El jardín del profeta — Khalil Gibran

Este es otro magnífico libro que releo cada cierto de bajón por esconder enseñanzas de la vida de forma sencilla y con un estudio pormenorizado de la sabiduría como hace el libanés.
La ley de los marineros y del mar: si quieres libertad, tienes que acudir a la bruma. Lo sin forma está perpetuamente en busca de forma, lo mismo que las innumerables nebulosas buscan convertirse en soles y lunas; y nosotros, moldes rígidos que hemos buscado mucho y regresado a nuestra isla, debemos convertirnos una vez más en bruma y aprender del comienzo. Y ¿qué hay que pueda vivir y elevarse a las alturas si no se rompe y se convierte en pasión y libertad?
»Por siempre estaremos en busca de orillas en las que poder cantar y ser oídos.
La vida canta en nuestros silencios y sueña en nuestro dormir. Aunque nosotros estemos derrotados y abatidos, la vida está entronada y en la cúspide. Y, cuando lloramos, la vida sonríe al día, y es libre aunque nosotros arrastremos nuestras cadenas.
»A menudo damos a la vida nombres amargos, pero sólo lo hacemos cuando somos nosotros los que estamos amargados y sombríos. Y consideramos que está vacía y que no es aprovechable, pero sólo lo hacemos cuando el alma va a vagar por lugares desolados, y el corazón está ebrio de excesiva atención por uno mismo.
»La vida es profunda, elevada y distante; y aunque vuestra vista pueda alcanzar con esfuerzo a verle siquiera los pies, está sin embargo cerca.

No me llames sabio a menos que llames sabios a todos los hombres. Fruto joven soy, colgado aún de la rama, y todavía ayer era tan sólo una flor.
»Y no llames necio a nadie de vosotros, pues en verdad no somos ni sabios ni necios. Somos hojas verdes en el árbol de la vida, y la vida misma está más allá de la sabiduría, y con certeza más allá de la necedad.
Si sondeas las profundidades de tu corazón y escalas las alturas del espacio, oirás una melodía, y en esa melodía cantan la piedra y la estrella, la una con la otra, en perfecto unísono.
»Si mis palabras no llegan a tu comprensión, déjalas hasta que llegue otro amanecer. Si has arrojado esa piedra porque en tu ceguera has tropezado con ella, entonces también arrojarías una estrella si tu cabeza chocase con ella en el cielo. Pero vendrá el día en que recogerás piedras y estrellas igual que un niño recoge lirios de los valles, y sabrás entonces que todas esas cosas están llenas de vida y de fragancia».

Sólo cuando estáis perdidos en vuestro sí mismo más pequeño buscáis en el cielo lo que vosotros llamáis Dios. Ojalá encontréis caminos que conduzcan a vuestro sí mismo inmenso; ¡ojalá fueseis menos frívolos y preparaseis los caminos!
Marineros míos y amigos míos, sería más prudente no hablar tanto de Dios, a quien no comprendemos, y más el uno del otro, a quien podemos entender. Pero quisiera que supieseis que somos el aliento y el aroma de Dios. Somos Dios en hoja, en flor, y a menudo en fruto».

Encontraréis a esos hombres y a otros; encontraréis que el cojo vende muletas; y que el ciego vende espejos. Y os encontraréis al rico mendigando a la puerta del Templo.
Al cojo dadle vuestra rapidez, y al ciego, vuestra visión; y procurad dar algo de vosotros a los ricos pordioseros; ellos son entre todos los más necesitados, pues ciertamente nadie tenderá la mano en busca de limosna a menos que sea pobre de verdad, por más posesiones que tenga.
Camaradas y amigos míos, en nombre de nuestro amor, os digo que seáis innumerables caminos que se entrecrucen en el desierto, por donde vayan los leones y los conejos, y también los lobos y los corderos.
Y recordad lo que os digo: no os enseño a dar, sino a recibir, no a denegar, sino a cumplir; y no a producir, sino a comprender, con la sonrisa en los labios.
No os enseño el silencio, antes bien os enseño un canto no demasiado fuerte.
Os enseño vuestro sí más vasto, que contiene a todos los hombres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s