppy nature of the text made her journey go fast, but also drag during moments when it didn’t need to drag.

This book is just ok in my opinion which was a disappointment having read the previous rave reviews. The style of writing is fairly basic and repetitive – maybe some of the nuance was lost in translation – and sometimes hysterical. An interesting premise but let down by a lack of depth regarding description of how the changes in social and political situation directly affected the characters’ lives. Also I felt the main character’s personality was inconsistent; one minute she’s a radical, one minute a religous zealot. All in all, an interesting concept let down by distinctly average prose.
There are some good things in the book and I loved Mrs. Parvin, but there were too many problems in The Book of Fate for me to overlook.

My grandmother, who said: «Raising children is like frying eggplants: they absorb a lot of oil, but then they have to release it.» I don’t expect that from my children. What I did, I did for me, because it was my duty. They don’t owe me anything. Also, I want to maintain my independence.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.