Zona Templada — Jonathan Franzen / The Comfort Zone by Jonathan Franzen

Este me parece un muy buen breve ensayo que releo cada cierto tiempo, G. K. Chesterton afirma que una de las características de la mente infantil es su gusto por ponerse límites. Los niños deciden, por ejemplo, pisar solo las baldosas de un color, dejando fuera las otras, o ir andando por los bordillos, cuando pueden hacerlo tranquilamente por el paseo, y esta actitud les proporciona un inmenso placer. Una novela como Robinson Crusoe es apasionante no tanto por el naufragio sino por el hecho de que su protagonista no pueda abandonar la isla. Para Chesterton, ese juego de ponerse límites es uno de los placeres secretos de la vida y está en la raíz de toda expresión artística.
Lo mejor del ensayo es en realidad hay algo en el pequeño Jonathan Franzen, y en su conmovedora afición a las tiras cómicas de Schulz, que nos recuerda a Alonso Quijano entregado a la lectura compulsiva de novelas de caballerías. Alonso Quijano quiere ser uno de los caballeros andantes y transformar su vida en una aventura digna de ser vivida, y el pequeño Jonathan Franzen confundirse con los personajes de los dibujos y recuperar así, como quería Stevenson, «la creencia en la decencia última de las cosas».
En realidad nos pasamos la vida preguntando eso a los otros. Y vivir es aprender a aceptar que estos no tienen por qué ser lo que nosotros queremos que sean. Aceptar esa frustración sin demasiado dramatismo nos hace ser como los personajes de los cómics.

El propósito de una tira cómica, le gustaba decir a Schulz, era vender periódicos y hacer reír a la gente. Aunque esta formulación puede parecer, a primera vista, autodespectiva, de hecho es un juramento de lealtad, donde más allá de las peleas de sus hermanos mayores por gustos musicales como Bob Dylan o Frank Zappa. Además de las riñas de los padres se debe buscar una zona templada en todo hogar en caso necesario comprando un termostato si fuese necesario y a seguir disfrutando de snoopy , peanuts…

To my way of thinking it’s a very good short essay that reread every so often, G. K. Chesterton affirms that one of the characteristics of the infantile mind is its taste for setting limits. The children decide, for example, to step on only the tiles of one color, leaving the others outside, or to walk along the curbs, when they can do it quietly through the walk, and this attitude gives them immense pleasure. A novel like Robinson Crusoe is exciting not so much for the shipwreck but for the fact that its protagonist can not leave the island. For Chesterton, this game of setting limits is one of the secret pleasures of life and is at the root of all artistic expression.
The best of the essay is actually something in the little Jonathan Franzen, and in his moving fondness for Schulz comics, which reminds us of Alonso Quijano devoted to the compulsive reading of novels of chivalry. Alonso Quijano wants to be one of the knights errant and transform his life into an adventure worthy of being lived, and the little Jonathan Franzen get confused with the characters in the drawings and recover, as Stevenson wanted, “the belief in the ultimate decency of the things”.
Actually we spend our lives asking that to others. And to live is to learn to accept that these do not have to be what we want them to be. Accepting that frustration without too much drama makes us be like the characters in the comics.
The purpose of a comic strip, Schulz liked to say, was to sell newspapers and make people laugh. Although this formulation may seem, at first glance, self-deprecating, it is in fact an oath of allegiance, where beyond the fights of his older brothers for musical tastes such as Bob Dylan or Frank Zappa. In addition to the quarrels of parents should look for a warm zone in every home if necessary buying a thermostat if necessary and continue to enjoy snoopy, peanuts …

4 pensamientos en “Zona Templada — Jonathan Franzen / The Comfort Zone by Jonathan Franzen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .