Pan de limón con semillas de amapola — Cristina Campos

Esta novela ambientada en Mallorca me ha parecido interesante en cuanto es una novela como la vida misma y con personajes bien definidos destacando Mathias un alemán que es pareja de Marina, médico de una ONG y que trae al mundo a Naomi , una etíope que la marca y dará más de un quebradero a su amor Mathias, quizás más egoísta.
A todo ello por herencia de una persona tendrán un molino que harán panadería y Anna, la hermana de Marina, no tiene suerte en la vida, su marido es odioso y machista , su hija Ana es su baluarte pero Armando la da estabilidad sin embargo una enfermedad cortará de raíz sus ilusiones pero la vida continua.
El gran acierto de la novela son 2 personajes, una es la de Anna y la otra, la de su hija, Ana, ambas son tan diferentes cuando empieza la historia a cuando acaba… ambas terminan por encontrarse y encajar en un mundo que no era el suyo, conociendo su identidad y sintiéndose bien con ellas mismas, haciendo lo que realmente querían hacer y siendo ellas.
El entorno en el que la novela se desarrolla es precioso, en Mallorca. Es difícil que una autora te traslade a su lugar sin largas y pesadas descripciones y Cristina lo consigue, siendo capaz de hacerte oler el pan recién hecho y sentir que estas en ese molino antiguo con los vecinos del pueblo pidiendo una mejora del pan.
Es sin duda un alegato a la vida y los retos más allá de adopciones, paseos con niebla y un buen olor de una panadería artesana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s