Estos Años Bárbaros — Joaquín Estefanía

img_2227img_2228
Muy interesante, explica de manera clara como se ha llegado hasta la crisis y sus implicaciones. Como se han creado los intereses, se mantienen y perpetuan. Ademas, existen muchas referencias a otros economistas y/o libros. Sin duda eso es lo mejor la referencia a libros donde poder seguir informándote.

El mundo va camino de perpetuar lo que un australiano como Quiggin perpetuó como “zombies económicos” y sin duda este es el futuro donde ese 1% de la población dirige al 99% restante y donde el consabido estado del bienestar está haciendo aguas en esta planificación.
A todo ello España como podría ser el resto de los paises es un retrato de la bella y la bestia y donde uno de los varemos más ejemplificantes es que si la gente cada vez tiene más mal humor en la aceptación de los impuestos es que algo no va bien, la solidaridad se resquebraja y más en la España de la manga por hombro sin que pase nada.
La sociedad se va fragmentando con una sociedad del 70-30, frente al 70% que viven el 30% serán golpeados y vulnerables por cualquier cosa.(Alrededor de 14 millones). El austericidio de la U.E. está recogiendo la idea de Europa como un castillo de naipes donde se ven muchos miedos en el horizonte, al menos más que incertidumbre.Por momentos se tiene un malestar como un apaleamiento a través de las páginas pero sin duda lo mejor está por llegar y es a pesar de todo en la esperanza que debe existir.

Más pobres, más desiguales, más precarios, menos protegidos, más desconfiados, menos demócratas. Éste es el devastador balance que ha dejado la crisis económica en amplias zonas del mundo, en especial en el sur de Europa, convertido en el laboratorio mayor de los experimentos de la denominada ‘austeridad expansiva’. Una combinación tan desmesurada y tan desfavorable de elementos no se ha dado en la historia contemporánea más que en cuatro ocasiones: las dos guerras mundiales, la Gran Depresión y la Gran Recesión que empezó en el verano del año 2007. La austeridad se extendió durante los años setenta del siglo pasado para combatir el consumismo desaforado, el despilfarro de los recursos naturales…

Acabaré con una carta de una valenciana (Elisa Mollá Saval) en febrero de 2014 recogida en el libro, cualificada y así estamos muchos de los españoles los cuales no se creen las campañas del milagro de la recuperación.

Les escribo, queridos señores, para matar el hambre de madrugada.
Sí. Tengo 41 años.Estoy en la franja de edad invisible para ustedes.
Por alguna oscura razón, a pesar de sus leyes y constituciones,
sobrevivo gracias al arroz blanco, al amor materno y a la amistad.
También por pequeños trabajos que ustedes llaman economía sumergida.
A mí difícilmente me verán llorando por la televisión porque no tengo
hijos ni suficiente valentía para hacerlo. Pero si tengo a veces hambre,
insomnio y horror para pedir lo que, para mí, constituye un derecho
sagrado en toda democracia que se precie:comida. Son ustedes poco
dignos, caballeros. Cuando regresen a Europa para hablar de macroeconomía
piensen dos veces antes de decir que España ha hecho los deberes. Esta
carta se escribe para engañar al estómago, recuérdenlo. Esta carta es el
saldo pendiente de una ciudadana a la que se le está agotando el arroz y la
paciencia. No sonrían tanto, queridos dignatarios, porque son los abuelos
los que apuntalan este país con sus pensiones y ayudan a que no se desplome;
no son ustedes. Son indignos de una España llena de gente fuerte y agradecida
a pesar del abandono y la corrupción. Con el hambre ya cargamos unos pocos.
Tengan ustedes la decencia, al menos, de cargar con la vergüenza para
hacernos el paso algo más llevadero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s