Los Papas que marcaron la Historia — Luis Jiménez Alcaide

Sin duda este libro me parece muy didáctico además de interesante en todo lo concerniente a los “Papas”, cosas las cuales no conocía y todo lo que engloba. La mención más antigua de la palabra «papa» (derivada del griego «pappas») aparece en la tumba del pontífice Marcelino (siglo III), aplicándose también en esa época a otros obispos orientales, no siendo por tanto utilizada como exclusiva del Obispo de Roma hasta finales del siglo IV. Pero también se llaman papas a los líderes de otras Iglesias cristianas, como la Ortodoxa Copta, que postula que sus papas provienen desde San Marcos el Evangelista, o la Iglesia Armenia, que además los denomina katholikos. Igualmente al General de los Jesuitas se le llama papa Negro, por llevar sotana negra, mientras que los papas de Roma llevan sotana blanca desde San Pío V (siglo XVI).
Los papas de Roma también ostentan otros títulos, tales como Obispo de Roma, Vicario de Cristo, Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Sucesor de San Pedro, Príncipe de los Obispos, Sumo Pontífice, Primado de la Iglesia, Primado de Italia, Siervo de los Siervos de Dios, Arzobispo y Metropolitano de la Provincia de Roma, Padre de los Reyes, Patriarca de Occidente, Pastor del Rebaño de Cristo y Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano. Doscientos sesenta y cuatro papas han existido.

La elección del nombre Juan XXIII extrañó a todos, pues hacía más de quinientos años que ningún papa se hacía llamar así, cuando ese nombre había sido muy común entre los papas, por eso de que Juan fue el discípulo predilecto de Cristo. Los más informados cayeron en la cuenta de que el último papa Juan fue también un XXIII, aunque realmente fue el antipapa responsable de que ese nombre dejara de elegirse, y que fue depuesto en el concilio de Constanza en 1415. Pero realmente, el Juan XXIII ahora elegido debería ser Juan XXII, pues en la lista de papas no hay ningún Juan XX, ya que el que tomó el nombre de Juan XXI estaba convencido de que había existido un Juan en el siglo IX.
Era distinto a cualquier papa; era primero y ante todo un ser humano. Era un cristiano humilde, un católico universal, era el papa del universo. Sus colaboradores se quejaron de que había permitido que los comunistas ganasen muchos votos en las elecciones generales; incluso había concedido una entrevista a la hija del presidente ruso Kruschev y a su yerno, como redactor-jefe de Izvestia, en un momento delicado de la política italiana. Así, pues, se convirtió en el primer papa de la historia que fue atacado por la prensa de derechas de su tierra natal. Mientras que sus antecesores habían abroncado al mundo con denuncias, advertencias, condenas, etc., Juan XXIII lo amó, alentó, le sonrió como un querubín desde las alturas. La primera navidad como papa, después de la misa solemne, visitó hospitales de niños y ancianos y la prisión, que ningún papa después de Pío IX (en el siglo XIX) había visitado.
Frente al gobierno personalista de su antecesor, el papa Juan XXIII restableció el cargo de Secretario de Estado y revitalizó y renovó diferentes organismos de la curia, así como la costumbre de celebrar audiencias. Incrementó el Sacro Colegio Cardenalicio desde setenta a ochenta y siete u ochenta y nueve miembros, nombrando cardenales no europeos para dar al Colegio una composición demográfica más equilibrada y acorde con el carácter internacional del catolicismo.
Señaló el papa que sería bueno para la Iglesia y para el mundo que la Iglesia se pusiera al día. Debía de ser un Concilio pastoral, no dogmático ni condenatorio. En octubre del año 1962, el papa Juan XXIII, con ochenta y un años, en la alocución de apertura del Concilio Vaticano II, manifestó que no habría lugar para escuchar a los profetas de la condenación, que la Iglesia debía ponerse al día de una manera radical y sin temor, que por parte de Roma las guerras frías entre las Iglesias habían terminado y que no habría más anatemas. La presencia de observadores no católicos era un signo del cambio de corazón de la Iglesia. En efecto, asistieron dieciocho sectas cristianas no católicas romanas, y delegados del islán, del budismo y de otras religiones.
Las conclusiones sobre el deber de los católicos de practicar la «paternidad responsable» al planificar sus familias, reconociendo que traer al mundo tantos hijos como biológicamente se pudiese no siempre era una «bendición», con independencia del nivel de pobreza de la familia. También el papa Juan XXIII decidió que la misa podía celebrarse en lengua vulgar en vez del latín, aunque esta normativa no se implantó hasta el papado de su sucesor.
Recién inaugurado el Concilio se recrudeció la «guerra fría», con la crisis de los misiles de Cuba. El papa instó a los presidentes Kennedy y Kruschev a que obrasen con prudencia.
Otro rasgo importante del papa Juan XXIII fue su ecumenismo, relacionándose con personajes como el patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Oriente, con el que mantenía una amistad de sus tiempos en Grecia; con el arzobispo anglicano de Canterbury, primado de la Iglesia Anglicana, que hacía más de cuatro siglos que permanecía separada; con el moderador de la Iglesia Presbiteriana de Escocia o con el presidente de la Iglesia Episcopaliana de Estados Unidos.

Juan Pablo II, el Papa viajero, aclaró parte del pasado de la Iglesia con disculpas, teniendo el mérito de haberse esforzado más que ningún otro papa para disculparse por los crímenes y los errores cometidos en nombre de la fe: después de veintinueve papas, durante trescientos cincuenta y nueve años, aunque después de catorce años de su papado, se disculpó por la condena de Galileo por decir que la tierra giraba alrededor del sol; también expresó su pesar por la persecución de los protestantes durante los últimos cuatro siglos, y se disculpó ante los árabes por los crímenes cometidos en las cruzadas a Tierra Santa; igualmente pidió perdón por los abusos cometidos por el proselitismo durante la era del colonialismo europeo; condenó también el silencio de la Iglesia sobre los asesinatos de la Mafia en Italia; reconoció el Estado judío de Israel, aunque después de tres décadas de su elección. Pero a pesar de que disculpó muchas cosas, aún le quedaron muchas más: quema de brujas, comportamiento antisemítico durante muchos años, atropellos de la inquisición, etc.

Benedicto XVI, intelectual y alma gemela de su antecesor, con ideas conservadores respecto a muchos temas candentes, considera que el cristiano occidental vive en una era neopagana marcada por la idolatría del dinero, el prestigio, el placer y el poder. El 11 de febrero de 2013 anunció por sorpresa su dimisión, alegando falta de fuerzas, haciéndose efectiva el 28 de febrero del mismo año, abandonando el Vaticano en helicóptero, mientras que las campanas de toda Roma teñían, con destino a Castelgandolfo, donde desde el balcón del Palacio Apostólico dirigió sus últimas palabras como papa, dio la bendición y se retiró; la guardia suiza que custodiaba el portón fue relevada, a la vez que se cerraron los postigos, simbolizando de este modo el fin del pontificado, pasando a ser papa emérito, manteniendo el tratamiento de Su Santidad, con la intención de dedicarse a la oración y al retiro espiritual. Esta decisión de dimitir es excepcional en la historia del papado, si bien Gregorio XII (1415) dimitió para resolver el Cisma existente y Celestino V (1294) por considerarse incapaz de desarrollar unas labores que lo desbordaban. Hasta el 2 de mayo, el papa emérito residió en Castelgandolfo, trasladándose después al Monasterio Mater Ecclesiae, dentro del Vaticano, disponiendo, además de la suya, de una habitación para alojar a su hermano sacerdote cuando lo visite.

Jorge Mario Bergoglio, como Francisco (2013-?), en honor de San Francisco de Asís, que se caracterizó por su entrega a los pobres y su gran humildad; al parecer, le sugirieron el nombre de Adriano, por Adriano VI (1522-1523), que fue un reformista, o Clemente, como una venganza contra Clemente XIV (1769-1775), que fue el que prohibió la orden de los Jesuitas. Es el primer papa del Hemisferio Sur, el primero americano, el primero de habla hispana después de Alejandro VI (1492-1503) y el primero no europeo después del sirio Gregorio III (731-741). Su carácter sencillo y campechano ha ganado el corazón de muchos cristianos. Ha fijado su residencia en la Casa de Santa Marta, renunciado al Palacio Apostólicos usado desde el papado de Pío X (1903-1914). Hasta la fecha de terminación de esta obra, en este, hasta ahora corto, pontificado se ha apreciado una mejora de la imagen de la Iglesia, principalmente por el lenguaje claro y directo del papa Francisco, que proporciona titulares muy frecuentes contra la corrupción, mundanidad y ambición.

LISTA DE PAPAS EN LA HISTORIA
1. San Pedro (64?-67?)
2. San Lino (67?-79?)
3. San Anacleto (76?-91?)
4. San Clemente I (88?-101?)
5. San Evaristo (97?-109?)
6. San Alejandro I (105?-116?)
7. San Sixto I (115?-125?)
8. San Telesforo (125?-136?)
9. San Higinio (136?-142?)
10. San Pío I (140?-155?)
11. San Aniceto (155?-166?)
12. San Sotero (166?-175?)
13. San Eleuterio (174?-189?)
14. San Víctor I (189?-199?)
15. San Ceferino (198?-217)
16. San Calixto I (217-222)
17. San Urbano I (222-230)
18. San Ponciano (230-235)
19. San Antero (235-236)
20. San Fabián (236-250)
21. San Cornelio (251-253)
22. San Lucio I (253-254)
23. San Esteban I (254-257)
24. San Sixto II (257-258)
25. San Dionisio (259?-268)
26. San Félix I (269-274)
27. San Eutiquiano (275-283)
28. San Cayo (283-296)
29. San Marcelino (296-304)
30. San Marcelo I (308-309)
31. San Eusebio (309-310)
32. San Melquíades (311-314)
33. San Silvestre I (314-335)
34. San Marcos (336)
35. San Julio I (337-352)
36. Liberio (352-366)
37. San Dámaso I (366-384)
38. San Siricio (384-399)
39. San Anastasio I (399-401)
40. San Inocencio I (402-417)
41. San Zósimo (417-418)
42. San Bonifacio I (418-422)
43. San Celestino I (422-432)
44. San Sixto III (432-440)
45. San León I (440-461)
46. San Hilario (461-468)
47. San Simplicio (468-483)
48. San Félix II (o III) (483-492)
49. San Gelasio I (492-496)
50. Anastasio II (496-498)
51. San Simmaco (498-514)
52. San Hormisdas (514-523)
53. San Juan I (523-526)
54. San Félix III (IV) (526-530)
55. Bonifacio II (530-532)
56. Juan II (533-535)
57. San Agapito I (535-536)
58. San Silverio (536-537)
59. Vigilio (537-555)
60. Pelagio I (556-561)
61. Juan III (561-574)
62. Benedicto I (575-579)
63. Pelagio II (579-590)
64.- San Gregorio I (590-604)
65. Sabiniano (604-606)
66. Bonifacio III (607)
67. San Bonifacio IV (608-615)
68. San Deodato I (615?-618)
69. Bonifacio V (619-625)
70. Honorio I (625-638)
71. Severino (640)
72. Juan IV (640-642)
73. Teodoro I (642-649)
74. San Martín I (649-653)
75. San Eugenio I (654-657)
76. San Vitaliano (657-672)
77. Deodato II (672-676)
78. Dono (676-678)
79. San Agatón (678-681)
80. San León II (682-683)
81. San Benedicto II (684-685)
82. Juan V (685-686)
83. Conon (686-687)
84. San Sergio I (687-701)
85. Juan VI (701-705)
86. Juan VII (705-707)
87. Sisinio (708)
88. Constantino (708-715)
89. San Gregorio II (715-731)
90. San Gregorio III (731-741)
91. San Zacarías (741-752)
92. Esteban II (752-757)
93. San Pablo I (757-767)
94. Esteban III (o II) (768-772)
95. Adriano I (772-795)
96. San León III (795-816).
97. Esteban IV (816-817)
98. San Pascual I (817-824)
99. Eugenio II (824-827)
100. Valentín (827)
101. Gregorio IV (827?-844)
102. Sergio II (844-847)
103. San León IV (847-855)
104. Benedicto III (855-858)
105. San Nicolás I (858-867)
106. Adriano II (867-872)
107. Juan VIII (872-882)
108. Mariano I (882-884)
109. San Adriano III (884-885)
110. San Esteban V (885-891)
111. Formoso (891-896)
112. Bonifacio VI (896)
113. Esteban VI (896-897)
114. Romano (897)
115. Teodoro II (897)
116. Juan IX (898-900)
117. Benedicto IV (900-903)
118. León V (903)
119. Sergio III (904-911)
120. Anastasio III (911-913)
121. Landón (913-914)
122. Juan X (914-928)
123. León VI (928)
124. Esteban VII (928-931)
125. Juan XI (931-935)
126. León VII (936-939)
127. Esteban VIII (939-942)
128. Marino II (942-946)
129. Agapito II (946-955)
130. Juan XII (955-964)
131. León VIII (963?-965)
132. Benedicto V (964?-965)
133. Juan XIII (965-972)
134. Benedicto VI (973-974)
135. Benedicto VII (974-983)
136. Juan XIV (983-984)
137. Juan XV (985-996)
138. Gregorio V (996-999)
139. Silvestre II (999-1003)
140. Juan XVII (1003)
141. Juan XVIII (1003?-1009?)
142. Sergio IV (1009-1012)
143. Benedicto VIII (1012-24)
144. Juan XIX (1024-1032)
145. Benedicto IX (1032-1047?)
146. Silvestre III (1045)
147. Gregorio VI (1045-1046)
148. Clemente II (1046-1047)
149. Dámaso II (1048)
150. San León IX (1048?-1054)
151. Víctor II (1055-1057)
152. Esteban IX (1057-1059?)
153. Nicolás II (1059-1061)
154. Alejandro II (1061-1073)
155. San Gregorio VII (1073-85)
156. San Víctor III (1086-1087)
157. Beato Urbano II(1088-99)
158. Pascual II (1099-1118)
159. Gelasio II (1118-1119)
160. Calixto II (1119-1124)
161. Honorio II (1124-1130)
162. Inocencio II (1130-1143)
163. Celestino II (1143-1144)
164. Lucio II (1144-1145)
165. San Eugenio III (1145-1153)
166. Anastasio IV (1153-1154)
167. Adriano IV (1154-1159)
168. Alejandro III (1159-1181)
169. Lucio III (1181-1185)
170. Urbano III (1185-1187)
171. Gregorio VIII (1187)
172. Clemente III (1187-1191)
173. Celestino III (1191-1198)
174. Inocencio III (1198-1216)
175. Honorio III (1216-1227)
176. Gregorio IX (1227-1241)
177. Celestino IV (1241)
178. Inocencio IV (1243-1254)
179. Alejandro IV (1254-1261)
180. Urbano IV (1261?-1264)
181. Clemente IV (1265-1268)
182. San Gregorio X (1271-1276)
183. Beato Inocencio V (1276)
184. Adriano V (1276)
185. Juan XXI (1276-1277)
186. Nicolás III (1277-1280)
187. Martín IV (1281-1285)
188. Honorio IV (1285-1287)
189. Nicolás IV (1288-1292)
190. San Celestino V (1294)
191. Bonifacio VIII (1294-1303)
192. Beato Benedicto XI(1303-04)
193. Clemente V (1305-1314)
194. Juan XXII (1316-1334)
195. Benedicto XII (1334-1342)
196. Clemente VI (1342-1352)
197. Inocencio VI (1352-1362)
198. Beato Urbano V (1362-1370)
199. Gregorio XI (1370-1378)
200. Urbano VI (1378-1389)
201. Bonifacio IX (1389-1404)
202. Inocencio VII (1404-1406)
203. Gregorio XII (1406-1415)
204. Martín V (1417-1431)
205. Eugenio IV (1431-1447)
206. Nicolás V (1447-1455)
207. Calixto III (1455-1458)
208. Pío II (1458-1464)
209. Pablo II (1464-1471)
210. Sixto IV (1471-1484)
211. Inocencio VIII (1484-1492)
212. Alejandro VI (1492-1503)
213. Pío III (1503)
214. Julio II (1503-1513)
215. León X (1513-1521)
216. Adriano VI (1522-1523)
217. Clemente VII (1523-1534)
218. Pablo III (1534-1549)
219. Julio III (1550-1555)
220. Marcelo II (1555)
221. Pablo IV (1555-1559)
222. Pío IV (1559-1565)
223. San Pío V (1566-1572)
224. Gregorio XIII (1572-1585)
225. Sixto V (1585-1590)
226. Urbano VII (1590)
227. Gregorio XIV (1590-1591)
228. Inocencio IX (1591)
229. Clemente VIII (1592-1605)
230. León XI (1605)
231. Pablo V (1605-1621)
232. Gregorio XV (1621-1623)
233. Urbano VIII (1623-1644)
234. Inocencio X (1644-1655)
235. Alejandro VII (1655-1667)
236. Clemente IX (1667-1669)
237. Clemente X (1670-1676)
238. Beato Inocencio XI(1676-89)
239. Alejandro VIII (1689-1691)
240. Inocencio XII (1691-1700)
241. Clemente XI (1700-1721).
242. Inocencio XIII (1721-1724)
243. Benedicto XIII (1724-1730)
244. Clemente XII (1730-1740)
245. Benedicto XIV (1740-1758)
246. Clemente XIII (1758-1769)
247. Clemente XIV (1769-1775)
248. Pío VI (1775-1799)
249. Pío VII (1800-1823)
250. León XII (1823-1829)
251. Pío VIII (1829-1830)
252. Gregorio XVI (1831-1846)
253. Beato Pío IX (1846-1878)
254. León XIII (1878-1903)
255. San Pío X (1903-1914)
256. Benedicto XV (1914-1822)
257. Pío XI (1922-1939)
258. Beato Pío XII (1939-1958)
259. San Juan XXIII (1958-1963)
260. Beato Pablo VI (1963-1978)
261. Juan Pablo I (1978)
262.San Juan Pablo II (1978-2005)
263. Benedicto XVI (2005-?)
264. Francisco I (2013-?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s