Kentukis — Samanta Schweblin / Kentukis by Samanta Schweblin (spanish book edition)

Interesante. Solo daré una idea general: en un futuro muy cercano (podría ser el año que viene) sale al mercado un nuevo producto tecnológico. Se trata de algo que yo calificaría como la evolución 3.0 de una mezcla entre tamagochis, furbys y videojuegos de rol: los kentukis.
Schweblin construye la novela a través de capítulos breves protagonizados por distintos usuarios de diferentes partes del globo de este novedoso producto, cuyas historias seguiremos de forma intercalada (aviso para quienes necesitan conectar con protagonistas en los que se profundice mucho). A mí personalmente me ha parecido una forma magistral (y la más idónea) para contar este relato, parecen ventanas a la vidas de estos diversos personajes.
En más de una ocasión me he preguntado si muchos de estos comportamientos podrían ser realistas, si habría gente que actuaría de ese modo. Aunque desconozco la respuesta, me inclinaría a pensar que sí, de hecho, volviendo al mundo actual, me resulta incomprensible el uso que hacen muchos de las redes sociales. Pero en general, si bien he visto que las críticas y reseñas hacen hincapié como temática principal en el uso de las nuevas teconologías y su relación con la privacidad, para mi el tema fundamental y que me ha calado es el sentimiento de soledad (que no tiene por qué implicar estar solo) y la falta de amor que rige la vida de una parte demasiado grande de la humanidad.
Una propuesta interesantísima que he devorado en momentos y además, un libro perfecto para comentarlo y debatir.

En una parte del libro, una madre se pregunta, refiriéndose a los kentukis, si su hijo prefería tener uno o ser uno. Me parece que en esta pregunta se centra el libro, y lo que divide a la sociedad de la novela en dos mitades: los que son y los que tienen, los que invaden y los invadidos, los que acompañan y los acompañados. En la sociedad de Kentukis, las relaciones entre estos robots vestidos de animalitos de peluche y sus dueños son mucho más profundas de lo que uno cabría suponer al principio, porque los personajes de Kentukis no solo son o tienen kentukis por curiosidad, sino por necesidad, por su soledad y una búsqueda de un vínculo puro y sin demasiados matices. Esto creo que es el punto más fuerte del libro. Las interacciones entre los personajes y las máquinas están correctamente construidas, y el relato me entretuvo hasta el final.
Pero entramos al punto negativo: opino que a Kentukis le juega en contra la cantidad de personajes. Jamás pude conectar con lo que Schweblin me estaba contando. La idea es buena, quizá no innovadora, pero cómo la autora la trató es llamativo. No obstante, esta polifonía provocó que el libro se concentrara más en la idea que en sus personajes, lo que a mi parecer le juega muy en contra. Kentukis, en vez de ser una obra sobre una relación compleja entre una persona con un robot remotamente manejado por otra, terminó siendo una premisa extendida por más de doscientas páginas sin ningún sentido, porque esta premisa queda clara en las primeras veinte. Hay en algunos arcos argumentales, como en la trama de Enzo o en el 60 % de la de Alina, esbozos de lo que hubiera sido una gran historia, pero esta quedó sofocada entre muchas otras subtramas que no dejaban que las mejores se formaran y liberaran todo su potencial.
De todos modos, Kentukis es un buen libro para pasar el rato, ameno y rápido. Un par de conclusiones me gustaron mucho y la escritura de Schweblin, si bien a veces me resultó un tanto cortada y simplificada, se deja leer. Recomendado.

Interesting book. Just give a general idea: in the very near future (it could be next year) a new technological product is released. This is something that I would describe as the evolution 3.0 of a mix between tamagochis, furbys and role-playing games: the kentukis.
Schweblin builds the novel through short chapters featuring different users from different parts of the globe of this novel product, whose stories we will follow in an intercalated way (warning for those who need to connect with protagonists in which they deepen a lot). I personally thought it was a masterful way (and the most appropriate) to tell this story, they seem windows to the lives of these diverse characters.
On more than one occasion I have wondered if many of these behaviors could be realistic, if there would be people who would act that way. Although I do not know the answer, I would tend to think that yes, in fact, returning to the current world, I find incomprehensible the use made by many social networks. But in general, although I have seen that the criticisms and reviews emphasize the main theme in the use of new technologies and their relationship with privacy, for me the fundamental issue that has penetrated me is the feeling of loneliness (not it has to mean being alone) and the lack of love that rules the life of too large a part of humanity.
An interesting proposal that I have devoured in moments and also a perfect book to discuss and discuss.

In one part of the book, a mother asks herself, referring to the kentukis, if her son preferred to have one or be one. It seems to me that the book focuses on this question, and what divides the society of the novel into two halves: those who are and those who have, those who invade and those who are invaded, those who accompany and accompany them. In the society of Kentukis, the relationships between these robots dressed as stuffed animals and their owners are much deeper than one might suppose at first, because the characters of Kentukis are not only or have kentukis out of curiosity, but out of necessity, for its loneliness and a search for a pure bond without too many nuances. This I think is the strongest point of the book. The interactions between the characters and the machines are correctly constructed, and the story entertained me until the end.
But we entered the negative point: I think that Kentukis plays against the number of characters. I could never connect with what Schweblin was telling me. The idea is good, maybe not innovative, but how the author treated it is striking. However, this polyphony caused the book to concentrate more on the idea than on its characters, which in my opinion plays very against. Kentukis, instead of being a work on a complex relationship between a person with a robot remotely handled by another, ended up being a premise extended by more than two hundred pages without any sense, because this premise is clear in the first twenty. There are in some plot arcs, as in the plot of Enzo or 60% of Alina’s, sketches of what would have been a great story, but this was stifled among many other subplots that did not allow the best to be formed and liberated all its potential.
Anyway, Kentukis is a good book to pass the time, enjoyable and fast. I liked a couple of conclusions and Schweblin’s writing, although sometimes I found it somewhat cut and simplified, it lets himself be read. Recommended.

4 pensamientos en “Kentukis — Samanta Schweblin / Kentukis by Samanta Schweblin (spanish book edition)

  1. Hola, David . Coincido contigo . Lo leí y me pareció una novela corta con un tema muy original . Te atrapa desde el inicio y no puedes detenerte hasta el final . Muy buena la caracterización de los personajes . Aunque parezca increíble creo que pudiera ser real . Un abrazo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .