Izas, Rabizas Y Colipoterras — Camilo José Cela

Lo mejor de todo las fotos…¡Una maravilla!
¡Un homenaje a la historia de estas personas y, en general, a toda la sociedad.!
El libro es una descripción y recorrido personal por los conocimientos literarios del autor sobre la “eterna profesión”. Desde Ovidio, pasando por la edad media y toda la literatura existente, con algun apunte de la sociedad y la realidad de su tiempo.
¿Imaginaciones del autor, novelas y textos literarios o tal vez “recreaciones de la realidad” por parte del autor.?
No es de extrañar que pasara la censura. Es básicamente una explicación y descripción de “palabras y tèrminos” no académicos, referidos a la profesión más vieja del mundo”.
Una descripción de la mentalidad del autor, y tal vez de la época que vive y le pueden preceder… ¿La de ahora.? Lo que si es seguro es que es un reflejo de su mentalidad, de su época y de epocas anteriores a él.

El diccionario confunde la puta con la prostituta o ramera y a ésta la define diciendo: Mujer que hace ganancia de su cuerpo, entregada vilmente al vicio de la lujuria. Con resignación, más que con vileza, suele entregarse la ramera a la lujuria de los demás, que no a la propia. Dejemos esto. La puta y la prostituta o ramera no son una y la misma cosa, aunque puedan serlo. Propongo la siguiente definición: Puta. f. Mujer que fornica. 2. Ramera. Y para la otra voz, la que digo: Ramera. f. Mujer que fornica por interés. El pueblo distingue sagazmente lo que el diccionario confunde, y cuando dice «esta chica salió algo puta» o «la vecina del entresuelo es más puta que las gallinas», señala un concepto diferente a cuando, por ejemplo, dice «es una puta de cuarenta duros». En el primer caso se alude a que la dama putea y, en el segundo, a que putea profesionalmente y por interés (el verbo putear está mal definido en el diccionario ya que, sobre putañear, y aun antes, también significa: referido a la mujer, fornicar). Con todas conviene recibir lavajes; sobre todo con las putas vocacionales, temperamentales y amateurs, esto es, con las putas en 1.ª acepción, que las rameras suelen cuidar más la herramienta.

Mil ciento once son los sinónimos (teoría superada) y los parientes de las voces puta y ramera (sin descriminación, pour le moment). Reseñemos una docenita de fraile de botones de muestra:
Bagasa. Era de pocco seso, façie mucha lo cura, / Porque lo castigaban non avie nulla cura: / Cuntiol en est comedio muy grant desaventura, / Parió una bagassa dél una creatura. (Gonzalo de Berceo. Milagros de Nuestra Sennora).
Baldonada. La muger pública, que es común a todos por vil precio. (Sebastián de Cobarruvias. Tesoro de la lengua castellana o española).
Buscona. Salía de su casa una buscona piramidal… (Quevedo. La hora de todos y la Fortuna con seso).
Cantonera… el otro, como más entendido por ser un letrado de cantoneras… (H. de Luna. Segunda parte de Lazarillo de Tormes).
Cellenca. ¿Quemé yo tus abuelos sobre Cuenca, / Que en polvos sirven ya de salvaderas, / Aunque pese a la sórdida cellenca? (Quevedo. Riesgos del matrimonio en los ruines casados)
Coima. Coyma no estimo en dos chufas / a las yças desta tierra / que tomare las afufas / por vos mi colipoterra / soga nueua a Yngalaterra… (Anónimo. Carta a una señora en la germania con su canción)
Cortesana. Y lo mejor que tiene es que no es nada melindrosa, porque tiene mucho de cortesana… (Quijote).
Cotorrera. A vosotras, las busconas, damas de alquiler, sufridoras del trabajo, mujeres al trote, recatonas del sexto, mullidoras del deleite, jornaleras de cópulas, hembras mortales, ninfas del daca y toma, vínculos de la lujuria; lo cual, traducido en castellano quiere decir putas y cotorreras. (Quevedo. Premática de las cotorreras).
Daifa. ¿Y quieren estas daifas persuadirnos / Que no pueden guardar sus pertenencias / De peligros nocturnos? (Tirso de Molina. El vergonzoso en Palacio).
Descosida. La descosida dijo que de muy buena gana, y levantando el brazo me dio tan gran bofetada, que me echó en el suelo, diciendo: ¿Es tan bozal que pide dineros a las de mi oficio? (H. de Luna. Segunda parte de Lazarillo de Tormes).
Iza. Desta manera salimos de Sevilla con harto sentimiento de las izas… (Mateo Alemán. Guzmán de Alfarache).
Meretriz. Ermanos, yerua mala, diz, non faga rayz; / Fagamos que non pueda alçar çerviz, / Al omne traedor fijo de mala meretriz / Non deuie nul omne creer quantel diz.
Mujer del arte…

No culpemos a nadie, que el pecado es de todos. Vayámonos en silencio y llevando a rastras el fantasma de nuestra maltrecha conciencia. Aquí terminan las izas, las rabizas, las colipoterras, las hurgamanderas y las putarazanas. El que esté limpio de pecado que tire la primera piedra sobre la mujer. Absténganse los señalados por Cristo: el mentiroso, el prevaricador, el usurero, el perjuro, el hipócrita, el mal amigo, el mal hijo, el falsario, el desleal, el soberbio, el lujurioso, el intrigante, el calumniador, el intolerante, el vengativo, el orgulloso, el pedante, el cruel…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s