Jernigan — David Gates

El protagonista de esta historia, Jernigan, no dejará indiferente a nadie, tanto por lo insolente de su conducta como por lo irreverente de sus palabras. Gran novela, que retrata de forma cruel la destrucción personal, como opción legítima de un ser enormemente insatisfecho con su vida y con el mundo que le rodea.
Por su ironía, por su capacidad de autodestrucción, por su falta de respeto por todo: esta aparente sátira es un retrato, amplificado hasta la exageración pero tristemente real, de lo que cualquiera de nosotros guarda en su interior. La única diferencia es que la mayoría de nosotros no dejamos que salga a la luz. Casi nunca.
Que decir del comienzo en una caravana donde nos presenta a Tío Fred que no es tío y tampoco Fred pero con los excesos de la ginebra y el alcohol le salvó, todo con una música muy seleccionada bien country o temas muy irlandeses como Danny Boy, nos va adentrando con wild thing y sus tarareos con Martha, sus escarceos sexuales y todo regado también con drogas, cuidado con unas pastillas verdes.
Es un personaje desagradable pero por eso se le tiene aprecio pese a las chapuzadas arreglando una valla, lesiones en una mano y más fantasmas de este Quijote desvocado en su mundo esperpéntico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s