El Método Hacking Growth: Qué Hacen Compañias Explosivas Como Facebook, Airbnb y Walmart Para Ser Líderes En El Mercado — Sean Ellis & Morgan Brown / Hacking Growth: How Today’s Fastest-Growing Companies Drive Breakout Success by Sean Ellis & Morgan Brown

156A4ACB-8587-4CCB-BA14-D56B3FC4BD2A
El interés de los autores es que se conozca mejor el método de Hacking Growth, ya que consideran que todavía es poco conocido, ya que es un enfoque de desarrollo de mercado relativamente reciente, que tiene un gran potencial ya que han demostrado con empresas exitosas Like Dropbox, Uber , Uproar, Paypal, Pinterest, BitTorrent, Uber, LinkedIn y muchos más.
Este método ha demostrado su eficacia y tiene el poder de generar un crecimiento acelerado de numerosas compañías de Silicon Valley y firmas bien establecidas como Wlamart, IBM y Microsoft. La piratería de crecimiento utiliza el pensamiento listo para usar, la colaboración entre empresas y la resolución de problemas, las pruebas de mercado y la experimentación en tiempo real, el ciclo continuo de mejora y el enfoque iterativo rápido para generar crecimiento de clientes e ingresos.
Lo bueno de este método es que se puede aplicar fácilmente, puede ser adoptado por empresas de cualquier tamaño, de cualquier industria. Además, se puede aplicar más allá de la comercialización, también para la innovación de nuevos productos o la mejora continua de los productos existentes.
Los autores han generado en mí una impresión muy positiva, considero que comunican sus conocimientos como expertos brillantes, que generan procedimientos innovadores y novedosos, han escrito un excelente libro, de manera práctica y accesible, desarrollan el método con mucha precisión y bien información ejemplificada, que proporciona información invaluable para el crecimiento de las empresas.

Este es un verdadero libro de ideas a ejecutar paso a paso para cualquier agente de marketing en crecimiento que quiera generar ingresos y hacer crecer su negocio.
Los autores (líderes del movimiento «hacking de crecimiento», un autor es el que acuñó el término) dejaron en claro que «hackear el crecimiento» no es una táctica o estrategia. No es un hack hecho y hecho que impulsará instantáneamente una avalancha de nuevos usuarios. Por el contrario, el crecimiento es una forma de pensar y se lleva a cabo a través de un proceso muy metódico mediante el cual se ejecutan pequeñas pruebas a bajo riesgo lo más rápido posible para generar ganancias rápidas, luego iterar y crecer gradualmente. Eso es exactamente lo que este libro enseña.
Los autores guían al lector a través de cada etapa de creación de una máquina de crecimiento, dan ejemplos de empresas reales y, en la mejor de las partes, aplican este proceso a un escenario / producto hipotético para que pueda ver cómo se vería de principio a fin.

Los pasos que los autores le guiarán en detalle:
Parte 1 – El Método
-Elaboración de equipos de crecimiento
-Determinar si su producto es imprescindible
-Identifica tus palancas de crecimiento
– Prueba a alto ritmo
Parte 2 – The Growth Hacking Playbook (la ejecución)
-Hacking adquisición
-Hacking activación
-Retención de retención
-Hack monetización
-Un ciclo virtuoso de crecimiento

Si está buscando una solución mágica que haga que su producto se vuelva viral y salve su negocio, este no es el libro para usted (lo siento, no hay soluciones mágicas en los negocios). Sin embargo, si busca aprender un proceso mediante el cual puede aprender cómo diseñar pruebas de alto ritmo, encontrar sus palancas de crecimiento y diseñar una máquina de crecimiento a largo plazo, este es el libro para usted.
Lo recomiendo a cualquier persona en marketing, producto y crecimiento.

Uno de los mayores éxitos de Facebook fue la creación de un motor de traducción para estimular el crecimiento internacional. Esta iniciativa nos ofrece ahora una visión precisa de las enormes diferencias entre el método Growth Hacking y las estrategias tradicionales. En aquel entonces la mayoría de los 70 millones de usuarios de Facebook vivía en Estados Unidos, lo que hacía evidente que una de sus mayores oportunidades de crecimiento radicaba en atraer a usuarios de otros países. No obstante, eso exigiría traducir el producto a todos los idiomas posibles, lo cual era una tarea abrumadora. El primer paso de la antigua estrategia habría sido identificar los 10 idiomas más hablados y contratar equipos locales para que hicieran la traducción, país por país; pero en lugar de eso, los ingenieros del equipo de crecimiento dirigido por Javier Olivan construyeron un motor de traducción que les permitió a los propios usuarios traducir el sitio a cualquier idioma a través de un modelo de colaboración abierta, mejor conocida como crowdsourcing.
Mientras la base de usuarios de Facebook se ampliaba, el método Growth Hacking también empezó a florecer, aunque a una escala mucho menor. Esto se debió en parte a que un buen número de empleados de Facebook se fue a trabajar a startups nuevas como Quora, Uber, Asana y Twitter; y llevaron el método consigo. Y mientras yo implementaba mi estrategia con gran éxito en dos startup más, Eventbrite y Lookout, muchas otras empresas como LinkedIn, Airbnb y Yelp comenzaron a adoptar técnicas similares basadas en la experimentación.
Tomemos por ejemplo el caso de Airbnb. Sus fundadores batallaron tanto para atraer a clientes que tuvieron que lanzar el sitio tres veces antes de que realmente empezara a despegar. Mientras tanto, estaban tan limitados por su presupuesto, que para poder enfrentar sus gastos recurrieron, en algún momento de la elección presidencial de 2008, a la venta de cajas de cereal a las que nombraron: Obama O’s y Cap’n McCain’s. De hecho, su situación llegó a ser tan apremiante que Brian Chesky y Joe Gebbia tuvieron que alimentarse con el cereal que no vendieron hasta que pudieron reunir algo más de dinero.

El método Growth Hacking no es una herramienta exclusiva para la gente que trabaja en marketing. Se puede aplicar para la innovación en productos y para continuar mejorándolos, así como para hacer crecer una base de clientes ya existente. Por todo esto, también resulta útil para todo el personal de las áreas de desarrollo de producto, ingeniería, diseño, ventas y administración.
Tampoco se trata solamente de una herramienta para empresarios; de hecho se puede implementar con la misma efectividad en una empresa grande ya establecida, que en una pequeña startup dirigida por novatos. Por supuesto, si trabajas para una empresa grande no necesitas un gran mandato corporativo para ponerla en funcionamiento. Esta estrategia está diseñada para funcionar en la escala más amplia (a lo ancho de la empresa) o en la más reducida (una sola campaña o proyecto). Esto significa que el equipo de cualquier departamento o proyecto puede hacer uso del manual del método Growth Hacking.
El método Growth Hacking revoluciona los procesos de negocio obsoletos con el objetivo de desarrollar y lanzar productos; institucionaliza las pruebas de mercado continuas; y responde de forma sistemática a las exigencias del mercado en tiempo real. Todo esto les permite a las empresas ser mucho más ágiles, aprovechar nuevas oportunidades y corregir problemas de manera oportuna. Esta estrategia también les da una sólida ventaja competitiva a quienes adoptan el método, ventaja que se fortalece cada vez más conforme el negocio continúa acelerando.
Otra de las maneras en que el método Growth Hacking les da a las empresas una fuerte ventaja competitiva es ayudándoles a usar adecuadamente las montañas de información del cliente que hoy en día se pueden extraer con más facilidad que nunca antes gracias a las nuevas herramientas tecnológicas. Entre toda esa información hay oro para el crecimiento que sólo está esperando ser extraído.

El prerrequisito de un crecimiento rápido y sostenido es lograr que el producto sea suficientemente atractivo para pasar la prueba de obligatoriedad, sin embargo, esto no es suficiente en sí mismo. Si el esfuerzo para impulsar el crecimiento no está bien enfocado ni es vigoroso, incluso los productos extraordinarios que desde el principio cuentan con un grupo base de adoptantes que lo adoran, fracasarán inevitablemente. Una enorme parte de la cobertura que hacen los medios sobre los productos que fracasan se enfoca en los que afirmaban ser “la siguiente gran innovación”, pero que, vistos en retrospectiva, fallaron porque no lograron ofrecerle un valor de producto atractivo a un mercado suficientemente amplio que fuera más allá de sus primeros adoptantes. Éste es el caso de Google Glass, que ya mencionamos, y del alabadísimo escúter Segway. La cobertura noticiosa de los fracasos más desconcertantes, es mucho menor. Me refiero a los productos que sí ofrecen un valor esencial atractivo y que cuentan con un mercado potencial extenso que todavía no está dominado por las empresas más poderosas y con mayor participación en el mismo. Con mucha frecuencia, el problema es la falta de una estrategia bien diseñada y ejecutada para impulsar el producto.
Como Twitter, el primer paso para implementar el método Growth Hacking de manera exitosa consiste en identificar tu ecuación de crecimiento y las métricas clave que deberás optimizar, así como establecer una instrumentación, recolección de datos y sistema de reporte adecuados que incluyan retroalimentación el cliente y que te permitan supervisar tus palancas esenciales. Ahora estás listo para echar a andar tu motor de crecimiento. Llegó la hora de presentar cada uno de los pasos del proceso para el que nos hemos estado preparando: afinar la mejor serie de ideas que se pondrán a prueba; realizar las pruebas de la manera más eficiente posible; llevar a cabo una reunión de crecimiento con un altísimo nivel de disciplina; así como seguir aprendiendo de tus hallazgos y construir a partir de ellos para que tu motor de crecimiento comience a funcionar a toda velocidad.

Todos sabemos que conseguir nuevos clientes es increíblemente importante para las empresas, sin embargo, si ganarte esos clientes te esta costando más de lo que estás ganando a través de ellos, entonces podría decirse que estás en aprietos. Muchísimas empresas caen en la trampa de gastar demasiado para atraer posibles clientes nuevos, y por lo que se ve, la situación sólo va a empeorar: de 2010 a la fecha, el gasto en anuncios en internet en Estados Unidos se duplicó, y para colmo, en Estados Unidos, Canadá y Europa del Este por lo menos, el crecimiento de la audiencia en internet empezó a desacelerar, lo que básicamente significa que las empresas están gastando más dinero en perseguir a menos clientes potenciales. Y seguirán haciéndolo.
Antes de que Sean y el equipo de Dropbox implementaran el programa de referencias, la empresa estaba gastando cerca de 400 dólares para adquirir a cada nuevo usuario, y el precio de la suscripción Premium era solamente 99 dólares.
Upworthy es actualmente uno de los sitios de medios más grandes de la red y en buena medida le debe su vertiginoso crecimiento a la dedicación del equipo para conseguir el encaje lenguaje/mercado en cada una de las historias que publicaban. La genialidad de este sitio radica en su capacidad para encontrar contenidos en la red y volver a empaquetarlos con encabezados tan pegajosos que el material con frecuencia se vuelve viral de inmediato. Los editores de Upworthy no son necesariamente los más creativos o brillantes por naturaleza, el secreto radica en que no dejan el proceso creativo al azar, sino lo trabajan hasta dominarlo. El proceso empieza con un empleado que escribe por lo menos veinticinco encabezados posibles para cada historia. Luego un curador elige algunos de los veinticinco, y después el director editorial da luz verde para que una serie se ponga a prueba. El método de experimentación no podría ser más sencillo; las únicas herramientas que necesitan son Facebook, Bitly (un sitio gratuito de internet que genera direcciones URL de contenido rastreables, y un cronómetro como los de antaño).
A LinkedIn también le sorprendió muchísimo descubrir que su programa de invitaciones era más eficaz si a los usuarios se les instaba a enviar más invitaciones de las que se les ofrecieron en un principio. Más, claro, pero no demasiadas. Al principio se les sugería que invitaran a dos personas, pero en lugar de dejar las cosas así, el equipo hizo pruebas y les pidió que enviaran algunas invitaciones adicionales, y eso fue lo que hicieron. Cuando llegaron a las seis invitaciones, la respuesta comenzó a caer. Por último, el equipo de crecimiento se percató de que la cantidad óptima de invitaciones que les podían referir a los usuarios era cuatro.
El punto es que muchas de las mejores estrategias son producto de descubrimientos inesperados.
Una de las mejores maneras de medir las tasas de conversión es hacerlo a través de lo que se llama informe embudo: una herramienta que muestra las tasas en que la gente que llega a tu producto se mueve a través de cada uno de los pasos clave del viaje del cliente, pero también la tasa en que lo abandonan.

Retener a los clientes depende, fundamentalmente, de proveerles un producto o servicio de alta calidad que atienda de forma continua alguna de sus necesidades o, quizá, que sólo los deleite en un aspecto que consideren obligado. También dijimos que, en buena medida, lograr el encaje producto/mercado es resultado de una curva de retención estable.
Uber decidió dar un giro más radical y poner a prueba la versión de tarifa plana por viaje en lugar de continuar con las tarifas variables que dependían de la demanda de los automóviles (un sistema que, para cuando escribimos este libro, sólo estaba a prueba de manera limitada en San Francisco). El cambio produjo un salto notorio en comparación con otras pruebas de crecimiento. Este tipo de experimentación llevada a cabo con regularidad, es vital. Además, en conjunto con el trabajo continuo de optimización, las apuestas más ambiciosas pueden convertirse en pasos agigantados hacia el progreso.
Creemos que el método Growth Hacking es mucho más que sólo una estrategia de negocios o un proceso constante. En realidad es una filosofía, una manera de pensar que puede adoptar cualquier equipo o empresa, sin importar sus dimensiones.

48972ABA-58F1-4D83-9222-1EBE3F7C614E

The interest of the authors is to make the Hacking Growth method better known, since they consider that it is still poorly understood, because it is a relatively recent market development approach, that has great potential as they have proven with successfull companies Like Dropbox, Uber, Uproar, Paypal, Pinterest, BitTorrent, Uber, LinkedIn, and many more.
This method has proven its effectiveness and has the power to generate accelerated growth of numerous Silicon Valley companies and well established firms such as Wlamart, IBM and Microsoft. Growth hacking uses out-of-the-box thinking, cross-company collaboration and problem solving, real-time market testing and experimentation, the continuous cycle of improvement and the rapid iterative approach to generate customer and revenue growth.
The great thing about this method is that it can be applied easily, it can be adopted by companies of any size, from any industry. In addition it can be applied beyond marketing, also for the innovation of new products or the continuous improvement of existing products.
The authors have generated in me a very positive impression, I consider that they communicate their knowledge as brilliant experts, who generate innovative and novel procedures, have written an excellent book, in a practical and accessible way, develop the method with well detailed and well exemplified information, Providing invaluable information for the growth of companies.

This is a true step-by-step playbook for any growth marketer who wants to drive revenue and grow their business.
The authors (leaders of the «growth hacking» movement; one author is the guy who coined the term) set the record straight that «growth hacking» is not a tactic or strategy. It’s not a one-and-done hack that will instantly drive a flood of new users. Rather, growth is a mindset and done through a very methodical process by which you run small tests at low risk as fast as possible to generate quick wins, then iterate and grow incrementally. That’s exactly what this book teaches.
The authors walk the reader through each stage of building a growth machine, give examples from real companies, and, the best part, they apply this process to a hypothetical scenario/product so you can see what it would look like from beginning to end.

The steps the authors will walk you through in detail:
Part 1 – The Method
-Building growth teams
-Determining if your product is a must have
-Identifying your growth levers
-Testing at high-tempo
Part 2 – The Growth Hacking Playbook
-Hacking acquisition
-Hacking activation
-Hacking retention
-Hacking monetization
-A virtuous cycle of growth

If you’re looking for a magic bullet that will make your product go viral and save your business, this is not the book for you (sorry, there is no magic bullets in business). However, if you’re looking to learn a process whereby you can learn how to design high-tempo tests, find your growth levers, and engineer a long-term growth machine, this is the book for you.
I highly recommend it to anyone in marketing, product, and growth.

One of Facebook’s greatest successes was the creation of a translation engine to stimulate international growth. This initiative now offers us an accurate view of the huge differences between the Growth Hacking method and traditional strategies. Back then, most of the 70 million Facebook users lived in the United States, which made it obvious that one of their biggest growth opportunities was attracting users from other countries. However, that would require translating the product into all possible languages, which was an overwhelming task. The first step of the old strategy would have been to identify the 10 most spoken languages ​​and hire local teams to do the translation, country by country; but instead, the engineers of the growth team led by Javier Olivan built a translation engine that allowed users to translate the site into any language through an open collaboration model, better known as crowdsourcing.
As Facebook’s user base expanded, the Growth Hacking method also began to flourish, albeit on a much smaller scale. This was partly due to the fact that a good number of Facebook employees went to work for new startups such as Quora, Uber, Asana and Twitter; and they took the method with them. And while I was implementing my strategy with great success in two more startups, Eventbrite and Lookout, many other companies such as LinkedIn, Airbnb and Yelp began to adopt similar techniques based on experimentation.
Take for example the case of Airbnb. Its founders struggled so hard to attract customers that they had to launch the site three times before it really started to take off. Meanwhile, they were so limited by their budget, that in order to face their expenses they resorted, at some point of the 2008 presidential election, to the sale of cereal boxes, which they named: Obama O’s and Cap’n McCain’s. In fact, their situation became so compelling that Brian Chesky and Joe Gebbia had to feed on the cereal they did not sell until they could raise some more money.

The Growth Hacking method is not an exclusive tool for people who work in marketing. It can be applied to innovation in products and to continue improving them, as well as to grow an existing customer base. For all this, it is also useful for all personnel in the areas of product development, engineering, design, sales and administration.
Nor is it just a tool for entrepreneurs; in fact it can be implemented with the same effectiveness in a large company already established, than in a small startup run by novices. Of course, if you work for a large company you do not need a large corporate mandate to put it into operation. This strategy is designed to work on the broadest scale (across the company) or on the smallest scale (a single campaign or project). This means that the team of any department or project can use the Growth Hacking method manual.
The Growth Hacking method revolutionizes obsolete business processes with the aim of developing and launching products; institutionalizes continuous market tests; and responds systematically to the demands of the market in real time. All this allows companies to be much more agile, take advantage of new opportunities and correct problems in a timely manner. This strategy also gives a strong competitive advantage to those who adopt the method, an advantage that is strengthened more and more as the business continues to accelerate.
Another way in which the Growth Hacking method gives companies a strong competitive advantage is helping them to properly use the mountains of customer information that today can be extracted more easily than ever before thanks to new technological tools. Among all that information there is gold for growth that is only waiting to be extracted.

The prerequisite of rapid and sustained growth is to make the product attractive enough to pass the obligation test, however, this is not enough in itself. If the effort to boost growth is not focused or vigorous, even the extraordinary products that from the beginning have a base group of adopters who adore it, will inevitably fail. A huge part of the media coverage of products that fail focuses on those who claimed to be «the next big innovation», but who, seen in retrospect, failed because they failed to offer an attractive product value to a sufficiently large market. broad that went beyond its first adopters. This is the case of Google Glass, which we already mentioned, and the highly esteemed Segway scooter. The news coverage of the most disconcerting failures is much less. I refer to the products that do offer an attractive essential value and that have an extensive potential market that is not yet dominated by the most powerful companies and with the greatest participation in it. Very often, the problem is the lack of a well-designed and executed strategy to drive the product.
As Twitter, the first step in successfully implementing the Growth Hacking method is to identify your growth equation and the key metrics that you will need to optimize, as well as to establish an adequate instrumentation, data collection and reporting system that includes feedback from the client and that allow you to monitor your essential levers. Now you are ready to start your growth engine. It’s time to present each step of the process for which we have been preparing: to refine the best series of ideas that will be tested; perform the tests in the most efficient way possible; hold a growth meeting with a very high level of discipline; as well as continue learning from your findings and build from them so that your growth engine begins to work at full speed.

We all know that getting new customers is incredibly important for companies, however, if winning these customers is costing you more than you are earning through them, then you could say you are in trouble. Many companies fall into the trap of spending too much to attract potential new customers, and from what you see, the situation is only going to get worse: from 2010 to date, spending on Internet ads in the United States doubled, and to top it off In the United States, Canada and Eastern Europe at least, the growth of the Internet audience began to slow down, which basically means that companies are spending more money in pursuing fewer potential customers. And they will continue doing it.
Before Sean and the Dropbox team implemented the referral program, the company was spending about $ 400 to acquire each new user, and the price of the Premium subscription was only $ 99.
Upworthy is currently one of the largest media sites in the network and largely owes its rapid growth to the dedication of the team to achieve the language / market fit in each of the stories they published. The genius of this site lies in its ability to find content on the network and repackage them with headers so sticky that the material often goes viral immediately. Upworthy’s editors are not necessarily the most creative or brilliant by nature, the secret is that they do not leave the creative process to chance, but work it to master it. The process begins with an employee who writes at least twenty-five possible headings for each story. Then a curator chooses some of the twenty-five, and then the editorial director gives the green light for a series to be tested. The method of experimentation could not be simpler; the only tools they need are Facebook, Bitly (a free internet site that generates crawlable content URLs, and a stopwatch like those of yesteryear.
LinkedIn was also very surprised to find that their invitation program was more effective if users were encouraged to send more invitations than were offered initially. More, of course, but not too many. At first they were suggested to invite two people, but instead of leaving things like that, the team tested and asked them to send some additional invitations, and that’s what they did. When the six invitations arrived, the response began to fall. Finally, the growth team realized that the optimal number of invitations they could refer to users was four.
The point is that many of the best strategies are the product of unexpected discoveries.
One of the best ways to measure conversion rates is to do it through what is called a funnel report: a tool that shows the rates at which people who arrive at your product move through each of the key steps of the product. customer’s trip, but also the rate at which they leave.

Retaining customers depends, fundamentally, on providing them with a high quality product or service that continually addresses any of their needs or, perhaps, that only delights them in an aspect they consider to be mandatory. We also said that, to a large extent, achieving the product / market fit is the result of a stable retention curve.
Uber decided to take a more radical turn and test the flat rate version per trip instead of continuing with the variable rates that depended on the demand of the cars (a system that, by the time we wrote this book, was only proof of limited way in San Francisco). The change produced a notorious jump compared to other growth tests. This type of experimentation carried out regularly is vital. In addition, in conjunction with continuous optimization work, more ambitious bets can become leaps and bounds towards progress.
We believe that the Growth Hacking method is much more than just a business strategy or a constant process. Actually it is a philosophy, a way of thinking that any team or company can adopt, regardless of its dimensions.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.