El Ensayo General — Eleanor Catton

Esta es una novela de la autora neozelandesa ganadora del premio Booker en 2013 que destaca por ser una obra atípica, desconcertante, con una atmósfera muy bien elaborada más que la trama y escrita impecablemente. Trata por un lado de un suceso a un profesor de jazz y por otro la interpretación y las duras pruebas para destacar. (Stanley) Poco a poco los personajes de ambas acaban confluyendo. Contado en forma de diario mediante días y meses.

A través de la profesora de saxo los alumnos deben despertar en la pubertad lanzándose al mundo real además un profesor de jazz es acusado de abuso sexual (Saladin) en la escuela neozelandesa. Realmente será el profesor culpable de dicha acción a quien se le encuentra un sustituto o es víctima de una alumna a través de pulseras con la leyenda “follamé”. Isolde debe hacerse fuerte por lo sucedido a Victoria .

El escenario no es la vida real ni una copia de la vida real. Igual que en el caso de la estatua, el escenario no es más que un lugar en el que las cosas se hacen presentes. En el escenario hacemos que ocurran cosas que normalmente no suceden. El escenario es un lugar en el que la gente puede tener acceso a cosas que de otro modo no estarían a su alcance. El escenario es un lugar donde podemos presenciar cosas de tal modo que se vuelve innecesario sentirlas o experimentarlas por nosotros mismos.

Muchos les tenemos miedo a las mujeres. Les tenemos miedo cuando son mujeres de verdad y las deseamos vírgenes o santas o prostitutas. No conseguiremos enfrentarnos a ese miedo convirtiéndonos en mujeres, sino transformándonos en las cosas que ellas tocan, los espacios por los que se mueven, los gestos fracturados que no constituyen signos en sí mismos, pero que de todos modos son suyos y, por lo tanto, una parte de ellas. Si descubrimos el peso de esas pequeñas cosas, ellas aparecerán no como idea, sino como vida y totalidad.

Hay gente que solo ve los papeles que interpretamos y otra que solo ve actores que fingen. Pero es algo muy extraño e inusitado el que alguien vea las dos cosas a la vez: ese tipo de visión doble es un don. Si sus hijas están empezando a asustarlas, es porque comienzan a adquirir ese don.

El despertar de Stanley y los caminos de Isolde se pueden cruzar en una novela donde se nos cuenta la pubertad y las relaciones de los profesores como la de saxofón (Henderson) y Patsy y es que muchas relaciones se encierran en Abbey Grange.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s