Anatomía De Un MIR — María Valerio Sainz

Me ha entretenido el libro “Anatomía de un mir”, realista de la situación que viven los mir en España.
Si acaso he echado en falta el que se situaran anécdotas en las diferentes especialidades, tal vez ahí se queda un poco corto, ya que se centra en dos o tres especialidades solo.
Pero vaya, en general las anécdotas podrían extrapolarse a cualquier especialidad y a cualquier hospital.
Vision bastante convencional sobre la experiencia y vivencias de los médicos en formación por el sistema MIR. No esta mal pero le falta análisis y profundidad Aunque por momentos te saca sonrisas dando al traste con los clichés de series como Urgencias, Anatomía de Grey…
Acaba con una serie de casos verídicos que podrían estar en cualquier serie de ficción.

-Los MIR de Psiquiatría aprenden pronto que los llamados «casos interesantes» son en realidad marrones problemáticos que hay que aprender a evitar a toda costa. Para lo cual resulta muy útil haber cursado antes el seminario práctico de «Técnicas de evitación de pacientes muy interesantes».
En cuanto a lo de ver cosas raras… Pues al principio te puede la curiosidad y estás deseando ver el supercaso de super psicopatología. Luego lo que te puede es el cansancio de las guardias y ya no te apetece ver nada.
Enseguida te das cuenta de que no sólo las cosas curiosas, sino que cada caso (sea cual sea) te puede aportar algo, incluso lo que no te parecía tan interesante al principio.
-La mayoría coincide en que a veces son peores los familiares que los propios pacientes. De hecho, una de las especies más apreciadas en los hospitales es el llamado «yerno de los domingos». Suele ser ese familiar «que no se ha pasado a ver a la abuela enferma en los cuatro meses que lleva ingresada en el hospital, pero que cuando muere tiene que hacer una demostración pública de su cariño y una exaltación de su dolor ante el resto de la familia»». Suelen ser estos mismos, se quejan los MIR, los que se encaran con los médicos culpándoles de la muerte del paciente, o recriminándoles alguna cosa, para demostrar delante del resto que se preocupan (ahora).
Otro gremio que suele encararse a menudo con los médicos más jóvenes es el de los adolescentes camorristas.
-También deberíamos tomar más precauciones para evitar infecciones y el contagio de bacterias entre pacientes. Pero a veces es que no te das ni cuenta con el ritmo que llevas. Allá vas tú a explorar el abdomen con estas manitas, y luego tocas al siguiente paciente sin acordarte de lavarte. Y llevas dos semanas haciendo lo mismo en la UCI cuando se descubre que alguno de los ingresados tiene un bicho resistente a los antibióticos y que es posible que haya infectado también a alguien más.
-Para un residente, el paciente informado es un verdadero peligro. Como llegan con todo ya sabido de casa muestran cierta desconfianza hacia su médico, sobre todo si le dices que los síntomas que describe no corresponden probablemente más que con un simple cólico nefrítico. Enton ces te la lía y te dice que no sabes nada de Medicina, que quiere ver a tu jefe. La googlelización ha venido muy mal a los residentes.

La Urgencia es como la exageración de todo esto. Has de tomar decisiones muy rápido. El nivel de estrés es altísimo, cada uno va a lo suyo y no tener un referente, un tutor, a veces ni siquiera un residente mayor, añade un plus de presión.

-Uno de los problemas más frecuentes durante el primer año del MIR es la alteración del sueño. Entre los nervios y la novedad, lo normal es que en las primeras guardias cueste conciliar el sueño, sabiendo que el busca está alerta en la mesilla y puede sonar en cualquier momento.

Es necesario acabar con cinco mitos muy arraigados en la profesión sanitaria:
• Los médicos deben saberlo siempre todo.
• Dudar es mostrar que uno no está suficientemente preparado.
• El paciente siempre es el primero.
• La excelencia técnica es la que da satisfacción.
• Los pacientes, no los médicos, necesitan apoyo.
Estas creencias son falsas, y conducen a muchos errores.

Anuncios

Un pensamiento en “Anatomía De Un MIR — María Valerio Sainz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s