El código secreto de la Biblia — Michael Drosnin / The Bible Code by Michael Drosnin

Este es un libro que causó cierto revuelo en su publicación y que tiene su interés al leerlo sobre lo que esconden las escrituras.
El asesinato de Rabin no es el único acontecimiento moderno de que da cuenta el código. Además de los atentados contra Sadat o los hermanos Kennedy, en la Biblia están codificados centenares de hechos cruciales para el mundo, desde la segunda guerra mundial hasta el escándalo del Watergate, el Holocausto, la bomba de Hiroshima, la llegada del hombre a la Luna o el reciente impacto de un cometa en Júpiter.
Tampoco ha sido el asesinato de Rabin el único acontecimiento anunciado con antelación. El día exacto en que el cometa chocaría con Júpiter fue descodificado antes de que ocurriera, y otro tanto sucedió con las fechas de la guerra del Golfo.
La Biblia no sólo es un libro: también es, por así decirlo, un programa de ordenador. Grabada en piedra y manuscrita en rollos de pergamino, impresa luego en formato de libro, la Biblia ha esperado durante siglos a que inventáramos los ordenadores. Ahora por fin podemos leerla como estaba pensado que lo hiciéramos.
«Hitler» y «nazi» se encontraban junto a «matanza». «En Alemania» se cruzaba con «nazis» y «Berlin». Y el hombre que dirigió los campos de concentración, «Eichmann», aparecía junto a «los hornos» y «exterminio».
«En Auschwitz» aparecía codificado allí donde el texto original de la Biblia dice: «un fin a toda la carne». Incluso los detalles más técnicos de la «solución final» tenían cabida en el código. El gas empleado para matar a los judios, el «Zyklon B», flanqueaba el nombre de «Eichmann». Piatetski-Shapiro, que había tenido acceso a estos hallazgos, estaba impresionado.
El código de la Biblia nos empuja a aceptar algo que el texto bíblico no puede sino inducirnos a creer: no estamos solos.
Pero el código no sólo anuncia la existencia de su codificador. También pretende hacernos llegar una advertencia.

El código de la Biblia es, de hecho, esa forma alternativa de contacto que los científicos dedicados a la investigación de vida extraterrestre siempre han planteado: «el descubrimiento de un artefacto-mensaje extraterrestre en o cerca de la Tierra». El físico Davies sugirió que un «artefacto extraterrestre» podría estar «programado para manifestarse sólo cuando la civilización terrícola atravesase determinado umbral de conocimiento».
La palabra «Armagedón» proviene del último libro del Nuevo Testamento, de un versículo en apariencia fantasioso: «Son espíritus de demonios, que realizan señales y van donde los reyes de todo el mundo para convocarlos a la gran batalla del gran día del Dios Todopoderoso. […] Y los convocaron en el lugar llamado en hebreo Armagedón.»
Pero Armagedón es un lugar real. Es el nombre griego de una antigua ciudad de Israel, Megiddó. En hebreo, «monte Megiddó» es «Harmegiddo». Armagedón, o Harmaguedón, es sencillamente la transcripción griega de ese nombre.
El código parece advertir que durante los próximos cien años habrá una serie de «grandes terremotos» en todo el mundo. Junto a «el gran terror» aparecen claramente codificados tres años: 2000, 2014 y 2113. De los tres, el más alejado cuenta con las mayores probabilidades.
No está claro si el código fija una serie de desastres o una serie de postergaciones. Con todo, los primeros terremotos tendrán lugar durante la primera década del siglo próximo, quizá incluso a fines de éste.

Quizá el código no sea «verdadero» ni «falso». Quizá nos anuncia lo que podría ocurrir, no lo que ocurrirá sin remedio. Pero dado que no nos podemos permitir el lujo de asistir a la destrucción del mundo, en lugar de esperar a ver qué ocurre más vale que empecemos a tomar en serio el código secreto de la Biblia.

This is a book that caused a stir in its publication and that has its interest in reading about what the scriptures hide.
The murder of Rabin is not the only modern event that the code accounts for. In addition to the attacks against Sadat or the Kennedy brothers, hundreds of facts crucial to the world are codified in the Bible, from the Second World War to the Watergate scandal, the Holocaust, the Hiroshima bomb, the arrival of man on the Moon or the recent impact of a comet on Jupiter.
Neither has Rabin’s murder been the only event announced in advance. The exact day the comet would collide with Jupiter was decoded before it happened, and the same thing happened with the dates of the Gulf War.
The Bible is not only a book: it is also, so to speak, a computer program. Engraved in stone and handwritten on parchment rolls, then printed in book format, the Bible has waited for centuries for us to invent computers. Now we can finally read it as it was intended that we do it.
«Hitler» and «Nazi» were next to «killing». «In Germany» was crossed with «Nazis» and «Berlin». And the man who directed the concentration camps, «Eichmann,» appeared next to «the ovens» and «extermination.»
«At Auschwitz» it appeared coded where the original text of the Bible says: «an end to all flesh.» Even the most technical details of the «final solution» had a place in the code. The gas used to kill the Jews, the «Zyklon B,» flanked the name «Eichmann.» Piatetski-Shapiro, who had had access to these findings, was impressed.
The code of the Bible pushes us to accept something that the biblical text can not but lead us to believe: we are not alone.
But the code not only announces the existence of its encoder. It also intends to send us a warning.

The code of the Bible is, in fact, that alternative form of contact that scientists dedicated to the investigation of extraterrestrial life have always posed: «the discovery of an extraterrestrial message-artifact on or near the Earth.» The physicist Davies suggested that an «extraterrestrial artifact» could be «programmed to manifest itself only when the earth civilization crossed a certain threshold of knowledge.»
The word «Armageddon» comes from the last book of the New Testament, from an apparently fanciful verse: «They are spirits of devils, who carry out signs and go to the kings of the whole world to summon them to the great battle of the great day of Almighty God. . […] And they summoned them to the place called in Hebrew Armageddon. »
But Armageddon is a real place. It is the Greek name of an ancient city of Israel, Megiddo. In Hebrew, «Mount Megiddo» is «Harmegiddo.» Armageddon, or Harmaguedón, is simply the Greek transcription of that name.
The code seems to warn that during the next hundred years there will be a series of «big earthquakes» around the world. Along with «the great terror» are clearly codified three years: 2000, 2014 and 2113. Of the three, the furthest has the best chances.
It is not clear if the code fixes a series of disasters or a series of postponements. However, the first earthquakes will take place during the first decade of the next century, perhaps even at the end of it.

Maybe the code is not «true» or «false». Maybe it announces what could happen, not what will happen without remedy. But since we can not afford to attend to the destruction of the world, instead of waiting to see what happens, we better start taking the secret code of the Bible seriously.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.