Círculos — Manuel Ríos San Martín

Una novela coral e increíblemente realista, que pone su punto de mira en la sociedad, en las redes sociales, en los medios audiovisuales… Exponiendo como estos juegan y se ríen de los espectadores, en una extraña mezcla de manipulación e intento de despertar.
La narración empieza con fuerza, con un sorprendente asesinato en torno al que se desarrollará toda la trama. Todo avanza deprisa, empiezas a relacionar la información, conocer los personajes y formular hipótesis para averiguar el misterio. Sin embargo, por el camino va perdiendo esa tensión y suspense, llegando demasiado pronto a la resolución. Por lo que en ocasiones puntuales, puede resultar una lectura monótona. Esto podría haberse compensado con los personajes, ya que hay muchos y todos contrastan en sus personalidades y aspiraciones. Siguiendo con el aura de la novela, todos los personajes tienen en común un matiz oscuro o frívolo con la vida, están rodeados de violencia, soledad y dolor (cada uno a su manera). Por lo que tienen cierto aire a zombies modernos. Puede que haya sido esa ausencia de “alegría por la vida”, que no haya llegado a empatizar con ningún personaje o ilusionarme con la historia en general.
En resumen, la novela esta bien, tiene muchos aspectos buenos y un gran mensaje, pero es mejorable y no ha logrado en mí el impacto que buscaba.
En una sociedad en la que la gente es cada vez más superficial y la imagen es más importante que el interior, dos personajes en esquinas opuestas de la realidad, pero con el mismo cinismo: una chica rapada y llena de tatuajes que es al tiempo una activista social y una reina de instagram; y un detective de la vieja escuela. Los dos escapando de tragedias. Y seguimos a estos personajes por unos acontecimientos tan espectaculares como misteriosos. Concursos de la tele que acaban en muerte, animales que se quitan la vida, interferencias diabólicas en todas las pantallas…
Cuando todo está fatal ¿cómo protestar para que todo el mundo se entere de tu ira? ¿Cómo ser rebelde en un mundo que incorpora la rebelión como parte de su estética? Hay muchísimas preguntas fascinantes en esta novela, que se van abriendo en escenas súper impactantes, visualmente inolvidables –normal, dado que Manuel Ríos es director de ficción en la tele y en el cine.
Londres en una situación caótica, olores putrefactos y manda lo visual, sin duda las andanzas de Patrizia, Jellineck, tiburón blanco hacen pasar el rato pero pierde fuelle recordándonos al inicio a Orwell en pinceladas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s