El Intruso: Mi Vida En Clave De Intriga — Frederick Forsyth

Debemos dejar claro que no es una novela al uso y son situaciones de su vida, que muy pocos morrales pueden vivir, es simplemente fenomenal. Forsyth es un gran vendedor de libros pero también es un buen escritor, su vida es más interesante que muchas novelas, uno de los capítulos me recordó la guerra de Biafra dónde la muerte por hambre de cerca de un millón de niños conmoción a la opinión pública del mundo y de ahí surgió la creación de Médicos Sin Fronteras
muy bien escrito.
Nos lleva en su infancia por Ashford, como vivió la Guerra, su padre que se fue a tierras malayas salvando vidas de apendicitis y el obsesionado con los aviones de la RAF, su estancia en Málaga, totalmente desconocida a la actual, nos habla de los toros y como fue a Marruecos y una alemana le doctoraba en otras artes.

Entonces ¿por qué, con el tiempo, me hice escritor? Fue pura chiripa. Yo no quería escribir, sino viajar por el mundo. Quería verlo todo, desde las nieves del Ártico hasta las arenas del Sahara, de las junglas de Asia a las llanuras de África. Como no tenía ahorros propios, opté por el trabajo que pensé que me permitiría hacerlo.
Cuando yo era adolescente mi padre leía el Daily Express, por entonces un periódico periódico de gran formato propiedad de lord Beaverbrook y dirigido por Arthur Christiansen. Los dos se enorgullecían enormemente de su cobertura internacional. A la hora del desayuno, me ponía al lado de mi padre y me fijaba en los titulares y en los sitios desde donde estaban firmadas y fechadas las noticias. Singapur, Beirut, Moscú…
Pero no se trataba de escribir, se trataba de viajar. No fue hasta los treinta y un años, de regreso de una guerra africana, y para variar sin blanca, sin trabajo ni posibilidad de encontrarlo, cuando se me ocurrió la idea de escribir una novela para saldar mis deudas. Era una idea descabellada.
Hay varias maneras de ganar dinero rápido pero, en una lista general, escribir una novela queda muy por debajo de robar un banco. Dos cualidades que debe tener un reportero: una curiosidad insaciable y un escepticismo obstinado. Muéstrame a un periodista que no se moleste en descubrir el porqué de algo y se crea lo que le dicen, y te mostraré a un mal reportero.
Un periodista nunca debería unirse a la clase dirigente, por tentadores que sean los halagos. Nuestro trabajo consiste en pedir cuentas al poder, no en asociarnos con él. En un mundo cada vez más obsesionado con los dioses del poder, el dinero y la fama, el periodista y el escritor deben guardar distancia, como un pájaro en una barandilla, observar el mundo, fijarse, sondear, a la gente, comentar cosas pero nunca sumarse. En resumen, deben convertirse en intrusos.

Sin duda a través de sus novelas nos va adentrando en su vida, como preparaba las novelas e incluso como con 50 años pierde sus ahorros debiendo comenzar de nuevo, el escritor nos va dando detalles de los procesos de elaboración de sus obras, sus dos mujeres… Todo acompañado con un álbum de fotos de su vida pilotando aviones, con sus padres, con Michael Caine que llevo el cuarto protocolo a la pantalla, sin duda al releerlo obtengo detalles nuevos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s