Cerrado Por Fútbol — Eduardo Galeano / Closed Due To Football by Eduardo Galeano (spanish book edition)

2A876A72-AB4D-48C2-9D17-403C60E34B7E
Esta obra es una serie de escritos de Galeano sobre el fútbol y de este tema es de los libros que más me gustan y releo cada cierto tiempo.
Reúne todo lo que Galeano ha escrito, antes y después de ese texto célebre, sobre el deporte que más amó: historias dispersas o escondidas en todos sus libros, además de textos completamente inéditos, perdidos o inaccesibles. Surge de estos textos una visión del fútbol riquísima y actual: el fútbol como “cochino negocio”, como espectáculo, como soporte publicitario, y pese a todo, como espejo fiel de la realidad y espacio para el encuentro colectivo y la pasión popular.
Es curioso como llama traidor al Che Guevara por imponerse el béisbol en Cuba frente al fútbol.

-Mohammed Ashraf no va a la escuela.
Desde que sale el sol hasta que asoma la luna, él corta, recorta, perfora, arma y cose pelotas de fútbol, que salen rodando de la aldea paquistaní de Umar Kot hacia los estadios del mundo.
Mohammed tiene once años. Hace esto desde los cinco.
Si supiera leer, y leer en inglés, podría entender la inscripción que él pega en cada una de sus obras: Esta pelota no ha sido fabricada por niños.

-Al fin del verano del 96, José Luis Chilavert hizo un gol histórico en Buenos Aires. El arquero paraguayo, que atajaba goles y también los hacía, tiró desde muy lejos, casi desde el centro de la cancha: la pelota voló al cielo, atravesó las nubes y de pronto cayó verticalmente sobre el arco contrario y entró.
Los periodistas quisieron conocer el secreto de su disparo: ¿Cómo hizo la pelota ese viaje increíble? ¿Por qué cayó en línea recta desde la altura?
—Porque chocó con un ángel —explicó Chilavert.
Pero a nadie se le ocurrió ver si la pelota estaba manchada de sangre. Nadie se fijó. Y así nos perdimos la oportunidad de saber si los ángeles se nos parecen, aunque sea en eso.

-En el año 2003, se disputó el cuarto campeonato mundial de fútbol femenino.
Al fin del torneo, las jugadoras alemanas fueron campeonas; y en el año 2007 nuevamente alzaron el trofeo mundial.
Ellas no habían recorrido un camino de rosas.
Desde 1955, y hasta 1970, el fútbol había sido prohibido a las mujeres alemanas.
La Asociación Alemana de Fútbol había explicado por qué:
En la lucha por la pelota, desaparece la elegancia femenina, y el cuerpo y el alma sufren daños. La exhibición del cuerpo ofende al pudor.

-La primera Copa Mundial de Fútbol se disputó en Uruguay, en 1930.
El trofeo, una copa modelada en oro puro sobre piedras preciosas, fue guardado por el dirigente del fútbol italiano Ottorino Barassi en una caja de zapatos bajo su cama, hasta que lo entregó a las autoridades de la FIFA.
En 1966, cuando culminó la Copa Mundial de Fútbol disputada en Inglaterra, el trofeo fue robado de una vitrina de Londres. Los mejores agentes de Scotland Yard no encontraban ninguna pista, hasta que un perro llamado Pickles encontró la Copa, envuelta en diarios, en un jardín suburbano de Londres. Pickles fue declarado héroe nacional.
El siguiente robo ocurrió en 1983. La Copa, convertida en lingotes de oro, desapareció en el mercado negro de Río de Janeiro.
Desde entonces, el ganador de cada campeonato mundial recibe una copia del trofeo, pero el original se mira y no se toca en un cofre de la FIFA en Zúrich.

-El campeonato mundial de fútbol del 98 nos ha confirmado, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald’s no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald’s dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del este de Europa. Las colas ante el McDonald’s de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín.

-Jabulani se llamó la pelota del torneo, enjabonada, medio loca, que huía de las manos y desobedecía a los pies. Este novedad de Adidas fue impuesta en el mundial, aunque a los jugadores no les gustaba ni un poquito. Desde su castillo de Zúrich, los amos del fútbol imponen, no proponen. Tienen costumbre.
Ganó España. Este país, que nunca había conquistado el trofeo mundial, lo ganó en buena ley, por obra y gracia de su fútbol solidario, uno para todos, todos para uno, y por la asombrosa habilidad de ese pequeño mago llamado Andrés Iniesta.
Holanda fue vice, al cabo de un último partido donde traicionó, a las patadas, sus mejores tradiciones.

This book is a series of writings by Galeano about football and this is the book that I like and reread every so often.
It gathers all that Galeano has written, before and after that famous text, about the sport he loved the most: stories scattered or hidden in all his books, as well as completely unpublished, lost or inaccessible texts. From these texts emerges a vision of the very rich and up-to-date football: football as «piggy business», as a show, as an advertising support, and in spite of everything, as a faithful mirror of reality and space for collective encounter and popular passion.
It is curious how he calls Che Guevara a traitor because Cuban baseball prevails over football.

-Mohammed Ashraf does not go to school.
Since the sun rises until the moon rises, he cuts, cuts, drills, arms and sews soccer balls, which roll out of the Pakistani village of Umar Kot towards the stadiums of the world.
Mohammed is eleven years old. He does this since he was five.
If he knew how to read, and read in English, he could understand the inscription he pasted in each of his works: This ball has not been made by children.

-At the end of the summer of ’96, José Luis Chilavert made a historic goal in Buenos Aires. The Paraguayan goalkeeper, who saved goals and also made them, threw from far away, almost from the center of the court: the ball flew into the sky, crossed the clouds and suddenly fell vertically on the opposite arch and entered.
The journalists wanted to know the secret of his shot: How did the ball make that incredible trip? Why did it fall in a straight line from the height?
«Because he collided with an angel,» Chilavert explained.
But nobody thought to see if the ball was stained with blood. Nobody noticed. And so we missed the opportunity to know if the angels resemble us, even in that.

-In the year 2003, the fourth women’s soccer world championship was disputed.
At the end of the tournament, the German players were champions; and in 2007 they once again lifted the world trophy.
They had not traveled a path of roses.
From 1955, until 1970, football had been banned from German women.
The German Football Association had explained why:
In the fight for the ball, female elegance disappears, and body and soul suffer damage. The display of the body offends modesty.

-The first Soccer World Cup was held in Uruguay, in 1930.
The trophy, a cup modeled in pure gold on precious stones, was kept by the Italian football leader Ottorino Barassi in a shoe box under his bed, until he handed it over to the FIFA authorities.
In 1966, when the Soccer World Cup was over in England, the trophy was stolen from a London showcase. The best agents of Scotland Yard did not find any clue, until a dog named Pickles found the Cup, wrapped in newspapers, in a London suburban garden. Pickles was declared a national hero.
The next robbery occurred in 1983. The Cup, converted into gold bullion, disappeared on the black market in Rio de Janeiro.
Since then, the winner of each world championship receives a copy of the trophy, but the original is watched and not played in a FIFA chest in Zurich.

-The World Cup of 98 has confirmed us, among other things, that the MasterCard card tones the muscles, that Coca Cola gives eternal youth and that the menu of McDonald’s can not miss the belly of a good athlete. The immense army of McDonald’s shoots hamburgers to the mouths of children and adults on the entire planet. The double arch of that M served as a standard, during the recent conquest of the countries of Eastern Europe. The queues before the McDonald’s of Moscow, inaugurated in 1990 with great fanfare, symbolized the victory of the West with as much eloquence as the collapse of the Berlin Wall.

-Jabulani was called the ball of the tournament, soapy, half crazy, that fled from the hands and disobeyed at the feet. This novelty of Adidas was imposed in the World Cup, although the players did not like it a bit. From their castle in Zurich, the masters of football impose, do not propose. They have a habit.
He won Spain. This country, which had never won the world trophy, won it in good law, for the work and grace of its solidary football, one for all, all for one, and for the amazing ability of that little magician named Andrés Iniesta.
Holland was vice, after a final match where he betrayed, kicking, his best traditions.

2 pensamientos en “Cerrado Por Fútbol — Eduardo Galeano / Closed Due To Football by Eduardo Galeano (spanish book edition)

  1. La pasión por el fútbol es universal, pero en Latioamerica es una pasión desbordaba. Así que de seguro que el libro es de mucha aceptación. Hace muy poco, 2015, que nos dejo. es mi autor preferido en época de la universidad. Su libro Las Venas Abiertas de América Latina era un libro obligado por que estábamos con la moda de la corriente socialista. Un buen resumen de la obra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.