En movimiento, una vida — Oliver Sacks

Este es un magnífico libro, la vida del gran neurólogo Oliver Sacks, nos cuenta su vida, de joven su pasión por las motos, además como viajó a través de Austria, Ámsterdam… Que decir de los momentos de risa cuando compra botellas de Aquavit, dice que en la aduana solo le dejaran pasar una y la borrachera que tendrá es de dimensiones y sobre todo sus experiencias por Canadá y como su hermano dejó Inglaterra para ir Australia, el va por San Francisco, sus prácticas en hospital Middlesex y como lleva amigos a casa de sus padres y pintan fórmulas matemáticas en las sábanas, que decir de su timidez cuando le contratan un prostituta y acaban comiendo pastas y tomando té.
Sin ser un experto en exámenes de datos les deja alucinados cuando gana el premio de £50. El viaja a través de EE.UU. He incluso toma hasta 20 pastillas para ver los aspectos adversos, los comienzos como siempre son muy duros. Que decir que después de ir a Nueva York, vacaciones en Europa con Karl, nuestro protagonista es gay y tomando montones de anfetaminas, su madre tendrá momentos duros con problemas de cadera. Que decir de los estropicios que hacía con las lombrices en busca de la cura de Alzheimer pero no se tenían medios.
Todo lo contado lo enlaza a través de sus múltiples obras que más de una vez fueron abrazadas no con desconcierto pero si algunas con contradicciones. Era una persona peculiar cuando le operan de una pierna, se la escayola y pasa de médico a paciente, todos son experimentos y experiencias.
Que decir de sus encuentros con gente como Robert De Niro, un actor microscópico hasta el último detalle y que decir de Robin Williams, un actor que se metió en el.
Sin duda esta biografía es arriesgada y se ve cómo se trataba con médicos de primer nivel así como a sus lectores a todo ello su regreso a Inglaterra, sin la casa de sus padres no es lo mismo, la ironía por si sabrá comportarse ante la reina Isabel II, quien parecía simpática, pero apareció un melanoma en el ojo para después un sangrado, problemas de rodilla, la ciática, a partir de los 70 años el declive y todo ello contado con su estilo, porque él era un contador de historias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s