El Pibe — Gabriela Cerruti / El Pibe (The Kid) “Macri” by Gabriela Cerruti (spanish good edition)

Sin duda esta me ha parecido una interesante obra sobre el presidente de la republica Argentina, Macri quien siendo de clase acomodada era más amante de la slide que de el tenis, sin duda la tensión entre Franco (padre del presidente) y Macri es de lo más interesante aunque viviendo al otro lado del Atlántico sin duda se pierde el momento, pero me parece una obra a tener en cuenta sobre los negocios de los Macri empezando por su padre Franco, donde los negocios llaman al dinero y al poder.

Los paralelismos que durante años se tejieron entre los Macri y los Agnelli no fueron producto de fantasías o deseos de los involucrados.
IMPRESIT-SIDECO es desde sus orígenes una de las empresas de la poderosa familia italiana que se preciaba de «cogobemar» la península, y que estuvo implicada en casi todos los casos de corrupción develados en ese país.
La idea de la empresa como un Estado paralelo está en el origen mismo de la FIAT.
Fábrica Italiana de Automotores de Turín, FIAT, es también la palabra mágica con que se inauguran las sesiones de las logias masónicas y podría traducirse como «hágase la luz».
La empresa fue fundada en 1899 por el senador y terrateniente turinés Giovanni Agnelli como una escudería familiar especializada en autos de carrera. Pero luego de las guerras mundiales, importaron la tecnología Ford de producción en serie y se convirtieron en el motor italiano de la reconstrucción industrial de Europa. En algunos años, la FIAT había construido una verdadera ciudad industrial en Turín, era dueña de la Juventus, el equipo de fútbol, y del diario Corriere della Sera, controlaban la compañía de camiones Iveco, la de aviación FIAT avio, la de construcción Impregilio y la poderosa y glamorosa escudería Ferrari.
La asociación entre la empresa constructora de los Agnelli, IMPRESIT, Y la de los Macri, SIDECO — que devendría años después en la compra de la FIAT en Argentina por parte de los Macri—, fue el camino por el cual transitó la historia de la Familia y sus negocios; la forma de vinculación con los gobiernos de Italia y la Argentina durante décadas; la puerta a las grandes contrataciones del Estado pero también a la patria financiera; el escenario donde comenzarían a aparecer personajes como Licio Gelli y la Logia P2; José López Rega, los militares y los negocios con Libia. Pero también los sueños de ascenso social y la posibilidad de llevar a la Familia a la cima del poder mundial. Era la unión del Avvocato con el Ingegnere. Era, en definitiva, el adiós al inmigrante, al albañil, al constructor.

El crecimiento de las empresas y sus contratos con el Estado durante los gobiernos de Onganía y Lanusse no fueron óbice sin embargo para que se sumaran con entusiasmo al gobierno peronista.
El levantamiento popular ocurrido en Córdoba en 1969, donde los obreros de las plantas automotrices tuvieron un rol central, fue un golpe para la confianza de los empresarios automotrices en la capacidad de control de los militares. «Muchos empresarios y analistas políticos estaban convencidos —recuerda Franco Macri— de que las fábricas de autos habían garantizado cierta paz laboral gracias al “divide y vencerás”. A diferencia de otras industrias, existía una competencia real entre los dos principales sindicatos: la Unión Obrera Metalúrgica y el SMATA, Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor. FIAT, además, que poseía dos plantas en Córdoba, había logrado tener sindicatos propios, convencidos de que siendo independientes podían ser más objetivos y profesionales.
Macri eligió como socios en su emprendimiento a quienes serían desde entonces y para siempre sus hombres de mayor confianza: Alfredo Lisdero, jefe de un estudio jurídico que había oficiado de síndico de FIAT y SIDECO, y Eduardo Mayer, un conocido financista dueño de empresas de seguros como La Estrella y Juncal.
La manera en que quedaron a cargo del Banco fue sorprendente y poco clara y, para muchos en el mundo de los banqueros, . un clásico ejemplo de take over empresario.
Mayer había tenido una importante cantidad de acciones en el Banco y había intentado la misma maniobra algunos años antes, pero había fracasado cuando fue descubierto por el grupo mayoritario.
Esta vez, sumaron a la empresa a José Bartolucci, a quien Macri describe como «un simpático millonario que había hecho dinero con la industria farmacéutica» y con el know how de Lisdero y Zinn marcharon a París a comprar el 20% de las acciones en manos de Sudameris. De regreso en Buenos Aires, acordaron con la familia Gotelli que se quedarían con el control del Banco, desplazando al resto de los accionistas.

El secuestro de Revelli Beaumont sería sin duda uno de los eslabones en la cadena que precipitó la decisión de la FIAT de dejar la sede argentina en manos de los Macri. Y sería mencionado en varias oportunidades quince años después, durante el secuestro de Mauricio. Un secuestro que curiosamente se llevó adelante con mano de obra, técnicas y lenguajes demasiado parecidos a los del secuestro en París.

La Oficina Anticorrupción contra el presidente Fernando de la Rúa y el mismo Gastón Plá. El informe de la oficina Anticorrupción dedica algunos párrafos a la actuación del Grupo Macri.
«Resulta altamente llamativa a la actuación de este grupo empresario, tanto al momento de otorgar concesiones viales allá por 1990 como al momento de reconocerse el pago de una deuda millonada que incluye montos ilegítimos» y sostiene que el grupo «contó con personas allegadas a sus intereses en la Secretaría de Obras Públicas en los momentos estratégicos del desarrollo de estos contratos».
Servicios Viales, la empresa de Mauricio Macri, tuvo además otro récord al frente de su concesión.
Fue la empresa concesionaria que menos cumplió con el compromiso de inversión en obras y mejoramientos. El promedio sin ejecutar de todos los concesionarios hasta el año 11 de la conceción; decir 2001, era del 59%. Pero sin embargo el comportamiento había sido dispar. Mientras algunas, como Rutas del Valle S.A., habían ejecutado un 83% dé la inversión comprometida, en el otro extremo Servicios Viales —la empresa del ingeniero, quien ya en ese momento se presentaba como candidato a la jefatura del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires destacando capacidad de ejecución y gestión— exhibía tan sólo un 19% de inversión.

Mauricio Macri se sentía un experto en cloacas. Le parecía obvio y natural que la privatización de la histórica empresa estatal Obras Sanitarias de la Nación fuera para SOCMA. Era uno de a los que ponía en el directorio cuando hablaba de la reconversión de la empresa. «Si tenemos ingenieros que saben hacer las cloacas, tienen que poder administrarlas y cobrarlas.» Cobrar el agua, el gran recurso del futuro, le parecía sencillamente su gran visión empresaria.
No parecía haberle resultado traumática la experiencia en Morón, donde la construcción de la red cloacal en un acuerdo directo entre SIDECO y el intendente Juan Carlos Rousselot terminó un escándalo que incluyó la destitución del ex vocero de José López Rega.
Mauricio Macri sostiene todavía hoy que se trató de un caso espionaje industrial. Que alguno de sus gerentes cometió la torpeza de mencionar el número exacto por teléfono. El mismo Franco abona esta teoría cuando asegura que la información sobre el secuestro de Mauricio Macri fue lanzada en medio de una reunión de directorio de la empresa de Soldati, probando que sus teléfonos estaban intervenidos.
Sin embargo, otros análisis aseguran que, como en el caso de torres en Manhattan, una vez más los Macri habían acordado el grupo equivocado. A esa altura del gobierno menemista, en medio de las denuncias por lavado de narcodólares y con Domingo Cavallo intercediendo a favor de su amigo Santiago Soldati, el lobby de Mario Caserta no parecía ser el más indicado para ganar una licitación.
La pérdida de Obras Sanitarias fue sólo el comienzo de una serie de desbarajustes en el manejo de Mauricio en SIDECO: también iba a fracasar en la licitación del servicio de Aguas en la provincia de Buenos Aires; en dos años debieron retirarse de Corrientes aduciendo que era «incobrable» el agua en esa provincia y terrón vendiendo su participación en las empresas de Gas para la deuda con los bancos acreedores.

La historia del escándalo de MANLIBA comienza casi con el golpe militar de 1976. «Con el regreso de los militares al poder —relata Franco Macri—, la pulcritud se convirtió en una cuestión de Estado en Buenos Aires. Para los generales, la limpieza de la ciudad era tan importante como la de sus cuarteles. Tuvimos así campañas publicitarias que envolvieron al obelisco con slogans como “el silencio es salud” y otras exhortaciones al orden urbano. El grafiti estaba fuera de moda; la mugre era una desgracia cívica; la basura estaba en el orden del día.»
La descripción de Macri de lo que fue en realidad la propaganda pública del mayor sistema represivo de Latinoamérica estuvo acompañada por la decisión del ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz, de privatizar todos los servicios públicos.
Durante la preparación del Mundial de Fútbol 1978, los militares tomaron la primera resolución en ese sentido: crearon un ente denominado Cinturón Ecológico Área Metropolitana (CEAMSE), integrado por la provincia y la ciudad de Buenos Aires.

El secuestro le dio a Mauricio Macri una popularidad inusitada y nuevos contactos con los medios de comunicación y el poder político. Durante algunos meses, hasta que se llevó a cabo la detención amplificada por los medios de la «banda de los comisarios», Macri no se privó de hablar del tema. Pero un poco después por orden, según sostiene la Familia, del psicólogo de Mauricio, el tema pasó a ser prohibido terminantemente. De eso no se habla, ni en público, ni en privado.
Mauricio siente también que fue el gran boicot de su padre el que les impediría soñar para siempre con una transición tranquila en una empresa familiar. No ahorra detalles cuando tiene que contar cómo se sintió perseguido por su propio padre. «Me había estado preparando desde los cuatro años para eso… Cuando todos mis amigos iban a jugar o se iban de vacaciones, a mí me metía en reuniones larguísimas en Italia, en un idioma que yo no conocía… tenés que aprender, me decía todo el tiempo… vos vas a ser el jefe de la FIAT… Cuando llega el momento, me hago cargo de la empresa con la idea de renovar la licencia por diez años, que era la opción más segura y de ahí pegar un salto… Y el viejo se emperra en que no, o todo o nada. O nos dan Brasil también o les devolvemos Argentina… Me volvió loco, no me dejaba negociar, se metía en todo proceso.

Éstas son las empresas que sostenía el grupo según el balance de SIDECO del año 1999, por rubros:
· Distribución de gas: Inversora de Gas Cuyana S.A.; Distribuidora de Gas Cuyana.
· Autopistas: Servicios Viales S.A.
· Servicios postales: Correo Argentino S.A.
· Construcción: SIDECO Uruguay S.A; IECSA S.A.; IECSA Chile S.A.
· Generación y transporte de energía: Urugua-í S.A.
· Inmobiliaria y similares: Creafé Fiduciaria S.A.; Creaurban S.A.
· Otras actividades: SIDECO Brasil; Minera Geometales S.A.

Pero además, como «sociedades vinculadas» mediante asociaciones para proyectos y contratos en conjunto, se encuentran Distribuidora de Gas del Centro, Torres de Bulnes S.A.; Autopistas del Sol; Puentes del Litoral; MANLIBA S.A.; Aseo S.A.; Saframa S.A. y, en Generación y Transporte de Energía, Yacilec S.A. y LITSA S.A.
En el año 2000, con el nuevo gobierno de la Alianza, se concentró en el Correo por medio de ITRON y vendió MANLIBA y Aseo, las empresas de recolección de residuos en Buenos Aires y Córdoba.
Ese año además vendió Inversora de Gas Cuyana, Distribuidora de Gas Centro. Fueron compradas por 182 millones de dólares por la empresa Societa Italiana Per II Gas-Italgas.
En 2001, antes de la crisis de la convertibilidad, aumentó su participación en negocios ecológicos y de minería pero vendió su tenencia accionaria de Autopistas del Sol por 82 millones de dólares; cedió a Petrobras sus créditos contra Termorio por 11 millones de dólares; transfirió la totalidad de sus acciones de Unnisa Solugoes a Sanwer International por 64,2 millones de dólares y devolvió las acciones de Galicia Advent, quedando sin participación en la misma.
Así, cuando se produjo el pico de la crisis económica de 2002, SOCMA adquirió SOCMA Alimentos do Brasil; el 100% de las acciones de Rocío S.A. de Uruguay y el 40% de la empresa paraguaya Alicopá S;A. en liquidación, que había formado parte del grupo de empresas de Yacyretá.

En el gobierno de Néstor Kirchner, el 25 de mayo de 2003,SOCMA y su principal controlada, SIDECO, declaraban sólo estas empresas, por rubro:

· Autopistas: Servicios Viales S.A.
· Servicios postales: Correo Argentino S.A.
· Construcción: IECSA S.A.; Creaurban S.A.
· Generación y transporte de energía: Urugua-í; Comara, Cía. de Mandatos de la Región Austral S.A.
· Otras actividades: SIDECO Brasil S.A.; Minera Geometales; Macair Jet S.A.; YUTO S.A.; Sawer International; Profingar S.A.
· Informáticas: SEPSA S.A.
· Sociedades vinculadas: Autopistas del Sol, Puentes del Litoral, Yacilec S.A., LITSA S.A. Y SOCMA Alimentos do Brasil.

En esas condiciones, la sociedad se dispuso a conseguir una inyección de capitales que le permitiera un reordenamiento de su deuda sin tener que traer flujo de fondos desde el exterior y prepararse así para los proyectos de la nueva etapa.
Franco decidió entonces jugar el juego que mejor sabe y, tal vez, el que más le gusta.
Ese mismo verano se volvió un acérrimo kirchnerista. Entregó el Correo sin mayores quejas y hasta se ocupó de aclarar que la culpa de su fracaso había sido de Carlos Meném y de Femando de la Rúa, y que el gobierno de Néstor Kirchner no había tenido tiempo ni oportunidad todavía para cambiar las cosas.

En su particular y conocido estilo de construcción de poder, Néstor Kirchner primero arremetió contra el Grupo Macri, convirtiéndolo en el símbolo del empresariado menemista, corrupto y amigo del poder. Después de haberle dado ese «escarmiento», que en el caso de los Macri llegó hasta quitarles el Correo, sentó a sus mejores hombres a discutir las condiciones de la futura convivencia.
Leonardo Maffioli, Néstor Grindetti y Andrés Ibarra, los principales colaboradores de Mauricio Macri, fueron los encargados de negociar durante todo el ciño 2005 el préstamo del Banco Macro-Bansud, de Jorge Brito, que salvaría a SIDECO de la quiebra. Esa mesa de negociación fue organizada por el propio Brito y el ministro Julio De Vido, por orden del presidente Néstor Kirchner.

El acuerdo entre Leonardo Maffioli, a cargo de la negociación por parte del Grupo Macri, y el secretario de Comunicaciones, Guillermo Moreno, dejó a resguardo los intereses de SOCMA en la «reestatización» del Correo.
Macri ya no cargaba con las deudas que lo habían llevado a presentarse a la quiebra pero seguía manteniendo el principal activo del Correo: los gerentes de la empresa encabezados por Nicolás Sardella se mantuvieron en sus cargos y la tercerización de los servicios siguió haciéndose durante dos años más por medio de una empresa del grupo, FUREX S.A.
FUREX S.A. se constituyó en el año 1998, apenas los Macri ganaron el Correo, con el único objetivo de realizar «operaciones logísticas para la empresa Correo Argentino».
FUREX S.A. es de los amigos de las mesas de bridge de Franco Macri: Rafael Alazraki, Femando Marfil y Oscar Cristian Furlong. La empresa declara el mismo domicilio comercial que el Grupo Macri, en el edificio Catalinas. Los nombres se repiten en otras sociedades, ligadas al Grupo Macri, al grupo Yabrán pero también a las pasiones kirchneristas. Furlong es uno de los hermanos dueños de Furlong S.A., una empresa especializada en acarreo de vehículos; es además director de L’Egalité, organizadora de eventos deportivos, vinculada con SOCMA y con el club de los amores del presidente Kirchner, que presidía, por otra parte, Femando Marín: Racing Club. Furlong y Marín son parte de La Blanquiceleste, una agrupación de la política interna de Racing.

En principio, de acuerdo con los balances de IECSA y la información oficial que la empresa envió a los órganos de control, el cambio de accionistas sucedió de la siguiente manera:

· El 20 de junio de 2006, IECSA S.A. adquiere el 10°/o de las acciones de Calcaterra S.A.
· El 25 de agosto de 2006, IECSA S.A. adquiere el 40% de Calcaterra S.A.
· El 19 de marzo de 2007, IECSA S.A. adquiere el 50% restante de Calcaterra S.A., a un precio acordado de 8.100.641 dólares.
· Un mes después, SIDECO Americana S.A. vende su tenencia accionaria de IECSA al Sr. Ángel J.

Antonio Calcaterra, quien pasa a ser titular de 92.647.407 acciones ordinarias, lo que representa el 99,62% del capital y de 11.000.000 acciones preferidas. Esto es: Ángel Calcaterra compra IECSA, que a su vez había comprado unos meses antes a Calcaterra S.A.
· Calcaterra SACIFIYC cambia su denominación a ACSC SA por acta de asamblea del 17/01/2008.

La historia de Macri con China comenzó en 1988 cuando recibió en su casa al entonces presidente Yang Shangkun. En junio de 2004, cuando Néstor Kirchner llegó a China en visita oficial, algunos funcionarios del Macri Group, como se llamó la novedad, acompañaron al Presidente. Ese mismo año Franco abrió oficinas en Beijing, y a los dos años recibió un título que China otorga muy mesuradamente: Consejero Senior de Inversiones para América Latina.
Se asoció a la automotriz Chery para fabricar, como Chery-SOCMA, 22.000 autos económicos por año en Uruguay.
El ferrocarril volvió al control público en mayo de 2013 mediante la sociedad estatal Belgrano Cargas y Logística. En los dos años que siguieron, mientras Franco se quejaba de la desatención del gobierno nacional a la inversión china, la presidenta Fernández de Kirchner firmó con el mandatario Xi Jinping distintos convenios de financiación para el Belgrano Cargas, partes de un megaacuerdo por más de 4.700 millones de dólares.
China, la sexta economía mundial, es «el único país que puede darle hoy plata a la Argentina y hacer inversiones», enfatizó Franco. Y a él, el 4% de comisión por su gestión como trader, según se llama a sí mismo, en cada una de ellas.
La decisión de cerrar su etapa en SOCMA, Y con él sus expectativas sobre lo que Sociedades Macri debía ser, liberó a su hijo Mauricio.

En general la realización de los trabajos del Metrobús ha mostrado diferencias inexplicables, según relevó el auditor de la ciudad, Eduardo Epszteyn. Una viga en el Metrobús 9 de Julio costó 2.262 pesos; la misma viga, en el Metrobús Sur, llegó a 3.613 pesos. Las juntas de dilación costaron 35 pesos en el primero y 46 en el segundo; las baldosas guías, 176 pesos versus 364 pesos; las baldosas de alerta amarillo, 179 pesos contra 426.
Otras denuncias de sobreprecios apuntaron a los carriles exclusivos para colectivos sobre la Avenida 9 de Julio. Para construir diecisiete paradas se pagaron 173,8 millones de pesos: un promedio de 10,2 millones para cada una; el valor original se había estimado en 8 millones por parada, e iban a hacerse sólo catorce.
Las bicisendas y las ecobicis de la gestión de PRO resultan un progreso de valor, aunque existen problemas de planificación como, por ejemplo, que en el sur hay un centro de bicicletas públicas (el 19, en el Centro Metropolitano de Diseño) pero no se han construido bicisendas en las cuales rodarlas.
En la actualidad la ciudad tiene alrededor de 100 kilómetros de bicisendas. En 2010 cada kilómetro costó 550.000; según el Plan Plurianual de Inversiones Públicas 2011-2013, los primeros 36 kilómetros costaron 10 millones de pesos y se destinaron otros 32 millones con la perspectiva de sumar 80, lo cual no sucedió. En el Presupuesto 2015 que el gobierno de la ciudad envió a la Legislatura se solicitan valores de 1 millón de pesos por nuevo kilómetro de bicisenda a construir, más 30 millones para un servicio de consultora.
Una denuncia judicial ilustró que cada poste caminero de las bicisendas, esas estructuras señaladoras de plástico amarillo de medio metro de alto, salieron entre 418 y 600 pesos. La demanda, en la que asesoraron egresados de la Escuela Técnica de la Dirección Nacional de Vialidad, habla de «los megaprecios gestados desde el mismo gobierno».

El Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI), creado en 1999 y ya consolidado cuando Macri llegó al poder, es uno de los elementos positivos de su gestión. También el aumento de los visitantes a los museos de la ciudad en casi dos tercios. En cambio, las demoras infinitas en la reinauguración del Teatro Colón le valieron muchas críticas, a las que respondió como acostumbra: atribuyó la responsabilidad a la herencia de las gestiones anteriores y a los obstáculos de financiación que presuntamente le pone el gobierno nacional.

No doubt this has been an interesting work on the president of the Republic Argentina, Macri who being of wealthy class was more lover of the slide than of tennis, no doubt the tension between Franco (father of the president) and Macri is what more interesting although living on the other side of the Atlantic, the moment is undoubtedly lost, but it seems to me a work to be taken into account about the Macri’s businesses starting with his father Franco, where business calls money and power.

The parallels that for years were woven between the Macri and the Agnelli were not the product of fantasies or wishes of those involved.
IMPRESIT-SIDECO is from its origins one of the companies of the powerful Italian family that prided itself on “co-drinking” the peninsula, and which was involved in almost every case of corruption unveiled in that country.
The idea of ​​the company as a parallel State is at the very origin of FIAT.
Turin’s Italian Automotive Factory, FIAT, is also the magic word with which the sessions of Masonic lodges are inaugurated and could be translated as “let there be light.”
The company was founded in 1899 by the Turin senator and landowner Giovanni Agnelli as a family team specialized in race cars. But after the world wars, they imported Ford serial production technology and became the Italian engine of industrial reconstruction in Europe. In some years, the FIAT had built a real industrial city in Turin, owned Juventus, the football team, and the newspaper Corriere della Sera, controlled the Iveco truck company, the FIAT avio aviation company, the Impregilio construction company and the powerful and glamorous Ferrari team.
The association between the construction company of the Agnelli, IMPRESIT, and that of the Macri, SIDECO – which would become years later in the purchase of the FIAT in Argentina by the Macri, was the path through which the history of the Family and their businesses; the form of connection with the governments of Italy and Argentina for decades; the door to the large hirings of the State but also to the financial homeland; the stage where characters like Licio Gelli and the P2 Lodge would begin to appear; José López Rega, the military and business with Libya. But also the dreams of social ascent and the possibility of taking the Family to the top of world power. It was the union of the Avvocato with the Ingegnere. It was, in short, goodbye to the immigrant, to the mason, to the builder.

The growth of the companies and their contracts with the State during the governments of Onganía and Lanusse did not nevertheless prevent them from joining the Peronist government with enthusiasm.
The popular uprising that took place in Cordoba in 1969, where the workers of the automotive plants played a central role, was a blow to the confidence of automotive entrepreneurs in the military’s control capacity. “Many businessmen and political analysts were convinced – remembers Franco Macri – that the automobile factories had guaranteed a certain labor peace thanks to the” divide and conquer “. Unlike other industries, there was real competition between the two main unions: the Metalworking Workers’ Union and SMATA, the Union of Mechanics and Allied Automotive Transport. FIAT, in addition, had two plants in Córdoba, had managed to have their own unions, convinced that being independent could be more objective and professional.
Macri chose as partners in his venture who would be since then and forever his most trusted men: Alfredo Lisdero, head of a law firm that had officiated as a trustee of FIAT and SIDECO, and Eduardo Mayer, a well-known financier who owns companies insurance such as La Estrella and Juncal.
The way they were in charge of the Bank was surprising and unclear and, for many in the world of bankers,. A classic example of entrepreneur take over.
Mayer had had a significant number of shares in the Bank and had tried the same maneuver a few years before, but had failed when it was discovered by the majority group.
This time, they added Jose Bartolucci to the company, whom Macri describes as “a nice millionaire who had made money with the pharmaceutical industry” and with the know-how of Lisdero and Zinn went to Paris to buy 20% of the shares in hands of Sudameris. Back in Buenos Aires, they agreed with the Gotelli family that they would remain in control of the Bank, displacing the rest of the shareholders.

The story of the MANLIBA scandal begins almost with the military coup of 1976. “With the return of the military to power,” Franco Macri says, neatness became a matter of State in Buenos Aires. For the generals, the cleanliness of the city was as important as that of their barracks. We thus had publicity campaigns that involved the obelisk with slogans such as “silence is health” and other exhortations to urban order. Graffiti was out of fashion; the filth was a civic misfortune; the trash was on the agenda. ”
Macri’s description of what was actually the public propaganda of the largest repressive system in Latin America was accompanied by the decision of the Economy Minister, José Alfredo Martínez de Hoz, to privatize all public services.
During the preparation of the 1978 Soccer World Cup, the military took the first resolution in that sense: they created a body called the Metropolitan Area Ecological Belt (CEAMSE), made up of the province and the city of Buenos Aires.

The kidnapping gave Mauricio Macri an unusual popularity and new contacts with the media and political power. For several months, until the amplified detention was carried out by the “gang of commissaries”, Macri did not deprive himself of talking about it. But a little later, in order, according to the Family, of the psychologist from Mauritius, the subject was strictly forbidden. That is not talked about, neither in public nor in private.
Mauricio also feels that it was the great boycott of his father that would prevent them from dreaming forever with a quiet transition in a family business. He does not spare details when he has to tell how he felt persecuted by his own father. “I had been preparing since I was four years old for that … When all my friends went to play or went on vacation, I got myself into very long meetings in Italy, in a language I did not know … you have to learn , he told me all the time … you are going to be the head of the FIAT … When the time comes, I take over the company with the idea of ​​renewing the license for ten years, which was the safest option and from there hitting a jump … And the old man insists on not, or all or nothing. Either they give us Brazil or we give them back to Argentina … It drove me crazy, it did not let me negotiate, it got in every process.

These are the companies that the group held according to the balance of SIDECO of the year 1999, by items:
· Gas distribution: Inversora de Gas Cuyana S.A .; Cuyana Gas Distributor
· Highways: Servicios Viales S.A.
· Postal services: Correo Argentino S.A.
· Construction: SIDECO Uruguay S.A; IECSA S.A .; IECSA Chile S.A.
· Generation and transport of energy: Urugua-í S.A.
· Real Estate and the like: Creafé Fiduciaria S.A .; Creaurban S.A.
· Other activities: SIDECO Brazil; Minera Geometales S.A.

But also, as “related companies” through associations for joint projects and contracts, there are Distribuidora de Gas del Centro, Torres de Bulnes S.A .; Autopistas del Sol; Bridges of the Litoral; MANLIBA S.A .; Toilet S.A .; Saframa S.A. and, in Generation and Transport of Energy, Yacilec S.A. and LITSA S.A.
In 2000, with the new government of the Alliance, it concentrated on the Post through ITRON and sold MANLIBA and Aseo, waste collection companies in Buenos Aires and Córdoba.
That year he also sold Inversora de Gas Cuyana, Distribuidora de Gas Centro. They were purchased for 182 million dollars by the company Societa Italiana Per II Gas-Italgas.
In 2001, before the crisis of the convertibility, it increased its participation in ecological and mining businesses but sold its shareholding of Autopistas del Sol for 82 million dollars; yielded to Petrobras its credits against Termorio for 11 million dollars; transferred all of its shares of Unnisa Solugoes to Sanwer International for 64.2 million dollars and returned the shares of Galicia Advent, leaving no participation in it.
Thus, when the peak of the economic crisis of 2002 occurred, SOCMA acquired SOCMA Alimentos do Brasil; 100% of the shares of Rocío S.A. of Uruguay and 40% of the Paraguayan company Alicopá S; A. in liquidation, which had been part of the Yacyretá group of companies.

In the government of Néstor Kirchner, on May 25, 2003, SOCMA and its main controller, SIDECO, declared only these companies, by category:

· Highways: Servicios Viales S.A.
· Postal services: Correo Argentino S.A.
· Construction: IECSA S.A .; Creaurban S.A.
· Generation and transportation of energy: Urugua-í; Comara, Cía. of Mandates of the Southern Region S.A.
· Other activities: SIDECO Brasil S.A .; Minera Geometales; Macair Jet S.A .; YUTO S.A .; Sawer International; Profingar S.A.
· Computing: SEPSA S.A.
· Related companies: Autopistas del Sol, Puentes del Litoral, Yacilec S.A., LITSA S.A. And SOCMA Alimentos do Brasil.

Under these conditions, the company set out to get an injection of capital that would allow it to reorder its debt without having to bring in cash from abroad and thus prepare for the projects of the new stage.
Franco decided then to play the game he knows best and, perhaps, the one he likes the most.
That same summer he became a staunch Kirchner. He delivered the Post without any major complaints and even clarified that the fault of his failure had been Carlos Meném and Fernando de la Rúa, and that the government of Néstor Kirchner had not had time or opportunity to change things yet.

Néstor Kirchner first attacked the Macri Group in his particular and well-known style of power building, turning it into the symbol of the corrupt, menemista businessmen and friends of power. After giving him that “lesson”, which in the case of the Macri came to take away the Post, he sat his best men to discuss the conditions of future coexistence.
Leonardo Maffioli, Néstor Grindetti and Andrés Ibarra, the main collaborators of Mauricio Macri, were in charge of negotiating during the whole of 2005 the loan of Banco Macro-Bansud, of Jorge Brito, that would save SIDECO from bankruptcy. That negotiating table was organized by Brito himself and Minister Julio De Vido, by order of President Néstor Kirchner.

The agreement between Leonardo Maffioli, in charge of the negotiation by the Macri Group, and the Secretary of Communications, Guillermo Moreno, left the interests of SOCMA safeguarded in the “re-nationalization” of the Post Office.
Macri no longer charged the debts that had led him to file for bankruptcy but still maintained the main asset of the Post: the managers of the company headed by Nicolas Sardella remained in their positions and the outsourcing of services continued being for two years more through a group company, FUREX SA
FUREX S.A. was established in 1998, just the Macri won the post, with the sole purpose of carrying out “logistics operations for the company Correo Argentino”.
FUREX S.A. He is from the friends of Franco Macri’s bridge tables: Rafael Alazraki, Femando Marfil and Oscar Cristian Furlong. The company declares the same business address as the Macri Group, in the Catalinas building. The names are repeated in other societies, linked to the Macri Group, the Yabrán group but also to the Kirchner passions. Furlong is one of the brothers who owns Furlong S.A., a company specializing in vehicle hauling; He is also director of L’Egalité, organizer of sporting events, linked to SOCMA and the club of the loves of President Kirchner, who presided over, on the other hand, Fernando Marín: Racing Club. Furlong and Marín are part of La Blanquiceleste, a grouping of Racing’s internal politics.

In principle, according to the balance sheets of IECSA and the official information that the company sent to the control bodies, the shareholder change happened as follows:

· On June 20, 2006, IECSA S.A. acquires 10% of the shares of Calcaterra S.A.
· On August 25, 2006, IECSA S.A. acquires 40% of Calcaterra S.A.
· On March 19, 2007, IECSA S.A. acquires the remaining 50% of Calcaterra S.A., at an agreed price of $ 8,100,641.
· One month later, SIDECO Americana S.A. sells its shareholding of IECSA to Mr. Ángel J.

Antonio Calcaterra, who becomes the owner of 92,647,407 ordinary shares, representing 99.62% of the capital and 11,000,000 preferred shares. This is: Ángel Calcaterra buys IECSA, which in turn had bought a few months earlier at Calcaterra S.A.
· Calcaterra SACIFIYC changes its name to ACSC SA by meeting minutes of 01/17/2008.

Macri’s history with China began in 1988 when he received President Yang Shangkun at his home. In June 2004, when Néstor Kirchner arrived in China on an official visit, some officials of the Macri Group, as the novelty was called, accompanied the President. That same year Franco opened offices in Beijing, and within two years received a title that China grants very moderately: Senior Investment Adviser for Latin America.
He partnered with the Chery automaker to manufacture, like Chery-SOCMA, 22,000 cheap cars per year in Uruguay.
The railroad returned to public control in May 2013 through the state company Belgrano Cargas y Logística. In the two years that followed, while Franco complained about the national government’s neglect of Chinese investment, President Fernández de Kirchner signed with President Xi Jinping various financing agreements for the Belgrano Cargas, parts of a mega-agreement for more than 4,700 millions of dollars.
China, the sixth world economy, is “the only country that can give Argentina money today and make investments,” Franco said. And to him, the 4% commission for his management as a trader, as he calls himself, in each of them.
The decision to close his stage in SOCMA, and with him his expectations about what Sociedades Macri should be, freed his son Mauricio.

In general, the completion of Metrobús works has shown unexplained differences, according to the auditor of the city, Eduardo Epszteyn. A beam in the Metrobús 9 de Julio cost 2,262 pesos; the same beam, in the Metrobús Sur, reached 3,613 pesos. The delay meetings cost 35 pesos in the first and 46 in the second; the guide tiles, 176 pesos versus 364 pesos; the yellow warning tiles, 179 pesos against 426.
Other complaints of surcharges pointed to the exclusive lanes for buses on 9 de Julio Avenue. To build seventeen stops, 173.8 million pesos were paid: an average of 10.2 million for each; the original value had been estimated at 8 million per stop, and only fourteen were to be made.
The bike paths and ecobikes of the management of PRO are a valuable progress, although there are planning problems such as, for example, that in the south there is a public bicycle center (the 19th, at the Metropolitan Design Center) but it is not They have built bike paths in which to shoot them.
At present the city has around 100 kilometers of bike paths. In 2010 each kilometer cost 550,000; According to the Public Investment Plurianual Plan 2011-2013, the first 36 kilometers cost 10 million pesos and another 32 million pesos were allocated with the prospect of adding 80, which did not happen. In the 2015 Budget that the city government sent to the Legislature, values ​​of 1 million pesos are requested for a new kilometer of the bike path to be built, plus 30 million for a consulting service.
A judicial complaint illustrated that each road post of the bike paths, those yellow plastic signage structures of half a meter high, came out between 418 and 600 pesos. The demand, in which they advised graduates of the Technical School of the National Direction of Roads, speaks of “the megaprecios gestated from the same government”.

The Buenos Aires International Independent Film Festival (BAFICI), created in 1999 and already consolidated when Macri came to power, is one of the positive elements of its management. Also the increase of the visitors to the museums of the city in almost two thirds. On the other hand, the infinite delays in the reopening of the Teatro Colón earned him many criticisms, to which he responded as usual: he attributed the responsibility to the inheritance of previous efforts and to the financing obstacles allegedly placed by the national government.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s