Tierra De Campos — David Trueba

Una nueva novela ha sido leída del autor pero no es su mejor obra, para mi es de destacar:
Me gusta mucho el modo tranquilo y sereno con el que David Trueba se maneja explicando sus historias. También su curiosidad hacia lo novedoso bañada de respeto. El magnifico ser humano que esconde su narración.
Está muy bien cómo se pone en la piel de un “famoso” y el modo que tiene de esquivar lo que supone la fama desde el respeto y la integridad. La relación ambivalente con el padre, está muy bien descrita.
Se recomiendo a cualquier aficionado a la buena literatura en castellano contemporánea.
En cuanto a los peros:
Escribe de manera soberbia. Aun asi, no llega a otras anteriores verdadeamente geniales. Tal vez sea eso. Siempre esperas que en cada nueva novela se supere. Trata a los personajes con su estilo. Retrata a la perfeccion a los perdedores, que tienen conciencia de que lo son y asumen sus miserias . Personajes tristes que dibuja como nadie. Hay tramos algo pesados, pero aun asi son libros que se leen con agrado.

Tierra de Campos va de ese salto que propone Gus (un personaje inolvidable), de esa declaración de intenciones que ya se imprime en la primera página de este libro. Ya sabemos el final del cuento. Así que, puesto que conocemos cómo acabará, lo importante es disfrutar de lo que ocurre durante la narración, en el momento en el que saltas, justo cuando está sonando la canción. Tierra de Campos cuenta la historia de Dani, un músico que decide cumplir con la última voluntad de su padre y llevar su cadáver al pueblo que lo vio nacer. Ese camino hacia Tierra de Campos se llenará de recuerdos y Dani hará repaso de su vida. Es así como Trueba habla de las herencias recibidas (con un padre apegado a sus raíces, con una madre que las olvida por culpa del Alzhéimer), de la amistad, del testigo que se entrega de padres a hijos, de amores y de esas canciones que disfrutamos mientras suenan. Porque el mundo está lleno de canciones que un día dejaron de sonar. Me encanta Trueba. Esa facilidad que tiene para arrancar sonrisas en los entierros, para hacerte llorar en las bodas. Cómo te anima a reír en pasajes desoladores y te retuerce el ánimo cuando todo parecía ir tan bien. He subrayado tantos pasajes de este libro. Como cuando Dani recuerda la ausencia de su padre con el simple timbre de su casa, como cuando comprueba que su madre ya no le dará besos de buenas noches, como cuando se enamora de Oliva en una piscina con ayuda de un mensajero, como cuando descubre el secreto familiar, como cuando se encuentra con la ‘hija‘ de Mariana, o utiliza la Coca Cola para retratar una infidelidad, o cuando el alcalde del pueblo explica en qué consiste su museo de aperos. Siempre queda Bocanegra, la casa de Mallorca…

Me habría gustado contradecirle. Decirle yo tengo mis raíces, ahí fuera esas tierras son mis tierras. Pero no era cierto. Miré a mis hijos en el asiento de atrás. Ellos no podrían llevarme a enterrar, como había hecho yo con mi padre, a un lugar que significara algo para mí. Gus tenía razón. San Gus. Éramos lo que hacíamos. Las canciones, el divertir a la gente, alguien que baila o da palmas o tararea. No una placa ni una lápida en un cementerio. Posiblemente “tierra de campos” el nuevo álbum como le comentó a su hija Maya podría ser éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s