La Línea De La Belleza — Alan Hollinghurst

Esta es una magnífica novela que ganó el premio Booker y es más que un homenaje a Henry James, Nick está fascinado por la inalcanzable belleza de Toby, que es insistentemente heterosexual, pero también por el encanto de todos los Fedden, un encanto hecho de dinero, de clase, de cultura y de un saber vivir sin prejuicios, tan diferente de los modos de la conservadora clase media de donde procede Nick. Y no porque la familia Fedden sea de izquierdas: Gerald, el padre, es un político en alza en el gobierno de Margaret Thatcher; Rachel, la madre, es una Kessler, hija de una familia judía de las altas finanzas y hermana del barón de Hawkeswood.
Es el verano de 1983, y Nick, ingenuo y cortesano como un personaje de Henry James, se implicará cada vez más en el mundo de los Fedden, en esa Inglaterra de fiestas interminables y euforia económica, donde todo parece posible. Y la espléndida, suntuosa novela de Alan Hollinghurst se abre ante el lector como un vasto retablo de la era thatcheriana, visto, vivido y contado por un joven testigo inteligente y cándidamente arribista, a la vez crítico y seducido. Pero La línea de la belleza es también el relato de la entrada en la vida de una generación, la crónica de una educación sentimental, la elegía intensa e irónica de un fugaz paraíso que ya comenzaba a desvanecerse.
Qué decir de miembros parlamentarios pillados en relaciones sexuales, la ironía a ese aislacionismo tan british sobre la Unión Europea, al hablar de ciertas bebidas espirituosas desde Francia, encontramos también la inevitable resaca. El sida, arroja ya su sombra ominosa sobre la narración en la segunda. En esta novela, a la urgencia sexual se antepone una aguda y muy inteligente observación de la sociedad, y el contexto político siempre está presente».
La ironía siempre está presente porque Nick no tiene un gato pero si qué cuida y habla con Cath (Catherine). Además el amor más allá de la belleza esta siempre presente con Leo, en jardines, en habitaciones, es un adonis perfecto.
El autor es un estilista cuya mirada maliciosa y cruel no cesa de asombrarnos; es un retratista maravilloso, que encadena escenas magistrales con una maestría notable. Donde para nada este libro es un “derrumbe” como aparece citando el libro a un libro sobre las elecciones, pese a los excesos de los polvos, drogas, pero lo da el nivel económico y comienza el libro y recordemos que el sentimiento rancio que circula por las páginas de este libro tienen el don de seguir la línea de la belleza literaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s