Silencio — Thomas Raab

Esta novela de suspense pese a decirnos editorialmente que es una novela con la sensibilidad de Patrick Suskind y su perfume, nada más lejos de la realidad, se lee fácil y está bien para pasar el rato.
La trama es la de un niño “Karl” que si decimos un diablo es poco, tiene la cualidad de tener unos registros hipersensoriales y conoce a vecinos por los latidos, su madre Charlotte acaba desquiciada con su hijo y como le dice dime que me quieres pero encuentra la muerte. A todo ello su padre no pierde la esperanza de ir por la buena senda, pero en Jettenbrunn sin duda se le tiene miedo y más cuando Veronika aparece muerta en el estanque. Charlotte murió sin huellas de violencia y el médico está investigando.
En la última parte del libro adquiere importancia el abad Paolo Moroder y desde luego el pasado de Auböck, pesa demasiado en el pueblo con gente como Karl. El círculo se cierra con la llegada de Ana.
Ana.
Qué nombre tan bonito.
Ana.
Tu voz es nítida.
Tu grito es potente.
Tu dolor es intenso.
Aprende a soportarlo, en paz. Déjate llevar por el amor silencioso de tu madre, los cuidados de tu padre, y los míos.
Es hora de irse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s