¿Los españoles son de Marte y los catalanes de Venus? — Anna Grau

Este es un interesante breve libro sobre esta periodista catalana y que tiene la grandeza de ver los puntos de vista de ambos lados a través de una serie de entrevistas nos adentra en el problema creado y donde se destila buen humor igualmente. Incluso como no se puede ser perfecto intento la intervención de personajes de diferente sesgo que desgraciadamente rehusaron sobre este tema.
Por sus páginas desfilan Pujol, Esperanza Aguirre, muy catalana y que decir de la tensión entre Roca y Pujol pero sin duda coincido con González Urbaneja, Madrid sin su sentimiento nacional es un crisol de identidades que ha creado una marca y un negocio.

Lo mal, rematadamente mal o incluso fatal que lo han hecho los dos partidos grandes y principales, PP y PSOE, a quienes todo el mundo pide cuentas del actual desastre de relación entre Cataluña y el resto de España. De orgullosos y alabados pilotos de la Transición, socialistas y populares se han visto arrastrados por el fango del cuestionamiento, las acusaciones de corrupción masiva y de ser, en suma, los mamporreros de un Estado de las autonomías condenado al fracaso desde el minuto uno. Puede ser, pero ¿qué recambios tenemos? Vamos a parar un segundo a coger aire y a pasar revista a las alternativas.
Empecemos, si les parece, por los sindicatos, que hace tiempo que funcionan en este país como partidos políticos bis. En todo caso son, por su naturaleza y su ambición transversal, termómetros sensibilísimos de cuándo y por dónde empieza a cambiar el viento. Los sindicatos han sido acusados, sobre todo en Cataluña, de desviarse del recto camino social para adentrarse en berenjenales políticos con desigual acierto y fortuna y haciendo el caldo gordo, muy gordo, al separatismo institucionalizado.

Serán tópicos:
–  Los catalanes tienden a hablar en un tono de voz más bajo en los locales públicos y a reírse de forma menos estentórea.
–  Los catalanes tienden a vestirse de manera más discreta y elegante (según ellos) o más sosa y aburrida (según el gusto madrileño por excelencia).
–  Los catalanes tienden a pagarse cada uno lo suyo, los otros tienden a invitar.
–  El típico rico madrileño tiende a hacer alardes de riqueza; el catalán, a ocultarla.
–  Los catalanes son más trabajadores e industriosos, más emprendedores; a los otros les va el funcionariado y la juerga.

Barcelona ha sido siempre muy diferente, muy suya, y desde numerosos puntos de vista, una ciudad más coherente y esclarecida que Madrid. Efectivamente se asemeja más a París, a la voluntad de estilo y de orden de ésta. Madrid se apuntaría más al jocundo apelotonamiento romano, a su encantador desorden de colinas y callejuelas.
¿Podríamos aventurar la teoría de que Madrid se acostumbró, como Roma, a ser una especie de pueblo desmesuradamente hinchado para encabezar de repente un imperio, una especie de capital sin ciudad, mientras que Barcelona era más ciudad, ciudad, que capital de nada? Todavía hoy a los catalanes les repelen ciertas, para ellos sorprendentes, pueblerinadas de los madrileños.

Si en algo se coincide a derecha e izquierda de este país, por arriba, por abajo y por en medio, es en que la secuencia del Estatuto no pudo ser más malhadada y dejar más heridas. Y que de eso hay dos grandes culpables: Pasqual Maragall y José Luis Rodríguez Zapatero. Dos políticos que en su día fueron admirados y hasta idolatrados como visionarios y que más recientemente ha habido mucho interés en arrastrar al panteón de los malditos.
¿Fue Maragall un iluminado y un juguete en manos de Carod-Rovira, el dirigente de ERC que a sus espaldas se metió en un coche oficial de la Generalitat para ir a reunirse con la cúpula de ETA a Perpiñán, y de ahí saltó triunfalmente a la portada de ABC para pasmo de su propio partido? ¿O fue Maragall el sincero e ilusionado imaginador de una Cataluña y una España diferente que se vio trágicamente pillado entre dos fuegos?
Por las mismas: ¿fue Zapatero un frívolo que se prodigaba en promesas irresponsables, sin pensar que la insólita carambola del 11-M le encumbraría a la presidencia del Gobierno mucho antes de lo previsto? ¿O fue la víctima de la intolerancia e intransigencia de unos y otros?.

Tomando las palabras de Margarita Robles. El Estatuto no era una prioridad. Entre él y Zapatero crearon un problema innecesario, crearon una necesidad donde antes no la había. Asumiendo muchos riesgos. Cuando se recurre al Tribunal Constitucional, cuya resolución se retrasó muchísimo, ya se acaba de envenenar la cosa. Entre eso y la falta de unanimidad de la sentencia se abrió el camino siempre peligroso a la deslegitimación de la justicia. A que la gente se pregunte por qué doce señores elegidos por unos y por otros, es decir, por los partidos políticos, pueden darle la vuelta a algo votado por los Parlamentos y la ciudadanía. Aunque no sea verdad que eso haya ocurrido así, es la imagen que ha quedado.
Rodriguez Zapatero, dice:”He pensado tantas veces en cómo encontramos la fórmula para mencionar en el preámbulo la nación y las señas de identidad… Y el tema de la financiación, que requería y requiere un gran replanteamiento también… Tarde o temprano volveremos a eso, a ese punto en el que estábamos, y con la Constitución que nos acoja”.

Finalmente citando al director del ABC Beito Rubido. Ciertamente lo tenemos que arreglar entre todos, hay que trabajar en una nueva complicidad. El Gobierno de España tiene que estar mucho más presente en Cataluña. A menudo los políticos y los periodistas hemos sobreactuado demasiado en este asunto… A los nacionalistas hay que hablarles con claridad, como dice Stéphane Dion. Pero también hay que saber hablar a las personas con el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s