Trece Historias: El Apetito — Paul Pen / Thirteen Stories: The Appetite by Paul Pen (spanish boo edition)

“El Apetito” aglutina una serie de elementos interesantísimos que lo convierten en uno de los relatos más sorprendentes de la colección: un escenario apocalíptico propio de ‘The Walking Dead’, una madre coraje dispuesta a todo por proteger a su hijo pequeño y sobre todo un inesperado y sobrecogedor giro argumental en la catarsis de la historia. Otro buen relato. En este relato nos cuenta la historia de Alicia y Carlitos, nos muestra el amor de una madre por sobrevivir en un mundo devastado por una pandemia. Otro relato más que nos deja con los pelos de punta… canibalismo, helicópteros…

Ese apetito solo podía saciarse con carne de la propia especie. Canibalismo contagioso había sido el término utilizado durante los primeros días en noticias de prensa o mesas de debate de programas matutinos. Lo habían pronunciado, con cierta incredulidad, varias presentadoras de magacines televisivos, quienes habían tratado el asunto como si fuera cualquier otra epidemia de las que no llegaban al primer mundo, poniendo cara de preocupación al oír la explicación académica de algún invitado experto en medicina o psicología, pero olvidándose del tema en cuanto pasaban a la sección de corazón. “El apetito es el meteorito y nosotros los dinosaurios”, bramó la voz en la radio, “los gritos que oímos en las calles son el réquiem con que se despide la especie que un día dominó el planeta”. Sin embargo esa carne humana…

——————————–

“The Appetite” brings together a series of very interesting elements that make it one of the most surprising stories in the collection: an apocalyptic scenario typical of ‘The Walking Dead’, a courageous mother willing to protect her little son and above all an unexpected and overwhelming plot twist in the catharsis of history. Another good story. In this story tells the story of Alice and Carlitos, shows us the love of a mother to survive in a world devastated by a pandemic. Another story that leaves us with the creeps … cannibalism, helicopters …

That appetite could only be satisfied with meat of the same species. Contagious cannibalism had been the term used during the first days in press news or discussion tables of morning programs. They had pronounced it, with some disbelief, several presenters of television magazines, who had treated the issue as if it were any other epidemic than did not reach the first world, looking worried when hearing the academic explanation of a guest expert in medicine or psychology, but forgetting the subject as soon as they passed to the heart section. “The appetite is the meteorite and we are the dinosaurs,” the voice bellowed on the radio, “the cries we hear on the streets are the requiem with which the species that one day dominated the planet is dismissed.” However, that human flesh …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .