La Santa — Mado Martínez

Esta novela fue agraciada con el XIX premio Ateneo Novela Joven de Sevilla y mi opinión personal es que el comienzo es interesante en un internado de Manderlay aunque realmente se llama Rosas del Cares, en Asturias, guarda secretos desde la muerte de su directora.
Sin embargo siendo una novela breve a medida que va desarrollándose la novela una cosa queda clara los personajes se vacían, se deshinchan y van vacíos como fantasmas en la trama y ni siquiera el indiano puede venir a nuestro rescate. Sin duda el terror psicológico se pierde en los Picos de Europa pero es una novela que se deja leer, el problema es que al entregarse un premio uno espera más y con el comienzo igualmente pero…

Uno no debería ponerle nombres malditos a los sitios. Una no debería llamarse Rebeca, ni bautizar un colegio con el nombre de Manderley, ni tentar a los hombres lobo, ni provocar la ira de María Cuchillos, ni soñar con un amor para toda la vida…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s