Teatro — Don DeLillo / The Day Room, The Rapture of the Athlete Assumed into Heaven (1990), Valparaiso (1999), The Mystery at the Middle of Ordinary Life (2000), Love-Lies-Bleeding (2006) by Don DeLillo

17F6C3C5-2A36-4AC0-9954-500EAA248C6B
Este autor es de los mejores de narrativa americana para mi pero:
La habitación blanca.
Esta obra es definitivamente una lectura interesante, pero no puedo ver cómo se desarrollaría en el escenario cuando el público no puede leer las instrucciones del escenario (como hacerte saber que un tipo con una camisa de fuerza es el televisor, y otras «peculiaridades» de bajo alquiler que tiene este script).
La sala de día definitivamente plantea preguntas interesantes sobre lo que es real y lo que es una ilusión. La terminación circular realmente guarda la jugada completa, pero no puede compensar 111 páginas de confusión antes de eso. Mientras trata de construir hasta el final impactante y que despierta la conciencia, la obra chisporrotea durante un tiempo en pseudo-intelectualismo y deja al lector queriendo por lo menos una pequeña aclaración para colgarse el sombrero. Algo de aleatoriedad es hermoso, demasiado no deja nada sólido para mantener alejada la aleatoriedad y arroja al lector.
El estilo de Delillo es reminiscente de Beckett y otros minimalistas experimentales. No hay una trama típica, con un arco de personajes a seguir. Hay pacientes del hospital y trabajadores del hospital, y la audiencia nunca sabe realmente quién es quién o qué va a pasar después. A veces esto es emocionante, pero otras veces separa al lector de la historia.
Hay algunos monólogos muy buenos salpicados a lo largo de la obra, tanto en el Acto I como en el Acto II, pero a veces los monólogos largos pueden ser aburridos y retrasar un show en el escenario. Y si está buscando buenos monólogos, busque en algún lugar además de un conjunto de producción de largo recorrido en un pabellón psiquiátrico.

«Valparaíso» es una obra de Don DeLillo, según la página de derechos de autor del libro, la obra se representó por primera vez en 1999 en el American Repertory Theatre en Cambridge, Massachusetts. La obra cuenta la historia de Michael Majeski, un hombre que ha alcanzado el estatus de celebridad después de un viaje inusual: su vuelo de negocios a Valparaíso, Indiana se había convertido en una odisea inesperada que era extraña y ridícula.
Leí «Valparaíso» como una sátira a veces oscura en la televisión y la cultura de la celebridad instantánea. La historia de Majeski es también una reflexión sobre la individualidad y el libre albedrío (o la aparente falta de eso en el mundo moderno). Esta es una pieza surrealista que no es, en mi opinión, totalmente efectiva, pero que contiene algunas secciones con mordisco y patetismo real.
Si examina el cuerpo de trabajo del Sr. Delillo como un todo, cada pieza desempeña un papel en la definición de su pregunta: ¿Dónde / cómo encontramos / creamos significado en la sociedad contemporánea?
Usted (o yo, en otro día) puede estar en desacuerdo con mi suposición, y para ser justo si su trabajo puede vincularse a una premisa central, es probable que sea un poco más sutil y complejo, pero creo que es un buen lugar para comenzar .
En Valparaíso, Delillo nos envía a un absurdo viaje postmoderno a Dios sabe dónde (solo aquí, él ubica a Dios sabe dónde en Chile). Agarra lo incómodo de cada uno de nosotros y lo arroja al escenario. «Aquí, mira esto: ¿recuerdas lo incómoda que te puede hacer la sociedad contemporánea? ¿Cuándo fue la última vez que mantuviste una conversación significativa con tu cónyuge? ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una idea significativa?».
Delillo agrega profundidad a la propuesta, por lo demás trillada, de que nuestra ‘individualidad’ no es más que una creación de nuestras preferencias como consumidores. Sus personajes aquí pueden no revelar sus complejas vidas internas, pero uno sospecha que pueden ser más que una amalgama de lo que compran en Amazon o lo ven por cable.
Claro que tal vez es todo afectación. Quizás D’s no es sincero en la forma en que plantea las preguntas. No lo creo. Creo que lo que encontrarás es una historia levemente apocalíptica, inteligentemente elaborada, de enfermedad suburbana. Si funciona bien, deberías sentir una ligera náusea al final del juego.
Vale la pena ver a Valparaíso interpretado por un grupo inteligente de actores. También vale la pena leerlo.

Sangre de amor engañado es la tercera obra escrita por el novelista Don DeLillo. Este drama tiene a Alex, un anciano que después de varios golpes se encuentra en un estado vegetativo persistente, siendo cuidado por su actual esposa Lia, una esposa anterior, Toinette, y su hijo, Sean. Excepto en flashbacks, Alex guarda silencio durante toda la obra, pero las esposas y el hijo hablan de su vida y discuten sobre él y sobre ellos mismos. Esta es una obra de teatro sobre el final de una vida y las decisiones que la familia tiene que tomar al respecto.
La propaganda en la contraportada del libro concluye con esta descripción:
«Luminoso, sobrio, desconcertantemente cómico y siempre profundamente conmovedor, sangre de amor engañado explora una serie de preguntas peligrosas sobre el valor de la vida y cómo la medimos».
Esta es una descripción muy precisa que llega al corazón de lo que trata esta obra, pero la palabra clave aquí es «repuesto». La escritura de repuesto es una marca registrada de Don DeLillo y deja mucho sin decir en las brechas entre las palabras. Otra marca registrada de la escritura adicional de DeLillo es este pequeño diálogo: «La memoria termina aquí. Hago un total en blanco. Este es el metro. Está leyendo las páginas de deportes». Tantas veces en la escritura de DeLillo le dará al lector líneas de diálogo que ninguna persona diría en la vida, pero el diálogo encaja en el contexto de la historia que está contando. En sangre de amor engañado, los personajes están hablando, pero dicen menos de lo normal. El formato de una obra de teatro no le permite a DeLillo enfocar realmente su escritura porque todo el movimiento proviene de las palabras de los personajes en lugar de la descripción y la acción descrita, y aquí DeLillo tiene menos éxito. Hay preguntas sobre el valor de la vida, pero no estoy seguro de que Don DeLillo aborde esas preguntas.

This author is one of the best American narrative for me but:
The Day Room
This play is definitely an interesting read, but I can’t see how it would play out on the stage when the audience can’t read the stage instructions (like letting you know that a guy in a straight-jacket is the TV, and other such low-rent «quirks» that this script has).
The Day Room definitely raises interesting questions about what is real and what is an illusion. The circular ending really saves the entire play, but it can’t make up for 111 pages of confusion before that. While trying to build up to the shocking and consciousness-raising ending, the play sputters for a while in pseudo-intellectualism and leaves the reader wanting at least a little clarification to hang their hat on. Some randomness is beautiful, too much leaves nothing solid to hold the randomness up, and throws the reader off.
Delillo’s style is reminiscient of Beckett and other experimental minimalists. There’s not a typical plot, with a character arc to follow. There are hospital patients, and hospital workers, and the audience never really knows who’s who or what’s going to happen next. At times this is exciting, but at other times it separates the reader from the story.
There are some very good monologues sprinkled throughout the play, both in Act I and Act II, but sometimes long-winded monologues can get boring and slow a show down on stage. And if you’re looking for good monologues, look somewhere besides a long-winded production set in a psychiatric ward.

“Valparaiso» is a play by Don DeLillo. According to the book’s copyright page, the play was first performed in 1999 at the American Repertory Theatre in Cambridge, Massachusetts. The play tells the story of Michael Majeski, a man who has attained celebrity status after an unusual journey: his business flight to Valparaiso, Indiana had become an unexpected odyssey that was both strange and ridiculous.
I read «Valparaiso» as a sometimes dark satire on television and the culture of instant celebrity. Majeski’s story is also a reflection on individuality and free will (or the seeming lack thereof in the modern world). This is a surreal piece that is not, in my opinion, wholly effective, but nonetheless contains some sections with both real bite and pathos.
If you examine Mr. Delillo’s body of work as a whole, each piece plays a part in defining his question: Where/how do we find/create meaning in contemporary society?
You (or I, on another day) may disagree with my supposition, and to be fair if his work can be pegged to a central premise, it is likely a tad more subtle and complex, but I think it is a good place to begin.
In Valparaiso, Delillo sends us on a preposterous postmodern journey to god knows where (only here, he situates god knows where in Chile). He grabs the uneasy in each of us and throws it up on the stage. «Here, look at this: Remember how uncomfortable contemporary society can make you? When’s the last time you had a meaningful conversation with your spouse? When’s the last time you had a meaningful thought?»
Delillo adds depth to the otherwise hackneyed proposal that our `individuality’ is merely a creation of our preferences as consumers. His characters here may not reveal their complex inner lives, but one suspects that they may be more than an amalgam of what they buy on Amazon or see on cable.
Sure maybe it’s all affectation. Maybe D’s being insincere in the way he poses the questions. I don’t think so. I think what you’ll find is a smartly crafted, mildly apocalyptic tale of suburban dis-ease. If it works well, you should feel a slight nausea at play’s end.
Valparaiso is very much worth seeing performed by a smart group of actors. It is also very much worth reading.

Love-Lies-Bleeding is the third play written by novelist Don DeLillo. This drama has Alex, an old man who after several strokes is in a persistent vegetative state, being cared for by his current wife Lia, a previous wife Toinette and his son Sean. Except in flashbacks Alex is silent throughout the play, but the wives and the son discussing his life and arguing about him and themselves. This is a play about the end of a life and the decisions family has to make regarding it.
The blurb on the back cover of the book concludes with this description:
«Luminous, spare, unnervingly comic and always deeply moving, Love-Lies Bleeding explores a number of perilous questions about the value of life and how we measure it.»
This is a very fine description that gets to the heart of what this play is about, but the key word here is «spare». Spare writing is a trademark of Don DeLillo and he leaves a lot unsaid in the gaps between words. Another trademark of DeLillo’s spare writing is this bit of dialogue: «The memory ends here. I draw a total blank. This is the subway. He’s reading the sports pages.» So many times in DeLillo’s writing he will give the reader lines of dialogue which no person would say in life but the dialogue fits in the context of the story he is telling. In Love-Lies-Bleeding the characters are speaking, but they are saying less than usual. The format of a play does not allow DeLillo to truly focus his writing because all of the motion is from the words of the characters rather than description and described action and here DeLillo is less successful. There are questions about the value of life, but I am not sure Don DeLillo addresses those questions.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.