Queremos que seas rico — Donald Trump & Robert T. Kiyosaki

Donald Trump y Robert Kiyosaki también culpan a las deficiencias educativas, pero se concentran en otra clase de educación: la financiera. Ambos están muy preocupados por la ausencia de educación financiera de calidad en Estados Unidos, en cualquier nivel. Ambos culpan a la falta de educación financiera de que Estados Unidos haya pasado de ser el país más rico del mundo al más endeudado de la historia, y con tanta rapidez. La debilidad de la economía estadounidense y del dólar (la divisa utilizada como reserva mundialmente) no favorecen en nada la estabilidad mundial. Como suele decirse en otras partes del mundo: “Cuando Estados Unidos estornuda, el mundo pesca un resfriado”.

El único problema que el dinero no puede resolver es la pobreza. La pobreza tiene muchas causas, y una de ellas es la falta de educación financiera. Intentar resolver la pobreza con dinero, sólo provoca que haya más personas pobres y que los pobres continúen como están. Por eso Donald y Robert son maestros: saben que la verdadera solución a la pobreza mundial es la educación financiera.

La mayoría de los ricos no quieren que los demás sepan cómo se enriquecieron, mucho menos que conozcan sus fracasos…
Yo quiero que las personas sepan… así es como aprendí tantas cosas. Quiero que las personas sepan que, ricos o pobres, todos tenemos problemas financieros.

Queremos que la gente olvide la mentalidad de merecimiento y sea rica. Así podrá resolver el problema… sus propios problemas. Quienes piensan por sí mismos difícilmente forman parte de una manada.
Al reflexionar sobre el pensamiento de grupo —que impide a las personas pensar por sí mismas en lo financiero y provoca que entreguen su dinero a los asesores financieros.

La inteligencia es la capacidad para resolver problemas”. Por ejemplo, si en la escuela puedes resolver problemas de matemáticas se te considera inteligente. Fuera de la escuela, si puedes arreglar un auto se dice que tienes inteligencia automotriz. En lo monetario, mientras mayores sean los problemas financieros que puedes resolver, mayor será tu inteligencia financiera.

Los ricos son cada vez más ricos y todos los demás son cada vez más pobres, aunque muchas personas están ganando más dinero. Por desgracia, Estados Unidos no es el único país que avanza en esta dirección. Muchas economías mundiales se están convirtiendo en sociedades de dos clases (o dos masas): la de ricos y la de pobres.

Los problemas financieros que enfrentamos rebasan la capacidad del gobierno estadounidense para resolverlos. […] Sin embargo, los problemas no se han resuelto y han alcanzado escala global, rebasando nuestras fronteras y el control de nuestros líderes políticos.

En el mundo hay tres clases de inversionistas:
1. Personas que no invierten.
2. Personas que invierten para no perder.
3. Personas que invierten para ganar.
Las personas que no invierten esperan que su familia, la compañía para la que trabajan o el gobierno se haga cargo de ellos cuando concluya su vida laboral.
Las personas que invierten para no perder suelen hacerlo en lo que consideran inversiones seguras. Constituyen la enorme mayoría de los inversionistas. Al invertir, tienen la mentalidad del ahorrador.
Las personas que invierten para ganar quieren estudiar más, desean más control e invierten para obtener mayores rendimientos.
Curiosamente, los tres tipos de inversionista tienen el potencial para ser ricos, incluso quienes esperan que alguien más se haga cargo de ellos.

Un gran número de autores financieros escribe sobre cómo gastar lo menos posible y sobre cómo ahorrar. Donald y yo escribimos sobre cómo una persona puede aumentar sus ganancias, disfrutar la vida e invertir su dinero.
Las personas consideran la diversificación una buena estrategia simplemente porque protege a los inversionistas de sí mismos y de asesores incompetentes y sin escrúpulos.
El consejo tradicional de los asesores financieros —trabajar duro, saldar deudas, invertir para el largo plazo y diversificar—, es bueno para el inversionista promedio, el inversionista pasivo que simplemente paga una cantidad mensual para que otro se haga cargo del asunto. También es un buen consejo para los ricos que no están interesados en ser inversionistas.
Volviendo a la diferencia entre ahorradores e inversionistas, hay un concepto que los distingue: el apalancamiento. Podemos definir apalancamiento como la capacidad de hacer más con menos.

Los dos hemisferios del cerebro son necesarios para triunfar. Tomar el control y ser creativo requieren educación financiera y experiencia.

Una de las razones por las que muchos se sienten inseguros es que en la escuela no les enseñaron la importancia del control de sus vidas.

Estos libros a mi especialmente no me aportan nada, este libro es muy útil si tienes mucho dinero para invertir, aunque coincido que muchos de los males de la sociedad se deben a la falta de cultura en todas sus vertientes, el problema es que yo considero esta serie de libros muy repetitivos para lo poco que aportan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.