Hijos del Fútbol — Galder Reguera / Football’s Sons by Galder Reguera (spanish book edition)

En estas páginas el autor comparte una serie de experiencias personales que de alguna manera se relacionan con el futbol. Pero más allá del futbol como un deporte, también se aborda desde el lado del fenómeno social que también es.
De cualquier forma, no todo es futbol. El libro tiene una gran carga emocional reflejada especialmente en las páginas dedicadas a la relación entre él y su hijo mayor, en las cuales uno como padre (y también amante al futbol) se identifica fácilmente.
Un viaje lleno de recuerdos para los que hemos llevado el fútbol en la mochila desde niños y ahora empezamos a ver esta pasión crecer en nuestros peques. Muy emocionante volver a la arena, al banquillo. A casa, a los amigos. A libros refugio y discos heredados. Muy emocionante volver a aquel fútbol. Estaba todo tan vivo… Sin embargo quien más aporó en este tipo de novelas es Nick Hornby con su “fiebre en las gradas“.

Los sentimientos más profundos a veces nacen de pequeñeces. No subestimemos el poder de lo inane. Y el fútbol, al fin y al cabo, es una de esas banalidades que tienen la capacidad de mover al mundo, tanto adelante como hacia atrás. No son veintidós tipos en calzoncillos persiguiendo una pelota, como dicen los que lo desprecian. No. Pensado en esa clave, es mucho peor. Eso lo sabemos bien los hinchas. Sólo nosotros comprendemos hasta dónde llega realmente el absurdo en que vivimos, cómo invade cada rincón de nuestras vidas como un líquido espeso que se cuela en las grietas de nuestra existencia.
Pero ¿de dónde viene esa pasión? En mi caso me lo he preguntado millones de veces, y no tengo aún la respuesta.
Respeto al Real Madrid porque lo considero el gran rival del Athletic Club. El fútbol es y debe ser, fundamentalmente, el encuentro con los rivales. Quiero que pierdan siempre, sí. Pero compréndaseme, crecí con la Quinta del Buitre. Desde que tenía once años hasta los dieciséis, ganaron todas las ligas. Todas. Mi antipatía proviene, al menos en parte, de su grandeza.
Además, no es que la rivalidad sea un mal necesario, sino que es una de las virtudes de este deporte.

La idea de un fútbol humanista. Me seduce más esa metáfora que la que apela a la izquierda. En un fútbol humanista no sería la estética la que primaría, sino otros valores. La convivencia, por ejemplo, que implica no hacer trampas, pero también no humillar al rival con innecesarios malabares, por muy bellos que puedan parecerle a alguien.
Las personas estarían por encima de todo. No se alimentaría al grupo dañando a ninguno de los individuos que lo forman. El colectivo sería fundamental, por supuesto, pero no necesariamente estaría por encima de cada uno de los miembros que lo componen. En cualquier caso, un fútbol humanista aseguraría que el trabajo y el talento individual siempre repercutirían en el grupo.

¿Sabes qué?. Quizás te encanta el fútbol. Es lo que más me gusta del mundo.

————

In these pages, the author shares a series of personal experiences that are somehow related to soccer. But beyond soccer as a sport, it is also approached from the side of the social phenomenon that it also is.
Either way, not everything is soccer. The book has a great emotional charge, especially reflected in the pages dedicated to the relationship between him and his older son, in which one as a father (and also a soccer lover) is easily identified.
A trip full of memories for those of us who have carried football in our backpack since we were children and now we are beginning to see this passion grow in our little ones. Very exciting to return to the arena, to the bench. Home to friends. Shelter books and legacy records. Very exciting to return to that football. Everything was so alive … However, the one who did the most in these kinds of novels is Nick Hornby with his “fever pitch“.

The deepest feelings are sometimes born out of small things. Let’s not underestimate the power of the inane. And soccer, after all, is one of those banalities that have the ability to move the world, both forward and backward. There are not twenty-two guys in boxer shorts chasing a ball, as those who despise it say. No. Thinking of that key, it is much worse. We fans know that well. Only we understand how far the absurdity in which we live really reaches, how it invades every corner of our lives like a thick liquid that seeps into the cracks of our existence.
But where does that passion come from? In my case, I’ve asked myself this a million times, and I still don’t have the answer.
I respect Real Madrid because I consider him the great rival of Athletic Club. Soccer is and should be, fundamentally, the meeting with rivals. I want them to always lose, yes. But understand me, I grew up with the Quinta del Buitre. From the age of eleven to sixteen, they won every league. All. My dislike comes, at least in part, from his greatness.
Furthermore, it is not that rivalry is a necessary evil, but that it is one of the virtues of this sport.

The idea of a humanistic football. That metaphor seduces me more than the one that appeals to the left. In humanistic football, aesthetics would not take precedence, but other values. Coexistence, for example, which involves not cheating, but also not humiliating the rival with unnecessary juggling, no matter how beautiful they may seem to someone.
People would be above everything. The group would not be fed, damaging any of the individuals that form it. The collective would be fundamental, of course, but it would not necessarily be above each of the members that compose it. In any case, a humanistic football would ensure that work and individual talent would always reverberate in the group.

You know what?. Maybe you love soccer. It is what I like the most in the world.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .