El Chico De La Última Fila — Juan Mayorga

Esta es otra magnífica breve obra del autor donde la humana necesidad de fantasear, sobre uno mismo y sobre los otros, está en el corazón del montaje de la obra, tan extrañamente bello como los números imaginarios.
¿Qué fatalidad me condujo a este trabajo? ¿Hay algo más triste que enseñar literatura en bachillerato? Elegí esta profesión pensando que viviría en contacto con los grandes libros. Sólo estoy en contacto con el horror. Y lo peor no es enfrentarse, día a día, con la ignorancia más atroz. Lo peor es imaginar el día de mañana. Esos chicos son el futuro. ¿Quién puede conocerlos y no hundirse en la desesperación? Los catastrofistas pronostican la invasión de los bárbaros y yo digo: ya están aquí; los bárbaros ya están aquí, en nuestras aulas.
Así es nuestro profesor Germán desesperado hasta que da con la redacción de Rafa a partir de entonces ve un sentido a lo que hace y se involucra hasta con el padre de Rafa.
Intentas ayudar a otro, pero lo que el otro ve es que lo estás insultando. Todo depende de eso: del punto de vista. A veces me pregunto: ¿Cómo sería “Moby Dick” si el narrador fuese el capitán Achab? ¿Cómo acabaría?…

Cada chaval tiene un secreto, que nadie elige la última fila en vano y que los números imaginarios son tan extraños como hermosos. Los números imaginarios —raíz cuadrada de menos uno: sólo pensar en ella me da vértigo— son un maravilloso delirio de esa forma de poesía llamada Matemáticas. No son reales, pero les puede sumar y multiplicar, ¡y dibujar! No son reales pero resuelven problemas de este mundo. Se parecen a esos seres ficticios —Anna Karerina o los Karamazov, el Hombre del Saco o El Flautista de Hamelin— que no existen y, sin embargo, son menos frágiles que usted y yo.
La vida suele ser más frágil que las ficciones con que las sostenemos. También Rafa y sus padres —esa familia tan normal, tan rara cómo cualquier familia— tienen sus propios cuentos, sus mentiras con las que ir tirando.

El placer de asomarse a la vidas ajenas y sobre los riesgos confundir la vida con la literatura. Una obra sobre los que eligen la última fila: aquella desde la que se ven todas las demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s