Mírame tonto. Las mentiras impunes de la tele — Mariola Cubells

Este es un interesante libro sobre la televisión y su trastienda, no por ello desconocido. Crítico y ácido cuando se debe a través de una profesional de la televisión valenciana. La audiencia lo justifica todo. No discuto su importancia, y por eso debemos saber quién la configura, cómo se modula. Pan y circo, más fácil y más barato. No dejo de sorprenderme ante la afirmación tajante: «esto es lo que quiere el público», como si la oferta fuera ajena y surgiera espontáneamente, como si nadie hubiera oído hablar de la educación del gusto, como si fuera el único criterio hasta el punto de llegar a constituirse en una tiranía.

Manipulamos concursos, si hace falta, para que ganen los guapos.O para mantener el ritmo. O para que no se aburran; sobre todo, no se aburran, por favor. Tergiversamos y editamos afirmaciones para que resulten más acorde a nuestros fines, porque eso es lo que nos han pedido nuestros jefes. En un informativo o en un programa estéril. Incitamos a nuestros subordinados a que hagan lo mismo. Y si se niegan, los despedimos, o en su defecto los ninguneamos.
Llevamos a individuos a la televisión sabiendo que su aparición en pantalla puede destrozarles la vida; nos reímos de su simpleza y la festejamos con el resto de compañeros. Con solidaridad y buen humor.
Ponemos la lupa en sus miserias y utilizamos nuestro poder de persuasión, nuestra capacidad para cambiar de registros y nuestro bagaje, a fin de convencerlos de que lo mejor para ellos es que hagan y digan lo que nosotros queremos…
Diseñamos programas zafios sabiendo que lo son, porque consideramos que muchos de ustedes son, simplemente, espectadores analfabetos.
Somos a menudo racistas, clasistas, despóticos, elitistas y crueles. Sin contemplaciones y sin arrepentimientos. Obedecemos órdenes intolerables.

La productora privada me contrató para dirigir un programa en La Primera de TVE. Un programa serio, de reportajes humanos en el contenido y vanguardistas en el formato. Arrancó y los resultados de audiencia de la primera entrega fueron escasos. Los ejecutivos de TVE se escandalizaron y le exigieron al productor ejecutivo del espacio que se olvidara, pero ya, de las promesas de calidad y rigor con las que todos nos habíamos llenado la boca. Los documentales desaparecieron y el programa se convirtió, así, de repente, en un debate histriónico sobré transexuales, sobre infidelidad, sobre machismo, sobre esoterismo, sobre sexo…
Tras la baja audiencia, la recomendación del ejecutivo principal (hoy flamante jefe en Antena 3) fue más o menos: “Destapa la caja de tus monstruos”.

Esa televisión tan vapuleada por unos, y que algunos teóricos defienden esgrimiendo razones de democracia (confundiendo los principios democráticos con la democracia agregativa, como si lo que hacen tres siempre fuera más democrático que lo que hacen dos), no es así por casualidad: detrás de cada programa, de cada informativo que se considera infame, hay una legión de pensantes y ejecutores que compra, vende y hace el espacio, sin ninguna conciencia sobre la responsabilidad moral del trabajo de periodista. Legión que manipula, tergiversa, concibe programas rastreros, noticias perversas, edita informativos intolerables. Y lo hace, lo hacemos, conscientemente, por distintos motivos. Y siguiendo unas pautas.
Casi todo el mundo distingue la mala televisión, aunque algunos se empeñen en criticar sólo a «Crónicas Marcianas» y salvar todo lo demás:
un informativo desenfocado, parcial, sectario; un programa histriónico, deshonesto; un espacio repleto de malas intenciones; una sucesión de imágenes y palabras que mueva lo peor de cada uno. Pero pocos saben cómo los profesionales la diseñamos y la hacemos posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s