La doble cara del narcotráfico — Ángel Martínez / The Two Ways Of Drug Trafficking by Ángel Martínez

Una novela sobre este mundo y pese a lo que parezca en boga, el fracaso del combate a las drogas es el hecho de que entre los años 1980-1993 el negocio del narcotráfico creció un 300%; y que del año 1980 al 2004 la industria creció en un 700%. Pero lo más preocupante es que del año 1990 al año 2011 el negocio de las drogas creció un alarmante 900%.
En cuanto a transporte de droga sobresalen dos lugares:
A) Los mexicanos que dominan este renglón, apoyándose en los 3.200 kilómetros de frontera con Estados Unidos, su movimiento guerrillero, los Zapatistas en Chiapas  y su corrupción fuera de control en todas las esferas civiles y militares.
B) Los dominicanos se han posicionado en el segundo lugar en transporte de drogas hacia los Estados Unidos. Cuentan para ello con su vecino, Haití, cuya frontera es protegida por militares dominicanos corruptos que se venden al mejor postor; y con la cercanía a Puerto Rico, país fuera de control debido a sus altos índices de delincuencia urbana por los más de 1.200.000 adictos que tiene la isla.

Nos adentra en la búsqueda de una persona y a partir de aquí nos lleva a las orgias en Jamaica, el fraude a una empleada de un banco…nos adentra en cómo se hacen estas jugadas, sinceramente me parece una novela que se deja leer y poco más.

En el año 1929 las mafias Italianas tenían a los Estados Unidos en Estado de convulsión a causa del trabajo que desarrollaban las organizaciones criminales. Al Capone y Lucky Luciano, sus líderes principales, llenaron de sangre las calles de los más importantes Estados de la nación Americana.

En algunas ocasiones estos criminales se hacían llamar: “La mano negra”.
Crearon lo que se denominó: “El código del silencio.”
 
Consistía en un punto muy tomado en cuenta por los ciudadanos comunes. El que hablaba con la Policía sería liquidado. Ya para el año 1946 la situación estaba fuera de control para las autoridades, pues los criminales se limitaban a enviar mensajes a los diferentes destacamentos de una sociedad aterrorizada que guardaba silencio y entorpecía cualquier tipo de Investigaciones surgidas a raíz de los múltiples asesinatos y hechos delictivos perpetrados en las diferentes ciudades. La colaboración que recibían las autoridades por parte de la comunidad, era nula.
Para contrarrestar esta situación se quería organizar lo que las agencias llamaban, programa de seguridad de testigos.

A novel about this world and despite what seems in vogue, the failure of the fight against drugs is the fact that between the years 1980-1993 the business of drug trafficking grew 300%; and that from 1980 to 2004 the industry grew by 700%. But the most worrisome is that from 1990 to 2011 the drug business grew an alarming 900%.
In terms of drug transport, two places stand out:
A) The Mexicans who dominate this line, relying on the 3,200 kilometers of border with the United States, their guerrilla movement, the Zapatistas in Chiapas and their corruption out of control in all civil and military spheres.
B) Dominicans have positioned themselves in second place in transporting drugs to the United States. For this, they count on their neighbor, Haiti, whose border is protected by corrupt Dominican soldiers who sell themselves to the highest bidder; and with the proximity to Puerto Rico, a country out of control due to its high rates of urban crime by the more than 1,200,000 addicts that the island has.

It takes us into the search of a person and from here it takes us to the orgies in Jamaica, the fraud to a bank employee … it takes us into how these moves are made, sincerely it seems to me a novel that lets itself be read and little more.

In 1929, the Italian mafias had the United States in a state of convulsion because of the work carried out by criminal organizations. Al Capone and Lucky Luciano, its main leaders, filled the streets of the most important states of the American nation with blood.

Sometimes these criminals called themselves: “The black hand”.
They created what was called: “The code of silence.”

It consisted in a point taken into account by ordinary citizens. The one who spoke with the Police would be liquidated. By 1946, the situation was out of control for the authorities, since the criminals limited themselves to sending messages to the different detachments of a terrorized society that was silent and obstructed any type of Investigations arising from the multiple murders and criminal acts perpetrated in different cities. The collaboration that the authorities received from the community was null.
To counteract this situation, we wanted to organize what the agencies called the witness safety program.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s