Sociedades comparadas — Jared Diamond

Este es un magnífico breve libro, no más de 5000 palabras y se nos sacan los colores más de una vez a los humanos, donde se nos habla de las diferencias entre sociedades, unos países son ricos y otros pobres. La respuesta tiene que ver con dos conjuntos de factores: los geográficos y los institucionales. Simplemente, este capítulo se centra en los geográficos, no en los institucionales, cuyo análisis dejo para el capítulo siguiente.
Uno de los factores geográficos más importantes es la latitud. En general, los países situados en zonas templadas son considerablemente más ricos que los tropicales. Hasta los de este último grupo que cuentan con instituciones honradas, como Costa Rica, son más pobres que países europeos con instituciones no tan honradas, como Bulgaria.
Es interesante que la influencia de la latitud en la riqueza se observe incluso dentro de ciertos países con una amplia gama de latitudes de norte a sur. Por ejemplo, el noroeste de Estados Unidos.
Finalmente, otra desventaja económica derivada de los problemas sanitarios en las zonas tropicales es que en general las mujeres pasan mucho tiempo embarazadas o dando el pecho, pues traen al mundo a un número de niños suficiente para que algunos sobrevivan y no mueran de enfermedades tropicales. Sin embargo, a las mujeres embarazadas y lactantes les cuesta seguir trabajando.
Estas razones explican por qué las enfermedades tropicales no son únicamente una tragedia humana. Junto a la escasa productividad agrícola de los trópicos, constituyen el principal motivo por el que los países tropicales suelen ser más pobres que ricos.
Otro factor geográfico que suele causar pobreza es la falta de salida al mar.
Paradójicamente, los países ricos en recursos naturales suelen ser pobres. En concreto, basar las exportaciones de un país y su mercado de divisas en los recursos naturales es perjudicial para la economía. Estados Unidos sí tiene minerales valiosos y petróleo, pero ha escapado de la pobreza porque dichos recursos naturales solo representan una pequeña parte de su sector exportador: dependemos más de la industria y la agricultura.
En consecuencia, los economistas tienen que explicar una paradoja. Cabría esperar que los países con abundantes recursos naturales fueran ricos. Sin embargo, suelen ser pobres. De ahí que los economistas hablen de la «maldición» de los recursos naturales.
Se han identificado varios factores que explican por qué los recursos naturales suelen ser una maldición en vez de una suerte. Uno de ellos es que normalmente no se distribuyen de manera uniforme dentro de los países, sino que se concentran en ciertas zonas. Está claro que esa situación incentiva el estallido de guerras civiles y la aparición de movimientos secesionistas.
Otra de las razones que explican la maldición de los recursos naturales es que estos suelen generar corrupción. Cuando hay un producto fácil de esconder en el bolsillo, en un contenedor de transporte, en un oleoducto o gaseoducto, o dondequiera que sea fácil controlar el acceso a él, se invita a la corrupción.
Otra de las razones que explican la paradoja de los recursos naturales es que la gran cantidad de dinero que se gana con ellos suele incrementar el sueldo de quienes trabajan en ese sector. También suele llevar al aumento de los precios, ya que esos trabajadores, como tienen un buen salario, pueden pagar precios elevados. Sin embargo, esos salarios y precios abultados dificultan que otros sectores económicos compitan con los centrados en los recursos naturales y que prosperen.
Otro motivo por el que los países que ganan mucho dinero con los recursos naturales suelen ser pobres es que normalmente se olvidan de que algún día se quedarán sin ellos y tendrán que acabar desarrollando otros sectores económicos. Esperan que los diamantes y el petróleo sean eternos, no desarrollan otros sectores ni invierten en educación. De ahí que vuelvan a encontrarse en la pobreza cuando se agota el dinero de los recursos naturales.
Todos sabemos de países que, siendo ricos en recursos naturales, son económicamente pobres. Entre ellos figuran Nigeria y Angola, que tienen mucho petróleo; el Congo, rico en minerales; Sierra Leona, rica en diamantes; y Bolivia, rica en plata. Muchos países pueden considerarse afortunados por no tener ni diamantes ni petróleo.
Deberíamos tener presente la lección de que los problemas medioambientales y la superpoblación normalmente han ocasionado pobreza y derrumbes de sociedades en el pasado. En nuestro mundo globalizado, cuando los países se empobrecen y se vienen abajo, en general acaban creando problemas que les afectan no solo a ellos, sino también a otros países.

1. Un ejemplo evidente de factor que propicia las buenas instituciones es la ausencia de corrupción, sobre todo la gubernamental. Una persona se sentirá mucho más motivada para esforzarse si puede confiar en disfrutar de los resultados de su esfuerzo que si hay una gran probabilidad de que cargos públicos o empresas corruptos los reduzcan o le priven de ellos.
2. Otro factor íntimamente relacionado con la ausencia de corrupción es la protección de los derechos de propiedad privada frente a la confiscación por parte del Estado y el robo cometido por particulares.
3. En términos más generales, se puede mencionar el Estado de derecho, relacionado con los dos factores anteriores. Si hay leyes que determinan lo que debe ocurrir y tales leyes se aplican, entonces sabemos qué hacer y qué no hacer para acumular riqueza.
4. Un ejemplo concreto del Estado de derecho es el cumplimiento de los contratos, tanto públicos como privados.
5. Hay un conjunto de factores relacionados en cierta forma con los cuatro anteriores: el compuesto por los incentivos y las oportunidades para invertir el capital financiero. No basta con saber que no será confiscado, que no se perderá debido a la corrupción y que se cumplirán las leyes y los contratos.
6. Estos cinco conjuntos de factores que influyen en la calidad de las instituciones están relacionados entre sí. Otro factor, que puede considerarse parte del Estado de derecho, es un bajo índice de asesinatos.
7. Otro conjunto de factores incide en lo que se denomina «eficacia del gobierno». No basta con que este cuente sobre el papel con leyes virtuosas, sino que además debe ser eficaz a la hora de aplicarlas, de concebir políticas que fomenten el crecimiento nacional y de formar y promocionar a funcionarios bien cualificados.
8. Los siguientes cuatro factores se centrarán en las instituciones económicas. A los economistas les gusta subrayar la importancia de controlar la inflación. Si cabe esperar que la divisa nacional tenga prácticamente el mismo valor dentro de varios años, tiene sentido adoptar una estrategia económica a largo plazo.
9. Por último, otro factor en el que los economistas hacen hincapié al hablar de la calidad de las instituciones es la inversión educativa en capital humano. Si un país tiene un buen sistema educativo, la mayoría de sus ciudadanos podrá obtener una formación que les permita acceder a buenos puestos de trabajo. Por su parte, el gobierno desarrollará así el potencial económico de todos los ciudadanos, no solo de los pocos que puedan conseguir una formación.

En suma, unos países son mucho más ricos que otros. Las razones son múltiples y complejas. Quien insista en dar una respuesta simple a esta importante cuestión tendrá que buscarse otro lugar del universo para vivir, porque la vida en la Tierra es realmente complicada.
Las razones se encuadran en dos grupos: las geográficas y las relativas al gobierno y las instituciones, comentadas en este. Pero esos dos grupos de razones no son del todo independientes. Las buenas instituciones no caen del cielo, al margen de la geografía, en países que han tenido buena fortuna, sino que tienen su propia historia, que en parte ha dependido de la historia de la agricultura y de sus consecuencias.

China es interesante e importante por diversas razones. Es el país más poblado del mundo, el tercero con mayor extensión territorial, solo detrás de Rusia y Canadá, y una potencia económica y política en proceso de crecimiento. Es una de las dos cunas de la agricultura y de la civilización más antiguas del mundo, y una de las tres más antiguas respecto a la escritura. Culturalmente es la madre de las demás culturas del este de Asia, incluidas la japonesa, la coreana y las de las zonas continentales e insulares del Sudeste Asiático tropical. En parte también influyó en la cultura del nordeste de la India. Estas son las razones que explican el interés y la importancia de China.
¿Qué va a pasar con la China actual?
A fin de comprender la importancia de China, es preciso definir algo denominado «impacto nacional». El impacto de un país en el mundo —es decir, el total de lo que produce o de los recursos que consume— es el resultado de dos variables. El impacto nacional es igual al número de habitantes del país multiplicado por el índice de consumo o de producción per cápita.
China es el país con la mayor población del mundo. Hoy en día sus índices de consumo y de producción per cápita son bajos, pero su economía es de las que más rápido están creciendo entre los países grandes. Si logra alcanzar el mismo nivel de consumo per cápita que los países del primer mundo, su numerosa población hará que el consumo mundial de petróleo se duplique.
China ya sufre graves problemas medioambientales y demográficos. Su aire y su polvo contaminados llegan hasta Corea, Japón, Canadá y Estados Unidos. El número de automóviles se ha disparado en el país. La calidad del aire y del agua es tan mala que la esperanza de vida de un guardia de tráfico que trabaje en las calles de Pekín es de solo cuarenta y dos años. Los océanos de China están contaminados. El terreno del país padece una grave erosión.
Democracias como las europeas y la estadounidense tienen una ventaja intrínseca respecto a dictaduras como la china. Cuando los estadounidenses pensamos en lo que hace nuestro gobierno democrático, y cuando los europeos piensan en lo que hacen los suyos, es fácil que nos sintamos asqueados y pesimistas respecto a la democracia. Pero recordemos las palabras de Winston Churchill. En una ocasión en que alguien le explicaba por qué la democracia es una forma de gobierno débil y dubitativa, Churchill replicó: «Sí, la democracia es realmente la peor forma de gobierno, quitando todos los demás sistemas que se han probado en la historia».
Por eso creo que China no alcanzará el nivel de la Unión Europa o Estados Unidos.

Un problema global es la creciente desigualdad entre las naciones en un mundo globalizado. Cuando los océanos protegían a los países ricos de los más pobres, esas pobres gentes frustradas no suponían un peligro para Estados Unidos y Europa. Pero en este mundo globalizado el 11 de septiembre de 2001 dejó claro que ahora los frustrados, de los países pobres tienen formas de conseguir que nos alcancen su furia y su frustración, tanto por medios violentos como mediante una emigración imparable.
Un segundo problema mundial es la creciente escasez de recursos naturales y la extensión del deterioro medioambiental, de modo que los recursos son cada vez menores, especialmente en lo que se refiere a la industria pesquera, los bosques, el mantillo y el agua potable.
Un tercer problema que exige una respuesta mundial es el cambio climático, que con frecuencia se denomina erróneamente calentamiento global pero que va mucho más allá de este proceso, ya que está acentuando los fenómenos climáticos extremos, las tormentas y la acidificación del suelo, además de elevar el nivel de los mares y producir otros efectos globales.
Los problemas del mundo ofrecen motivos tanto para el pesimismo como para el optimismo. Entre los primeros, uno muy importante es la ausencia de un sistema de gobierno eficaz para el mundo, que permita tomar decisiones y afronte sus problemas. Por otra parte, la concentración de la riqueza y el poder en unos pocos países induce a un prudente optimismo. Solo Estados Unidos y China producen el 41 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Y solo cinco países o entidades —Estados Unidos, China, la India, la Unión Europea y Japón— producen el 60 por ciento. Esto significa que, aun a falta de un gobierno mundial eficaz, mucho podría lograrse mediante un acuerdo a cinco bandas entre Estados Unidos, China, la India, Japón y la Unión Europea, que mediante la imposición de barreras fiscales podrían presionar a los emisores del 40 por ciento de dióxido de carbono restante.

¿Qué podemos hacer para reducir el problema de la desigualdad?
Una respuesta sería: incrementar y mejorar los programas de ayuda exterior a los países pobres y los programas sociales dentro de cada país. Unos y otros se llevan a cabo con buena intención, pero sus resultados suelen ser decepcionantes.
Otro sector que requiere mayores inversiones y un conocimiento mejor es el de los programas de salud pública. Destinar un poco más de dinero a la sanidad puede reportar grandes beneficios. Pero se dispone de una cantidad limitada para esos programas. ¿Cuáles son las formas más eficaces de gastar ese dinero? Por ejemplo, la malaria es una de las principales enfermedades en los países tropicales pobres.
En consecuencia, por nuestro propio interés, los seres humanos deberíamos cuidar los recursos naturales de los que dependemos. Pero los ejemplos del atún rojo del Mediterráneo y de los caladeros europeos en general ponen de manifiesto que con frecuencia nos ha resultado difícil gestionar de manera sostenible los recursos naturales. En todo el mundo, debido a la sobreexplotación, se están reduciendo los caladeros, los bosques, la calidad del suelo, el agua potable disponible y otros recursos naturales renovables.
Por una parte, habría que resolver los problemas biológicos y físicos de la gestión sostenible de los caladeros y de otros recursos naturales. Pero también sería preciso afrontar los problemas sociales, políticos y económicos que conlleva la gestión de los recursos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s