19. Los cien días (Narrativas Históricas) — Patrick O’Brian / The Hundred Days (Vol. Book 19) (Aubrey/Maturin Novels) by Patrick O’Brian

Confieso que eché un vistazo a las reseñas de este libro antes de sentarme a leerlo y me preocuparon las observaciones bastante duras de varios lectores. No debería haber sido Esta es una novela de poder real. Ingenioso (a menudo de humor oscuro), inteligente y bellamente escrito, está completamente en una pieza con el resto de la serie. Todavía desconcertado por los críticos que afirman que esto fue fantasma y un poco preocupado por un escritor que se quejó de la muerte de Villier fue un problema porque ella era un personaje femenino tan fuerte. Bueno, sí, pero esto no es Oprah, ni se trata de la toma de conciencia tal como la conocemos a fines del siglo XX. Más bien, este trabajo es un vistazo fantísticamente imaginado de principios del siglo XIX, un tiempo bastante diferente del nuestro. Había oído hablar de O’Brian por primera vez a mediados de la década de 1970, pero no pude reunir mucho interés. ¿Guerras napoleónicas? ¿Marina Real? ¿Asi que? Luego, por alguna razón u otra, recogí ‘Master and Commander’ durante las vacaciones de Año Nuevo. Tres meses después, había leído cada una de las diecinueve novelas en secuencia. Una de las mejores experiencias de lectura de mi vida. ‘The Hundred Days’ es un trabajo totalmente más difícil que los que lo precedieron. Aubrey y Maturin han estado en esto durante mucho tiempo. La guerra con Napoleón se alarga y sigue. Las fortunas están hechas y perdidas. Amigos y familiares mueren. De hecho, hay muy poco de la alegría que se encuentra en los libros anteriores. Las opciones disponibles para una persona eran mucho menos en número a principios de 1800. Restricciones sociales, restricciones de clase, deber: cualquier cantidad de factores conspiraron para aplastar a una persona. Al final de ‘The Hundred Days’ Aubrey parece cansado y sin espíritu. ¿Y por qué no? Buenos amigos asesinados. Intriga política interminable Se enfrenta a enormes responsabilidades como el ‘Señor de la Mansión’ y miembro del Parlamento, así como los de su carrera naval. La muerte de la esposa de su mejor amigo y la muerte de Bonden, su patrón de mucho tiempo, son terriblemente dolorosos. Recuerde, Aubrey ha estado en el mar desde la edad de doce años. No es un lugar cálido y difuso para vivir. Es una existencia dolorosa y aislada. No, ‘The Hundred Days’ lo hace realmente, realmente correcto. Ha sido un viaje maravilloso para Aubrey y Maturin y todo lo demás, pero el costo ha sido enorme.

I confess I peeked at the reviews of this book before settling in to read it and was a bit worried by the rather harsh remarks by a number of readers. Shouldn’t have been. This is a novel of real power. Witty (often darkly humorous), intelligent and beautifully written it is completely at a piece with rest of the series. Still puzzled by those reviewers who claim this was ghosted and a bit troubled by one writer who complained Villier’s death was a problem because she was such a strong female character. Well yes, but this isn’t Oprah nor is this about consciousness raising as we know it at the end of the twentieth century. Rather, this work is a fantistically imagined glimpse into the very early nineteenth century-a time quite different from our own. I had heard of O’Brian first in the mid-1970’s but couldn’t rally much interest. Napoleonic Wars? Royal Navy? So? Then, for some reason or another, I picked up ‘Master and Commander’ over the New Year’s Holiday. Three months later, I had read each of the nineteen novels in sequence. One of the great reading experiences of my life. ‘The Hundred Days’ is an altogether tougher work than those which preceed it. Aubrey and Maturin have been at this for a great long while. The war with Napoleon drags on and on. Fortunes are made and lost. Friends and family die. There indeed is very little of the joy to be found in the earlier books. Choices available to a person were far fewer in number in the early 1800’s. Societal constraints, class strictures, duty-any number of factors conspired to grind a person down. By the end of ‘The Hundred Days’ Aubrey seems tired and spiritless. And why not? Good friends killed. Endless political intrigue. He faces huge responsibilities as the ‘Lord of the Manor’ and member of Parliament as well those in his naval career. The death of his best friend’s wife and the death of his long time coxswain Bonden are terribly painful. Remember, Aubrey has been at sea since the age of twelve. It is not a warm and fuzzy place to live. It is a painful and isolated existence. No,’The Hundred Days’ gets it really, really right. It has been a wonderful trip for Aubrey and Maturin and all the rest, but the cost has been huge.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .