Medusa — Alberto Vázquez – Figueroa

Sin duda este breve libro sirve para reflexionar en cuanto un senderista, se ve víctima de una gran tormenta en la montaña, amante del ecosistema y se caen las tecnologías y la electricidad, es decir en la época tecnológica, se depende del razocinio humano que se va perdiendo con la comodidad de las tecnologías, los dilemas para contactar entre el y su familia, su mujer Claudia. Detrás de todo puede estar una organización como “Medusa”.
¿Acaso hemos sido tan inconscientes como para no darnos cuenta de que corremos ciegamente hacia el abismo?
Hace poco más de treinta años alguien, nadie sabe exactamente quién, comprendió que un metal casi desconocido, el tantalio, poseía propiedades físico-químicas casi mágicas, puesto que era mucho mejor conductor de la electricidad y el calor que el cobre, a la par que dúctil, maleable, de gran dureza, con un alto grado de fusión e inoxidable, ya que tan solo lo ataca un ácido fluorhídrico que apenas existe en la naturaleza.
Pese a que había sido descubierto en 1820 por el sueco Jakob Bercelius, que le dio el nombre en alusión a Tántalo, el hijo de Zeus que entregó la ambrosía de los dioses a los seres humanos, y al que su padre castigó condenándolo a sufrir sed eterna, nunca se le había prestado una especial atención hasta que a la luz de dicho hallazgo los fabricantes de toda clase de aparatos electrónicos encontraron el cielo abierto.
Se había dado el pistoletazo de salida a una dura competición en la que lo único que importaba era ganar.
Ganar dinero, ganar prestigio, ganar tecnología, ganar cuotas de mercado…

Cuesta creer que con lo que invertimos en defensa no seamos capaces de defendernos de una pandilla de lunáticos.
—El problema estriba en que cuanto más nos protegíamos los unos de los otros a base de misiles, escudos antimisiles y armas nucleares, más desguarnecidos nos íbamos quedando al basarlo todo en un sistema que funciona por medio de unas ondas electromagnéticas… donde las máquinas deben estar al servicio de los hombres y no viceversa.

La masiva concentración de los recursos económicos en manos de unos pocos abre una brecha que supone una gran amenaza para los sistemas políticos y económicos, porque favorece a una minoría en detrimento de la mayoría, por lo que para luchar contra la pobreza es básico abordar el tema de la desigualdad.
Esta es la conclusión del informe Gobernar para las élites que ha hecho público Intermón Oxfam.
El estudio parte de datos de varias instituciones oficiales e informes internacionales que constatan la excesiva concentración de la riqueza mundial en pocas manos, sin contar que una considerable cantidad de esta riqueza está oculta en paraísos fiscales.
El informe de la organización, presentado en el Foro Económico Mundial, pretende que se adopten compromisos para frenar la desigualdad y advierte de que «las élites están secuestrando el poder político para manipular las reglas de un juego económico, que socava la democracia».
«Los inversores se han aprovechado de los rescates», afirma el informe, que va acompañado de datos que plasman con nitidez el aumento de la concentración de riqueza en pocas manos desde 1980 hasta la actualidad, o cómo la concentración y la brecha siguen aumentando pese a la gran recesión.

Internet es maravillosa pero tenemos que pensar que nunca hemos sido tan dependientes de algo. Jamás, y que lo que nos ha traído hasta aquí nos puede llevar de vuelta a la edad de piedra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s