La doble cara del narcotráfico — Ángel Martínez

Una novela sobre este mundo y pese a lo que parezca en boga, el fracaso del combate a las drogas es el hecho de que entre los años 1980-1993 el negocio del narcotráfico creció un 300%; y que del año 1980 al 2004 la industria creció en un 700%. Pero lo más preocupante es que del año 1990 al año 2011 el negocio de las drogas creció un alarmante 900%.
En cuanto a transporte de droga sobresalen dos lugares:
A) Los mexicanos que dominan este renglón, apoyándose en los 3.200 kilómetros de frontera con Estados Unidos, su movimiento guerrillero, los Zapatistas en Chiapas  y su corrupción fuera de control en todas las esferas civiles y militares.
B) Los dominicanos se han posicionado en el segundo lugar en transporte de drogas hacia los Estados Unidos. Cuentan para ello con su vecino, Haití, cuya frontera es protegida por militares dominicanos corruptos que se venden al mejor postor; y con la cercanía a Puerto Rico, país fuera de control debido a sus altos índices de delincuencia urbana por los más de 1.200.000 adictos que tiene la isla.

Nos adentra en la búsqueda de una persona y a partir de aquí nos lleva a las orgias en Jamaica, el fraude a una empleada de un banco…nos adentra en cómo se hacen estas jugadas, sinceramente me parece una novela que se deja leer y poco más.

En el año 1929 las mafias Italianas tenían a los Estados Unidos en Estado de convulsión a causa del trabajo que desarrollaban las organizaciones criminales. Al Capone y Lucky Luciano, sus líderes principales, llenaron de sangre las calles de los más importantes Estados de la nación Americana.

En algunas ocasiones estos criminales se hacían llamar: “La mano negra”.
Crearon lo que se denominó: “El código del silencio.”
 
Consistía en un punto muy tomado en cuenta por los ciudadanos comunes. El que hablaba con la Policía sería liquidado. Ya para el año 1946 la situación estaba fuera de control para las autoridades, pues los criminales se limitaban a enviar mensajes a los diferentes destacamentos de una sociedad aterrorizada que guardaba silencio y entorpecía cualquier tipo de Investigaciones surgidas a raíz de los múltiples asesinatos y hechos delictivos perpetrados en las diferentes ciudades. La colaboración que recibían las autoridades por parte de la comunidad, era nula.
Para contrarrestar esta situación se quería organizar lo que las agencias llamaban, programa de seguridad de testigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s