La joven de las naranjas — Jostein Gaarder

Este breve libro que no llega al “mundo de Sofía” me ha dejado una sensación agridulce, por un lado es uno de esos libros, que creo que volveré a leer, precioso, distinto, visto desde el punto de vista de un niño (Georg y su pasión por la astronomía) que recibe una carta de su padre que murió hace muchos años, una gran historia de amor que conquista el corazón.
No tenía muchas esperanzas al comenzar la novela. Sin embargo, como todas las obras interesantes, la esencia de su naturaleza se va adentrando en la conciencia hasta percibir el enorme viaje que estás realizando.
Sin embargo, por momentos es una historia de amor lenta, tonta, obsesiva, neurótica, patética…, eso no es amor, ni eso es amar!. Una visión triste y desesperanzadora sobre la vida y la muerte, la peor que se puede tener. Tienes que leer todo el libro para llegar a una pregunta sin sentido porque no tiene remedio ni sirve para nada planteársela.

La vida es breve para todos aquéllos que realmente consiguen entender que el mundo un día acaba del todo. Muchas personas no consiguen comprenderlo. No todo el mundo tiene la capacidad de entender lo que en el fondo significa haber desaparecido para toda la eternidad. Hay demasiadas cosas que te obstaculizan esta comprensión hora tras hora, minuto tras minuto.
Más allá del tiempo no perdamos la ilusión sea en estas fechas u otras como el telescopio añorado por Georg, la joven de las naranjas, Sevilla…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s