Vida De Familia — Akhil Sharma

Ajay Mishra tiene ocho años cuando, a finales de la década de los setenta, él, su hermano mayor y sus padres dejan Delhi para instalarse en Queens, Nueva York, porque a su padre le han ofrecido un trabajo.
El aterrizaje de esta familia india de clase media en el paraíso del consumo y los canales de televisión que emiten las veinticuatro horas les genera un choque cultural que sus miembros digieren en el empeño de adaptarse a su nuevo país. Tienen grandes esperanzas puestas en el hijo mayor, cuyas excelentes notas le van a permitir estudiar en un prestigioso instituto. Pero un accidente en una piscina que le deja graves secuelas cambia radicalmente el destino de los Mishra y sobre todo el del joven Ajay, a través de cuyos ojos se relata la historia. El paraíso muestra entonces su cara menos grata, el acoso al diferente en la escuela, la presión económica, la incomprensión del entorno…, y la familia está a punto de desmoronarse.
El padre deberá afrontar su alcoholismo, la madre tendrá que plantearse aceptar un trabajo por debajo de su cualificación y Ajay soportar la presión de ser tan brillante en los estudios como su hermano. Para él la literatura se acabará convirtiendo en un refugio y en un instrumento para entender y explicar la realidad.

La novela te va llevando entre el amor y el dolor a partes iguales, porque América no es el paraíso perfecto, describe muy bien las novedades:
Yo nunca había visto un grifo del que manase agua caliente. En la India, durante el invierno, mi madre madrugaba para calentar ollas de agua en la cocina para que nos bañáramos. Al ver el chorro de agua caliente, como si el hecho de que estuviese caliente no fuera nada del otro mundo, como si existiera un suministro inagotable, tuve la sensación de hallarme en un cuento de hadas, en uno de esos cuentos en que hay una jarra siempre llena de leche o una bolsa de comida que nunca se vacía.
Los días siguientes no cesó de maravillarme la riqueza de América. En la televisión había programas de la mañana a la noche. Yo nunca había subido a un ascensor y cuando apretaba un botón y el ascensor empezaba a moverse me sentía poderoso al ver que me obedecía. Recibíamos anuncios de papel de colores en nuestro reluciente buzón de latón en el portal.

Ellos conocerán el verdadero “sueño americano” idealizado. Cuando se topen de frente con la sanidad y las aseguradoras se darán cuenta de que siguen siendo extranjeros y ciudadanos de segunda. La familia se desintegra poco a poco, los principios de su cultura no tienen validez alguna, el precipio se acerca sin contemplaciones ni sentimentalismos. Una auténtica reflexión sobre el sentido y la validez humana en medio de una urbe implacable, devoradora de almas.
El único pero es que si el final hubiese estado trabajado un poco más la obra sería redonda pero sin duda es una más que interesante obra de este autor hindú que a quien la lea le dejara buenos ratos. Donde Hema a nuestra protagonista lo llevará entre el amor o el dolor, eso debe descubrirlo el lector.

La crítica esta en cada una de sus páginas:
La señora Sethi había sido una de las mejores amigas de mi madre. Nos había abandonado. En cuanto se supo que mi padre bebía dejó de hablarle a mi madre, dejó de visitarnos o de devolver las llamadas telefónicas de mi madre. En parte yo comprendía que era algo normal. ¿Por qué gastar tiempo con personas extrañas, problemáticas, engorrosas? ¿Para qué buscarse líos? Pero el mero hecho de que esto fuera una reacción normal aumentaba mi vergüenza.
En cuanto entré en Princeton, llamaba gente a casa y le pedían a mi madre que me llevara a la de ellos. Una de estas personas fue la señora Sethi. Nos invitó a comer en su casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s