Open (Memorias) — Andre Agassi & J.R.Moehringer

Este es un magnífico libro, releído más de una vez, de la biografía de este genio del tenis, independientemente de que te guste o no el tenis es seguro una vez que lo tomas no querrás dejarlo.
El comienzo es devorador, electrizante, duro… en el Open de EE.UU. donde Agassi está desconcertado, grandes dolores pero es un ídolo o quizás un héroe con pies de barro, demasiado obsesionado con la cortisona, debe ser infiltrado debido a dolores con sus riesgos o puede ser el agua de Gil, su entrenador que por lo que suda le hace hidratarse, pero sin duda su salvación es Steffi Graf , a quien presentarán en Wimbledon en 1991) Wendi se reirá cuando compra el tuxedo (smoking) para bailar con ella y quien fuese su piedra angular curiosidades de la vida, como sus 2 hijos y como buenas manías de los ídolos no deja a nadie tocar su bolsa de deporte, es su prolongación.

La obsesión compulsiva de su padre un Iraní que destacaba en el boxeo en Teherán y que solo quiere transmitir tenis a su vástago y creo que por momentos hace odiarlo con un monstruo que lanza bolas a Andre más de 2500 día y solo existe una obsesión que es mitigada cuando ve a su tío Isar, juega con gente mayor que el, tiene penurias y va a academias de tenis a otra zona del país donde empieza a rebelarse , juega en vaqueros… y uno de sus amores platónicos es una recogepelotas de un torneo (Wendi), su ídolo es Borg, el genio sueco.
Empieza a ganar sus primeros dólares ganando a gente mayor que el lo que viene bien ante la carestía que por momentos rodea a André y sirve para valorar más lo que rodea. Tendrá un escudero por el mundo como Philly y empezará a tomar cualidades de los mejores, Lendl…
Qué decir de sus primeros $90000 ganados en Brasil en un torneo, podría decirse que está tocando con los dedos las puertas del cielo.

Qué decir de la final de Roland Garros de 1990 que juega junto al ecuatoriano Gómez y perderá pero se hablará que viste de rosa y otras cuestiones cuando no quiere meterse con la prensa y se preocupa demasiado por la posibilidad de su postizo se caiga jugando al tenis y los comentarios en múltiples idiomas, bendita imagen…
La relación con Wendi da al traste al ganar Wimbledon en 1991, a partir de ese momento gente famosa, yates, lujo, Kevin Costner, Kenny G, Barba Streisand y para Agassi, Steffi era alguien inalcanzable y cuando rompe con Wendi que debe encontrarse a ella misma, no es feliz, André es víctima del alcohol y se encierra en sí mismo hasta llegar Brooke Shield. Quien será la responsable de que se rape el pelo y deje de mostrar inseguridades con sus postizos… Andre es el perfeccionismo y eso igualmente puede llegar a ser la destrucción.

No. Lo que a mí me hace falta es una nueva meta. Durante todo este tiempo mi problema es que he perseguido las metas equivocadas. Yo, en realidad, nunca he querido ser número uno, eso era algo que otros querían por mí. Muy bien, ya soy número uno. Muy bien, un ordenador me adora. ¿Y qué? Lo que creo que siempre he querido, desde que era niño, y lo que quiero ahora, es mucho más difícil de lograr, mucho más sustancial. Quiero ganar el Roland Garros. Si lo consigo, habré conseguido el triunfo en los cuatro torneos de Grand Slam. La baraja completa. Seré el quinto hombre en conseguir la hazaña en la llamada Era abierta, y el primer estadounidense en lograrla. No lo consiguió.
Desgraciadamente después de perder el rumbo en el tenis, le piden que se retire una temporada y coquetea con “gack” (metanfetamina de cristal). Brooke será pasado después de un viaje a Sudáfrica.

Sin duda la vida le sonríe cuando en los entrenamientos de un torneo organiza todo para un peloteo con Steffi, aquí ve a su diosa, aunque comete errores como mandarla flores cuando tiene un novio de 6 años, Stefanie será sin duda su mujer, en 2001 se casa y será uno de sus mejores momentos porque la vida y el tenis parecen seguir sendas diferentes al tener cáncer la madre de Agassi, sin duda Steffi es la felicidad plena de un chico llamado André Kirk Agassi, como uno de los jefes de su padre en el casino donde trabajaba.

A los jugadores les digo: a lo largo de vuestra vida oiréis muchos aplausos, chicos, pero ninguno significará más para vosotros que ese aplauso, el de vuestros colegas. Espero que todos y cada uno de vosotros oigáis ese aplauso al final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s