Blancos Y Negros (Guerra En La Paz) — Arturo Campión

Me parece una buena novela donde las ideas de los pueblos de España estaban latentes en el imbricado social sin poder separarse unos de otros en pos de intereses, puede ser adscrita a la corriente del Realismo regionalista que, siguiendo sobre todo las huellas de José María de Pereda y su novela idilio, buscó retratar el paisaje y el paisanaje.
Unamuno dijo de esta novela que: «Como obra literaria, Blancos y negros es de lo más nutrido, de lo más compacto, de lo más hermoso que en estos años se ha hecho en España.»

La vida de un pequeño pueblo de la Barranca, la cual queda completamente mediatizada por el enfrentamiento entre Osambelas (burguesía enriquecida) y Ugartes (nobleza empobrecida). Encontramos en la novela una acertada imbricación de las diversas tramas sentimentales (Perico y María Isabel, Robustiana y Don Mario, Josepantoñi y Don Mario, etc.) y de las rivalidades personales (Cuadrau y Don Mario, Celedonia y Josepantoñi…) con el elemento político (las luchas de blancos y negros, carlistas y liberales, con capítulos de alto valor «documental»: la división del pueblo en bandos antitéticos, las triquiñuelas legales para ganar las elecciones…). Todo ello insertado, a su vez, en el contexto de una época que está conociendo profundos cambios sociales como los derivados de la decadencia de la nobleza rural tradicionalista y el ascenso de la burguesía liberal.
La familia representante de la tradición es la de Doña María y sus dos hijos, María Isabel y Mario.
Muchos de los personajes de la novela se construyen como parejas de contrarios (Osambela y Doña María, Cuadrau y Don Mario, Celedonia y Josepantoñi…). El contraste maniqueo lo observamos asimismo en la presentación de los personajes vascongados (la familia de Juan Bautista Oyarbide, sobre todo), que constituyen acabados modelos de bondad y virtud, frente a los personajes foráneos (sobre todo los hijos de Aquilino Zazpe, Celedonia y Casildo, verdaderos dechados de maldad). Campión idealiza el carácter y las costumbres tradicionales del pueblo vasco y fustiga las novedades venidas de fuera para distorsionar su alma.

El pueblo entero comentaba y execraba el asesinato, y hacía conjeturas acerca del asesino, y abrumaba a preguntas a don Rafael, para conocer hasta los más insignificantes pormenores de la tristísima escena desarrollada al comunicársele a doña María la muerte de su hijo, y nadie se acordaba de las elecciones, el secretario del Ayutamiento llamó discretamente a la puerta de don Juan Miguel.
Apenas podía contener la risa:
—Ya tenemos hecha la trampi-legal. El agua de gomas nos ha surtido. Los votos de Zubieta le he puesto a don Santiago, dejando pocos al carlista y al independiente, menos. De balde anduvo don Mario; pero si no le dan la cuchillada, escasamente ganamos; los mesantes tenían cada ojo, así.
Y formó un círculo con el índice y el pulgar.
El caso es que dos eras contiguas comenzaron la disputa, y desde allí se corrió como incendio por rastrojo. A la amenaza replicaba la burla, al sarcasmo la ironía. El agravio político se envenenaba con el pus del agravio personal, y los antagonismos particulares presentaban sus ángulos a los del partido. Tantos gritos rajantes, tantas voces broncas, tantos improperios, tantos retazos de historia familiar, local, regional, provincial y nacional como allí resonaron, sobre las eras estercoladas, se resolvían en una frase única, fórmula y resumen supremos: «¡más eres tú!».
Vacío el cesto de las injurias, exhausto el desaguadero de los insultos, los hombres, enardecidos por el sol que en las venas inyectaba fuego, se lanzaron unos contra otros a puñadas, mordiscos y coces, rodando y revolcándose frenéticos por el suelo.
Y cuando, al cabo, se logró restablecer el orden y llegó el caso de levantar los contusos y heridos, nadie hubiese podido decir quiénes eran los blancos y quiénes los negros, pues a todos les tiznaba y embadurnaba, parificándolos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s