Instrucciones Para Los Soldados Estadounidenses En Gran Bretaña. 1942 — Varios Autores / Instructions for American Servicemen in Britain, 1942 by Various Authors

31 páginas de Cultura Británica, muchas de las cuales aún son relevantes hoy. ¿Te preguntas por qué los británicos actúan y se comportan de cierta manera? ¡Extrañar más! Este libro fue escrito originalmente en un panfleto de papel para American Servicemen at War. Ciertamente reaviva la asociación de estadounidenses y británicos: parece que siempre han funcionado bien al ir a la guerra.
Existe ese respeto mutuo que existe hoy en día, incluso después de que las historias de guerra e historia han pasado a través del tiempo.
Me encantó este libro, porque todas las pequeñas cosas dentro se describen a la perfección. Hoy me identifico con la mayoría de ellas. Al igual que los británicos, se refieren a películas como películas y usan el término “cines”.
Me gusta la referencia al café y al té al final del libro, así como también dentro del libro. Si está visitando Gran Bretaña hoy, este libro todavía sirve un buen recordatorio de por qué los británicos son reservados, pero aún así amigables.

Hay un viejo dicho: “Siempre es descortés criticar a tus anfitriones, es militarmente estúpido criticar a tus aliados”. En serio. Por eso, en 1942, cuando los estadounidenses se instalaron en Gran Bretaña, se distribuyó un panfleto de siete páginas, esencialmente para ayudar a los yanquis a entender a sus “primos” británicos.
Poco sabían que esas siete páginas, unas seis décadas más tarde, serían leídas en voz alta en las rutas de autobuses de Londres como divertidas reliquias históricas para el entretenimiento de los pasajeros.
Corto, dulce e histéricamente divertido para el oído moderno, este libro ofrece una muy buena visión de cómo los estadounidenses vieron a los británicos, tanto durante la Segunda Guerra Mundial como incluso ahora, comparando cómo los vimos entonces y cómo los vemos hoy. El libro entra en todo, usando un lenguaje claro y detalles asombrosos en toda su extensión: deportes, pesas y medidas, unidades monetarias, racionamiento. Algunas de las instrucciones revelan el hecho de que Estados Unidos era en sí mismo un lugar drásticamente diferente hace sesenta años; algo de esto pone de relieve que, cuando EE. UU. entró en la guerra, Gran Bretaña ya había estado involucrada durante más de dos años.
Pero quizás lo que lo hace tan gracioso ahora es el lenguaje mismo, ya que las frases han cambiado tan drásticamente en los últimos sesenta años, algo bastante irónico en las primeras páginas: “Los británicos tienen frases y coloquialismos propios que pueden sonar graciosos. usted. Puede hacer tantas chiribitas en sus ojos … ”

No conseguirás frustrar la propaganda enemiga negando esas diferencias sino admitiéndolas abiertamente e intentando entenderlas. Por ejemplo, los británicos suelen ser más reservados que nosotros. En una pequeña y abarrotada isla donde conviven cuarenta y cinco millones de personas, estas aprenden a proteger celosamente su privacidad y se cuidan mucho de no invadir la de los demás.
Así, el que los británicos se sienten en el tren o en el autobús y no entablen conversación contigo, no significa que estén siendo arrogantes o antipáticos. Lo más probable es que te estén prestando más atención de la que piensas. Si no hablan contigo es por no parecer indiscretos o maleducados.
Otra diferencia: los británicos emplean expresiones y coloquialismos que te pueden sonar raros. Lo mismo les sucederá a ellos con algunas expresiones tuyas. No es buena idea, por ejemplo, decir «bloody» (maldito) cuando estés en compañía de británicos; para ellos es una de las palabras más groseras de su vocabulario. La expresión: «I look like a bum» (Voy hecho un pordiosero) resulta ofensiva, ya que para ellos «bum» significa «culo».

Los británicos tienen teatros y cines como nosotros, pero el espacio de ocio por antonomasia es el «pub». El pub o public house es lo que nosotros vendríamos a llamar bar o taberna. La bebida habitual es la cerveza, que, a diferencia de la nuestra, no es una imitación de la cerveza alemana sino cerveza de malta. (Pero normalmente la llaman cerveza a secas o «bitter»). Hoy por hoy no se bebe mucho whisky. Los impuestos en tiempos de guerra han disparado el precio hasta unos 4,50 dólares la botella. Los británicos son bebedores de cerveza y no les afecta. La cerveza ahora no es tan fuerte como en tiempos de paz, pero aun así puede hacer que un hombre se suelte más de lo debido.
Serás bienvenido en los pubs británicos siempre y cuando recuerdes una cosa: el pub es la taberna, el lugar de encuentro del pueblo o del barrio, donde los hombres van a ver a sus amigos, no a extraños. Si quieres unirte a una partida de dardos, deja primero que te inviten.
En lugar de «railroads» (vías de tren), «automobiles» (automóviles), y «radios» (radios), los británicos hablarán de «railways», «motorcars» y «wireless sets». Una «railroad tie» (traviesa) es un «sleeper». Un «freight car» (vagón de mercancías) es un «goods wagon». Un hombre que trabaja en el «roadbed» (balasto) es un «navvy» (peón ferroviario). Un «streetcar» (tranvía) es un «tram». La jerga de los automóviles es igual de diferente. Un «light truck» (camión) es un «lorry». La capota del coche es «hood». A lo que nosotros llamamos «hood» (capó) ellos lo llaman «bonnet». Los «fenders» (guardabarros) son «wings». «Wrench» es «spanner» (llave inglesa). «Gas» es «petrol» (gasolina); cuando la hay.
En tus primeros días de permiso puede que encuentres dificultades por las diferencias en el idioma. Tendrás que pedir «sock suspenders» para conseguir «garters» (ligas) y «braces» en lugar de «suspenders» (tirantes), si es que los necesitas. Si haces cola para «book» y no «buy» (reservar/comprar) un billete de tren o una entrada para el «cinema» y no «the movies» (cine), harás «queuing» (pronunciado «cueing») delante de la taquilla. Si quieres una cerveza pregunta por el pub más cercano. Conseguirás medicinas en el «chemist’s» (farmacia), tabaco en el «tobacconist» (tabaquero), herramientas en el «ironmonger’s» (ferretería). Si te invitan a visitar el apartamento de alguien, lo llamarán «flat».

31 pages of British Culture, much of which is still relevant today. You wonder why the British act and behave in a certain way? Wonder no more! This book was originally written on a paper pamphlet for American Servicemen at War. It certainly rekindles the partnership of the Americans and British – they seem to have always worked well when going to war.
There is that mutual respect that exists today, even after war and history stories have passed on through the time.
I loved this book, because all the little things within are described perfectly – I can relate to most of them today. Like the British refer to movies as films and use the term “cinemas.”
I like the reference to coffee and tea at the back of the book as well as inside the book. If you are visiting Britain today, this book still serves up a good reminder of why the British are reserved, but still friendly.

There’s an old saying: “It is always impolite to criticize your hosts; it is militarily stupid to criticize your allies.” No kidding. Which is why, in 1942, when the Americans took up residence in Britain, a seven-page long pamphlet was distributed, essentially to help the Yanks understand their British “cousins.”
Little did they know that those seven pages, some six decades later, would be read aloud on bus routes in London as amusing historical relics for the entertainment of passengers.
Short, sweet, and hysterically funny to the modern ear, this books gives a very good view of how Americans saw the British people, both during WW2 and even now, by comparing how we saw them then to how we see them today. The book goes into everything, using clear language and astonishing detail for all its length: sports, weights and measures, monetary units, rationing. Some of the instructions bring home the fact that America was itself a drastically different place sixty years ago; some of it brings into stark relief that by the time the US entered the war, Britain had been involved for over two years already.
But perhaps what makes it so funny now is the language itself, since phrases have changed so drastically in the last sixty years, something quite ironically stated in the first few pages: “The British have phrases and colloquialisms of their own that may sound funny to you. You can make just as many boners in their eyes….”

You will not be able to frustrate the enemy propaganda by denying those differences but admitting them openly and trying to understand them. For example, the British tend to be more reserved than us. In a small and crowded island where forty-five million people live, they learn to jealously protect their privacy and take care not to invade others.
Thus, the fact that Britons sit on the train or on the bus and do not engage in conversation with you does not mean that they are being arrogant or unfriendly. Most likely they are paying you more attention than you think. If they do not talk to you it’s because they do not seem indiscreet or rude.
Another difference: the British use expressions and colloquialisms that may sound strange to you. The same will happen to them with some of your expressions. It is not a good idea, for example, to say “bloody” (damn) when you are in the company of the British; for them it is one of the grossest words in their vocabulary. The expression: “I look like a bum” (I’m done a beggar) is offensive, since for them “boom” means “ass.”

The British have theaters and cinemas like us, but the entertainment space par excellence is the “pub”. The pub or public house is what we would call a bar or tavern. The usual drink is beer, which, unlike ours, is not an imitation of German beer but malt beer. (But they usually call it dry beer or “bitter”). Today, not much whiskey is drunk. Taxes in wartime have skyrocketed the price to about $ 4.50 a bottle. The British are beer drinkers and it does not affect them. Beer is now not as strong as in peacetime, but it can still make a man loose more than he should.
You will be welcome in the British pubs as long as you remember one thing: the pub is the tavern, the meeting place of the town or neighborhood, where men go to see their friends, not strangers. If you want to join a game of darts, first let them invite you.
Instead of “railroads” (railway tracks), “automobiles” (automobiles), and “radios” (radios), the British will talk about “railways”, “motorcars” and “wireless sets”. A “railroad tie” (sleeper) is a “sleeper”. A “freight car” (freight car) is a “goods wagon”. A man who works on the “roadbed” (ballast) is a “navvy” (railway pawn). A “streetcar” (tram) is a “tram”. The jargon of cars is just as different. A “light truck” (truck) is a “lorry”. The hood of the car is «hood». What we call “hood” (bonnet) they call “bonnet”. The “fenders” (fenders) are “wings”. «Wrench» is «spanner» (wrench). «Gas» is «petrol» (gasoline); when there is
In your first days of leave you may encounter difficulties due to differences in language. You will have to ask for “sock suspenders” to get “garters” (suspenders) and “braces” instead of “suspenders” (suspenders), if you need them. If you queue for «book» and not «buy» (book / buy) a train ticket or ticket for the «cinema» and not «the movies» (movies), you will do «queuing» (pronounced «cueing») in front from the box office. If you want a beer ask for the nearest pub. You will get medicines in the “chemist’s” (pharmacy), tobacco in the “tobacconist” (tabaquero), tools in the “ironmonger’s” (hardware store). If they invite you to visit someone’s apartment, they will call it “flat.”

7 pensamientos en “Instrucciones Para Los Soldados Estadounidenses En Gran Bretaña. 1942 — Varios Autores / Instructions for American Servicemen in Britain, 1942 by Various Authors

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .